Close
8 paisajes lunares en el planeta Tierra

8 paisajes lunares en el planeta Tierra

Si siempre has soñado con viajar a la Luna, estos espectaculares paisajes lunares alrededor del mundo te van a encantar.

¿Quién no ha soñado alguna vez con viajar a la Luna? Aunque por el momento las naves espaciales siguen estando fuera de nuestro alcance, sin salir de nuestra querida Tierra hay lugares tan surrealistas que te catapultarán directamente al espacio exterior.

Desde las Islas Canarias hasta Nueva Zelanda, pasando por el Etna y Capadocia, descubre 8 paisajes lunares que puedes visitar en el planeta Tierra:

1. Parque nacional de Timanfaya, Lanzarote (España)

Comenzamos nuestra ronda de paisajes lunares con un clásico: el parque nacional de Timanfaya. Las Islas Canarias son un auténtico hervidero de paisajes extraterrestres, áridos y rocosos como los cráteres de los planetas y satélites espaciales. Pero la isla que más nos recuerda a la Luna es, sin duda, Lanzarote. El Timanfaya es un entorno muy especial, fruto de una serie de erupciones volcánicas que tuvieron lugar entre 1720 y 1824. La falta total de vegetación y las extrañas formaciones rocosas de diferentes colores y matices crean una atmósfera sin igual.

En la actualidad, existen muchas opciones para explorar el parque. Si quieres sumergirte de lleno en la zona volcánica, coge la carretera de acceso desde Taro de Entrada y adéntrate en la zona de las Montañas del Fuego. Otra buena alternativa es realizar una ruta de senderismo. Dos de las más populares son la Ruta del Litoral y la Ruta de Tramesana.

Experiencia recomendada: Tour por Lanzarote con vista al parque nacional de Timanfaya y El Golfo

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Olsi Taullaraj (@olsy91)

2. Parque nacional del Teide, Tenerife (España)

Si Lanzarote es insuperable en cuanto a paisajes lunares se refiere, Tenerife tampoco se queda atrás. El parque nacional del Teide es una sucesión de coladas de lava, cráteres volcánicos y curiosas formaciones rocosas. El Teide, con sus 3718 metros de altura, es la joya de la corona, aunque hay otros muchos puntos de interés que vale la pena visitar en este extenso espacio natural. Buen ejemplo de ello es la densa red de rutas de senderismo, con 41 itinerarios diferentes, para explorar el parque paso a paso.

Si quieres ponerte a prueba, la ruta ideal es la que va desde la Montaña Blanca hasta el Pico del Teide, la cima del volcán; 8 km en los que te parecerá estar caminado por otro planeta. Otras atracciones imprescindibles son los Roques de García, unas curiosas rocas volcánicas moldeadas por la erosión, y el Mirador de las Narices del Teide, una parada imprescindible si te gustan las puestas de sol.

Experiencia recomendada: Excursión al parque nacional del Teide

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Efrén Yanes (@zeworld)

3. Monte Etna, Sicilia (Italia)

Hacer una excursión por el Etna es una experiencia realmente muy especial. En cuestión de minutos, se pasa del mar a las colinas cultivadas, y del bosque a las coladas de lava. Cuanto más se asciende, menos vegetación hay, y cuando se alcanzan los 2500 metros altura, los paisajes empiezan a parecer de otro planeta.

Para explorar el parque del Etna, puedes elegir entre una docena de itinerarios, que te llevarán a descubrir el inmenso Valle del Bove y las canteras de roca de lava. Se puede subir hasta al cráter de la cumbre en autobús 4×4. Si quieres vivir una aventura diferente, las excursiones en buggy son una excelente alternativa.

Experiencia recomendada: Excursión en buggy por el Etna

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Simon Snopek (@simonsnopek)

4. Gran Cañón, Arizona (EE. UU.)

El Gran Cañón de Arizona es el desfiladero más famoso del mundo. Con 446 km de longitud y 1857 metros de profundidad, es un lugar sin igual. Debido a su inmensidad, este parque nacional está dividido en tres zonas, cada una de las cuales se caracteriza por sus espectaculares paisajes y sus colores siempre cambiantes: el South Rim, es la zona más accesible y más visitada; el North Rim, la parte menos turística; y el West Rim, es donde se encuentra el famoso Skywalk, la plataforma con suelo de cristal suspendida en las paredes del cañón.

