Close
10 pueblos de cuento que deberías visitar en Europa

10 pueblos de cuento que deberías visitar en Europa

Europa nos regala pueblos que parecen sacados de un cuento de hadas. Algunos de ellos están un poco escondidos, pero en Musement te lo ponemos fácil: hemos salido a explorar el Viejo Continente en busca de pueblos con tanto encanto que te van a derretir el corazón. ¡Apunta!

Si últimamente tu espíritu viajero estaba algo adormecido, con los pueblos de cuento que hemos seleccionado no te vas a poder resistir a reservar tu próxima escapada europea.

1. Mostar, Bosnia y Hercegovina

Situada en un valle rodeado de montañas majestuosas, Mostar se encuentra en un enclave natural privilegiado de Bosnia y Hercegovina. Atraviesa la ciudad el río Neretva, gracias al que Mostar se convirtió en un importante centro comercial: de hecho, es la capital no oficial del país. Lo que hace mágico el sitio es, por encima de todo, su famoso puente viejo con las dos torres, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad. El singular puente de piedra fue construido en 1565 por el imperio Otomano y hoy es el protagonista de todas las panorámicas de la ciudad. No te pierdas tampoco su casco antiguo para maravillarte de la mezcla de arquitectura islámica y balcánica de la que goza.

A post shared by KRÉNN IMRE (@krenn_imre) on

2. Sintra, Portugal

Ubicada en la región de Lisboa, Sintra acoge un gran patrimonio cultural e histórico. Entre sus numerosos palacios y castillos destaca el Palacio Nacional de Pena, que bien podría aparecer en cualquier cuento de hadas. La construcción se empezó en el año 1836 y presenta un estilo verdaderamente exótico, ya que combina distintos estilos como el neogótico, el neoislámico y el neorenacentista. Por si no fuera poco, el palacio cuenta también con un gran parque con fuentes, cisnes y especies vegetales exóticas.

3. Brujas, Bélgica

Si te encuentras en Bélgica y quieres pasear por un entorno de ensueño, Brujas satisfará tus deseos. El ambiente medieval que se respira en la popularmente llamada “Venecia del Norte” se mezcla con la serenidad que desprenden los canales. No en vano, éste fue uno de los primeros destinos turísticos europeos, ¡y es que es difícil resistirse a sus encantos! Paradas obligatorias: el Markt, el ayuntamiento de estilo gótico y, por supuesto, las tiendas de chocolate belga.

4. Cinque Terre, Italia

Retroceder en el tiempo es fácil en Cinque Terre. Déjate llevar por los aires románticos de estos cinco pueblecitos de la costa de Liguria: Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore. Con sus acantilados escarpados, carreteras sinuosas y los colores pasteles de las casas, ¡es el escenario perfecto para una historia de amor! A los más escépticos, una cena al fresco con la hermosa iluminación nocturna de las “cinco tierras” les terminará de convencer.

5. Annecy, Francia

Francia está repleta de pueblos de cuento… pero nos quedamos con el encanto de Annecy. Se encuentra en el departamento de la Alta Savoya y está rodeada de montañas prealpinas, bosques salvajes y un bonito lago que completa la dosis de belleza que requiere un pueblo de cuento. Cómo no, también cuenta con un castillo medieval. Inspírate recorriendo las calles de Annecy, y no te vayas sin probar la especialidad local: el queso reblochon.

6. Hallstatt, Austria

Vamos entendiendo que la combinación ganadora para tener un pueblo de ensueño es: agua, montañas y casitas de colores. Hallstatt, en el estado de Alta Austria, tiene todo eso y más. Situada a orillas del lago con el mismo nombre, en verano el verde y el azul brindan un paisaje radiante que, en invierno, queda cubierto de nieve para ofrecer una imagen mucho más nostálgica. Nos han dicho que respirar el aire de Hallstatt cura todos los males.

7. Folegandros, Grecia

Un paisaje mucho más mediterráneo es el de Folegandros, una pequeña isla griega que forma parte de las Cícladas. A diferencia de otras islas mucho más turísticas, Folegandros preserva ese ritmo lento de antaño. Disfrútala sin prisas. Báñate en calas escondidas, pasea por las callejuelas con casas encaladas y puertas azules de Hora, párate a saborear comida griega de verdad y observa el sol caer en algún rincón secreto. Muy apetecible.

A post shared by Tasos Paisios (@tasos_paisios) on

8. Reine, Noruega

El norte de Europa también guarda enclaves pintorescos que quitan el hipo. La localidad noruega de Reine es uno de ellos. Reine es un hermoso pueblo de pescadores situado en Moskenesoya, en el archipiélago de Lofoten (por encima del Círculo Polar Ártico). La belleza nórdica se condensa aquí: fiordos de un azul oscuro que contrastan con el rojo de las cabinas de pescadores y las montañas nevadas como telón de fondo… Pocas veces vas a gozar de un aire tan puro: cierra los ojos y respira hondo.

A post shared by @tom.in.abf on

9. Bled, Eslovenia

Bled está situado al noroeste de Eslovenia y destaca por su lago de aguas glaciares, su iglesia barroca y su castillo medieval que, junto con el paisaje alpino de los alrededores, conforman un entorno mágico. Los deportistas van a estar de enhorabuena, ya que van a poder disfrutar de un montón de actividades cerca de Bled, principalmente senderismo, golf y pesca. Para recuperar fuerzas, nada mejor que un trozo de su famosa tarta de crema kremsnita.

A post shared by Slovenia (@topsloveniaphoto) on

10. Cochem, Alemania

El último pueblo de cuento de nuestra selección es Cochem, al oeste de Alemania. De este tranquilo pueblo germánico nos cautiva su río Mosela y sus coloridas casas de entramado situadas en el valle. En lo alto de la colina, se erige el castillo neogótico, construido en 1875. Cochem destaca asimismo por ser estar dentro de una región con vinos excelentes.

A post shared by Journy (@gojourny) on

1 comment

  1. Rogelio Hector VAGO says:

    Excelente..deseo recibir siempre este tipo de informacion..Conozco alguno de esos pueblos..pero faltan otros….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close