Close
4 cosas que no puedes hacer en Italia

4 cosas que no puedes hacer en Italia

Hay normas no escritas que es mejor no romper cuando estás en Italia. Aunque algunos de nosotros las aprendimos a base de cometer errores, tú no tienes por qué hacerlo. En este artículo, uno de los Musers comparte lo que aprendió por experiencia propia.

Cuando visitas Italia, hay muchas cosas que los italianos hacen que resultan bastante interesantes y diferentes, igual que les pasa a los italianos cuando salen de su país. Sin embargo, hay ciertas cosas que no puedes hacer en Italia, y no hay excusa para romper esas normas no escritas… ni que seas extranjero. La mayoría de ellas hacen referencia a la comida, dado que es, en mi opinión, la parte más importante de la cultura italiana. Las aprendí porque metí la pata, pero tú no tienes que cometer los mismos errores. No olvides estas normas gastronómicas no escritas cuando visites Milán, Roma o cualquier otra ciudad en Italia y seguro que triunfarás.


Los capuchinos solo son socialmente aceptables a la hora de desayunar

1) No tomes un capuchino después de cenar

Los capuchinos solo son socialmente aceptables a la hora de desayunar, o antes del mediodía como máximo. Si pides uno después de comer o de cenar, puede ser que el camarero te mire raro, y los otros italianos con los que estés te dirán que no debes hacerlo. No te impedirán que lo pidas, claro, pero te empezarán a mirar de otra forma. No sé la razón concreta, pero he oído que es porque los italianos creen que la leche tiene efectos adversos en la digestión posterior a una buena comida, por eso solo beben leche por la mañana con algo dulce. Sin embargo, cuando pregunto a mis amigos italianos el porqué, no saben decirme un motivo en concreto, es algo que llevan muy adentro: su ADN les dice que tomar un capuchino después de comer o de cenar está mal.


Debes cocer los espaguetis así!

2) No rompas los espaguetis

Hay varias cosas que no debes hacer con los espaguetis. Comencemos con la preparación: no los rompas por la mitad antes de echarlos en la olla para cocinarlos. Ya sé lo que estás pensando, “pero si así es mucho más fácil que quepan en la olla”. Tienes razón. Igualmente, no es aceptable y la gente te mirará como si estuvieras loco.

3) Cómete los espaguetis solo con el tenedor

Hablando de estar loco, y en la misma línea de no romper los espaguetis, no utilices el cuchillo para cortarlos (¡ni los enrolles en la cuchara!). Esto hará que los italianos se estremezcan. La manera correcta es enrollar los espaguetis alrededor del tenedor directamente desde el plato y después comértelos. Está relacionado con el hecho de que debes “respetar” la integridad de los espaguetis, ya que si los cortas los estás cambiando y ya no son espaguetis.


¡Nunca hagas esto! Debes separar la comida.

4) Ordena la comida

Ordenar la comida es un concepto que no sabía que realmente se practicaba hasta que fui a Milán. A la hora de comer en la oficina, yo llevaba un plato que normalmente contenía verduras, arroz, carne y quizás algún tipo de salsa. Mis compañeros italianos me miraban como si fuera a cogerlo todo, ponerlo en una batidora y bebérmelo. Les pregunté por qué y me dijeron que tenía que ordenar la comida.

La progresión de una comida tradicional va así: antipasto, primo, secondo con contorno, dolce, caffè, digestivo. Este es el orden que encuentras en un restaurante, pero no es algo que pensaba que también se tenía que seguir al preparar la comida para llevarte al trabajo. El concepto de ordenar la comida se aplica igualmente: no puedes ponerlo todo junto en un plato y llamarlo comida.

El antipasto es como el entrante, literalmente significa “precomida”; primo significa “primero”, por lo que es el primer plato principal; después está el secondo con contorno o simplemente secondo, el segundo plato principal, con o sin guarnición. Luego llega el dolce (el postre), seguido del café. Y si eres superitaliano, el digestivo: un chupito normalmente alcohólico para ayudarte a digerir. El fenómeno de la digestión es otro tema que merece un artículo aparte, me lo guardo para otro día. Lo que sí diré es que en Italia el tiempo medio para poder nadar después de comer es de dos horas y media.

Por supuesto que todo esto son normas no escritas, y si las rompes, no hay “consecuencias” reales, solo quedarás en ridículo o se reirán de ti. Pero si quieres hacer lo que hacen los locales durante tu visita a Italia, es mejor que sigas estas normas.

Fuera de Italia, la concepción de la comida suele ser muy diferente a la de los italianos. Yo lo veo sobre todo como algo que hago como persona, algo que tengo que hacer para sobrevivir (o para no morir). Claro que quiero que esté rico, pero no quiero que me ocupe demasiado tiempo. Los italianos, por el contrario, lo ven al revés. Forma parte de su identidad cultural y de algo que se hace en comunidad. Creo que la importancia de la comida en su cultura es lo que dio pie a todas estas “normas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close