Las distancias entre las distintas zonas del parque son muy grandes, así que, si solo dispones de un día, elije bien qué parte quieres visitar. En cada área, hay diferentes rutas de senderismo, y puedes escoger una u otra en función del nivel de dificultad y el tiempo del que dispongas. Pero, si caminar no es lo tuyo, ¿qué te parecería disfrutar de una excursión en helicóptero para admirar los paisajes lunares desde las alturas?

Experiencia recomendada: Excursión de un día al lado sur del Gran Cañón

5. Jökulsárlón, Islandia

De una luna rojiza y polvorienta en América, pasamos a una luna gélida y azul en Islandia y, más concretamente, en el lago glacial de Jökulsárlón. En la actualidad, se extiende a lo largo de unos 18 kilómetros cuadrados, pero se está expandiendo rápidamente debido al calentamiento global y al rápido deshielo de los glaciares. Una de las características más espectaculares de esta laguna helada son los trozos de icebergs que se desprenden del glaciar adyacente, y que se van derritiendo lentamente hasta acabar en el océano. En la famosa Playa de los Diamantes, a poca distancia del lago, podrás ver grandes trozos de hielo esparcidos sobre la arena negra, formando esculturas heladas que brillan como diamantes.

Experiencia recomendada: Excursión a la cueva de hielo azul desde Jökulsárlón

6. Capadocia, Turquía

Esta región de Turquía, famosa por los coloridos globos aerostáticos que sobrevuelan los impresionantes paisajes rocosos, parece sacada de una postal. Con una historia milenaria a sus espaldas, hoy en día es un destino turístico muy popular y original. Los viajeros que se acerquen hasta aquí podrán maravillarse con los pueblos excavados en colinas, las extravagantes formas de las rocas volcánicas, las ciudades subterráneas y las hermosas iglesias bizantinas. Asegúrate de traer tu cámara de fotos para capturar este panorama único en el mundo.

No te pierdas la ciudad de Ortahisar, excavada en la roca, cuyas calles fueron abiertas entre muros de piedra y túneles laberínticos. Y para ver más paisajes lunares, acércate a los valles Rojo y Rosa, de origen volcánica, repletos de acantilados y formaciones rocosas en tonos rosados, amarillos y anaranjados.

Experiencia recomendada: Safari en todoterreno por Capadocia al atardecer

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Alemka Kuljiš (@alekuljis)

7. Desierto de Wadi Rum, Jordania

El mayor wadi de Jordania también se conoce como el Valle de la Luna. Es una sucesión de picos bastante altos, montañas arenosas de diferentes colores, cañones y arcos naturales. El punto más elevado es el monte Jebel Rum, que alcanza una altura máxima de 1754 metros. Las numerosas rocas de formas extravagantes crean una atmósfera de lo más extraterrestre. En la actualidad, aquí todavía viven varias tribus nómadas de beduinos, que conservan tradiciones muy antiguas.

Este sitio declarado Patrimonio Mundial de la Unesco se puede explorar de muchas maneras. Puedes elegir entre recorrer un tramo de la legendaria ruta «Jordan Trail», hacer una visita guiada en 4×4 u optar por una excursión nocturna para admirar del hermoso cielo estrellado.

Experiencia recomendada: Experiencia nocturna Wadi Rum para observar las estrellas

8. Wai-O-Tapu, Distrito de Rotorua (Nueva Zelanda)

Esta zona geotérmica es un espectáculo único. En Wai-O-Tapu, que significa «agua sagrada» en lengua maorí, encontrarás varias fuentes termales con aguas de distintos colores y piscinas de barro. Aunque es un espacio natural protegido, desde 2012 parte de la reserva se ha convertido en un parque abierto al turismo: Wai O Tapu. Está considerado uno de los lugares más surrealistas del planeta, y es posible explorarlo a pie, siguiendo los senderos señalizados.

Si quieres presenciar un espectáculo de la naturaleza explosivo, asegúrate de estar cerca del géiser Lady Knox en torno a las 10:15, para ver como el enorme chorro de agua caliente llega a alcanzar una altura de 20 metros. Pero la principal atracción, y el lugar más fotografiado de todo el parque, es la llamada «Champagne Pool» (Piscina de Champán), un lago volcánico burbujeante, cuya temperatura en profundidad alcanza los 260 grados. Lo más llamativo son sus colores, que van del verde al amarillo pasando por el rojo intenso.

Experiencia recomendada: Excursión a Rotorua con visita al parque Wai-O-Tapu

¿Te gustaría visitar estos increíbles paisajes lunares? Echa un vistazo a nuestras experiencias y actividades:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close