Close
10 monumentos que deberías ver al menos una vez en la vida

10 monumentos que deberías ver al menos una vez en la vida

A continuación te presentamos 10 monumentos que hay que ver (¡como mínimo!) una vez en la vida.

Desde ruinas a pueblos medievales pasando por nuevos y enormes rascacielos y mucho más, parece que nuestra lista de deseos viajeros solo hace que crecer. Cada vez que conseguimos tachar un sitio, añadimos al menos tres más, así que ¡mantener el ritmo es todo un reto!

En caso de que necesites ayuda para decidir tu próxima aventura, hemos hecho una lista de 10 monumentos de referencia que todo el mundo debería ver una vez en la vida.

1. Coliseo, Roma

Siendo uno de los monumentos más famosos del mundo, el Coliseo no necesita presentación. Situado en el corazón de la Ciudad Eterna —un verdadero museo al aire libre— y adyacente al Foro Romano, las ruinas de este antiguo anfiteatro son un testimonio del poder de la Roma Imperial. En el año 72 d. C., el emperador Vespasiano comisionó la construcción del Coliseo, que podía acomodar a 55.000 espectadores, y se tardó 10 años en completarlo. Como símbolo de la Roma moderna, el Coliseo es una de las atracciones turísticas más visitadas del mundo: seguro que te dejará boquiabierto.

2. Sagrada Familia, Barcelona

Situada en el Mediterráneo, la atmósfera dinámica de Barcelona yuxtapone la tradición y el folklore con la modernidad. En esta ciudad puedes descubrir (¡o redescubrir¡) la Sagrada Familia, la catedral inacabada del icónico arquitecto Antoni Gaudí diseñada en el estilo modernista catalán. Siendo todo un emblema de Barcelona, la catedral es una síntesis viviente de los conocimientos arquitectónicos de Gaudí, que se puede interpretar como un poema místico sobre los misterios de la fe. La Sagrada Familia recibe más de tres millones de visitantes al año, así que para evitar las largas colas, reserva las entradas con antelación.

3. Torre Eiffel, París

Imposible hacer una lista de monumentos emblemáticos sin mencionar la Dama de Hierro. Construida por Gustave Eiffel para la Exposición Universal de París del 1889, en un principio la Torre Eiffel fue concebida como una obra temporal en el Campo de Marte. Hoy es uno de los símbolos de Francia y miles de turistas se acercan todos los días hasta los pies de este gigante de acero con la esperanza de poder llegar hasta arriba para disfrutar de una vista privilegiada de París. A parte de ser uno de los monumentos más visitados del mundo, también es uno de los más fotografiados.

4. El Empire State Building, Nueva York

Desde el observatorio de la 86ª planta del Empire State Building, gozarás de una inolvidable vista de 360º sobre la Gran Manzana. El rascacielos de estilo art déco, con 102 plantas y casi 400 metros de altura, es una parada obligada para todo el que visite Nueva York, ¡especialmente para los que van por primera vez! El Empire State Building está abierto de las 8 de la mañana a las 2 de la madrugada, lo que te da la oportunidad de admirar Nueva York pasando del día a la noche, observando como la ciudad se va iluminando lentamente.

5. La Torre de la TV de Berlín, Berlín

El edificio más alto de Alemania y el cuarto más alto de Europa, ¡la Torre de la TV de Berlín es la segunda torre más visitada del mundo! Ubicada en el centro histórico de Berlín, concretamente en Alexanderplatz, que es la emblemática plaza de la ciudad que fue la primera “niña bonita” de Alemania Oriental antes de convertirse en un símbolo de la capital alemana reunida. El Berliner Fernsehturm mide 368 metros e incluye un restaurante panorámico donde puedes disfrutar de una cena romántica con una extensa vista sobre la ciudad. El restaurante rota, de modo que los comensales pueden admirar la ciudad desde todos los ángulos.

6. El Vaticano y la Basílica de San Pedro

Los tesoros del Vaticano son de los más populares e impresionantes del mundo. En el Palacio Apostólico, contempla las estancias de Rafael, famosas por los frescos pintados por el icónico artista renacentista y los alumnos de su taller. En la Capilla Sixtina, puedes admirar los famosos frescos de Miguel Ángel, incluyendo el Juicio final. Acaba el día en la Basílica de San Pedro. Hay muchas más cosas por ver, puedes informarte sobre qué más hacer en el Vaticano aquí.

7. La Torre de Londres, Londres

Como sitio clave en la historia de Inglaterra, la Torre de Londres es un todo un emblema de la ciudad. Construida en 1906 en el río Támesis, los múltiples usos de la torre incluyeron una residencia real, una prisión, una armería y una colección de animales. La torre ha sido sitiada varias veces, y hoy en día continúa simbolizando el poder de la monarquía, ya que ha albergado las joyas de la corona desde el reinado de Enrique III en el siglo XIII. Cuando visites este monumento imperdible, puedes continuar explorando los múltiples edificios y exposiciones del antiguo castillo y fortaleza.

8. El Burj Khalifa, Dubái

Sí, hemos mencionado algunos edificios y torres que brindan vistas impresionantes de las ciudades, ¡pero el Burj Khalifa de Dubái es la estructura más alta del mundo! Llega a los 829 metros de altura y cuenta con 160 pisos. Súbete a los ascensores más veloces del mundo para vivir en primera persona la sensación de estar a 450 metros de altura y acércate a la terraza descubierta para gozar de una vista de 360 grados, con una panorámica del océano y el desierto. La gigantesca aguja de la torre alude a la reputación que tiene Dubái por el “exceso”.

9. La Alhambra, Granada

Testimonio de la presencia árabe en España, solo por ver la Alhambra ya vale la pena viajar a Granada. Descubre la historia y el arte de este sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por ser uno de los monumentos más prestigiosos del mundo, y deja que su mágico encanto te conquiste. Situada encima de una colina, la Alhambra alberga una fortaleza, un castillo, un palacio y jardines, y representa un sueño hecho realidad por los sucesivos reyes de la dinastía nazarí. Sumérgete en una atmósfera romántica y explora los muchos tesoros, mitos y leyendas del monumento más visitado de España.

10. El castillo de Neuschwanstein, Múnich

Situado a las afueras de Múnich, el castillo de Neuschwanstein parece sacado de un cuento de hadas, enclavado en una colina entre paisajes verdes y boscosos. Escondido en las montañas, el castillo se revela a medida que te acercas a él, con su esplendor y majestuosidad levantándose sobre el pintoresco paisaje alemán. Este castillo bávaro aparentemente encantado hasta inspiró a Walt Disney.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close