Close
6 de los lagos más bonitos del norte de Italia (además de lago de Como)

6 de los lagos más bonitos del norte de Italia (además de lago de Como)

Cuando piensas en lagos italianos, ¿el primero que te viene a la mente es el lago de Como? Bueno, pues hay más. Damos un repaso a seis de los lagos más espectaculares del norte de Italia

Cuando piensas en lagos italianos, ¿el primero que te viene a la mente es el lago de Como? Bueno, pues hay más. Damos un repaso a seis de los lagos más espectaculares del norte de Italia

Los lagos del norte de Italia son tan asombrosos (¡y azules!) como la costa italiana. En parte gracias a George Clooney, miles de personas acuden masivamente al lago de Como para ver en primera persona el majestuoso paisaje que cautivó el corazón del oscarizado actor… y quizás hasta para intentar ver a la propia estrella del cine.

No nos malinterpretes, el lago de Como es impresionante y te animamos a ir. Sin embargo, hay muchos otros por la zona. El lado sur de los Alpes está cubierto de un montón de lagos glaciares que, de un modo típicamente italiano, te invitan a experimentar el dolce far niente a la vez que te ofrecen actividades variadas. Aquí tienes seis de ellos.

1. Lago de Garda

El lago más grande de Italia está situado entre Lombardía, Véneto y Trentino Alto-Adigio. Con casi 50 pueblos para todos los gustos, ¡el lago de Garda es el lago que te lo da todo! Sirmione, conocida por sus aguas termales, su castillo dieciochesco y sus ruinas romanas, es un lugar que vale la pena visitar a pesar de las muchedumbres. Pasea por las calles medievales de Malcesine y luego coge el funicular hasta Monte Baldo, contempla los famosos campos de limoneros de Limone sul Garda o admira el arte y la arquitectura de Riva del Garda. Entre las cinco islas del lago se encuentra Isola del Garda donde hay un monasterio del s. XIII fundado por san Francisco de Asís. Y si te va lo de dormir al aire libre, puedes elegir entre los muchos campings alrededor del lago.

2. Lago Maggiore

El segundo lago más grande de Italia limita con Suiza y en ciertos ángulos, su telón de fondo, que ya es majestuoso por si mismo, se vuelve aun más pintoresco al contrarrestarse con las montañas nevadas de los Alpes suizos. Visita los jardines botánicos de Villa Taranto en Verbania y Stresa, y súbete al Lago Maggiore Express. Este tren recorre muchos de los pueblos más encantadores a orillas del lago. De las 11 islas del lago, las islas Borromeas (isla Bella, isla Madre e isla dei Pescatori) sobrepasan las expectativas creadas. Puedes llegar fácilmente vía aerodeslizador.

View this post on Instagram

Utsikt från terrass.

A post shared by @ lagomaggioreitaly on

3. Lago de Orta

El monte Mottarone separa el pequeño y hermoso lago de Orta del lago Maggiore. Entre un paisaje de acantilados llenos de pequeños abetos y colinas descendiendo a un valle, los alrededores del lago de Orta combinan bosques de castaños y hayas. La isla San Giulio está situada en medio del lago, repleta de edificios históricos. La basílica de San Giulio está bautizada en honor a San Giulio de Novara, un griego que se afincó en esta isla durante el siglo IV. Se dice que tuvo que limpiar la isla de serpientes y dragones antes de poder construir una iglesia. (Hizo un buen trabajo, porque no me encontré ningún bicho). Sus reliquias se guardan en la cripta. A los viajeros más sibaritas les gustará visitar Villa Crispi, el restaurante con dos estrellas Michelin de Antonino Cannavacciuolo.

4. Lago de Lugano

El lago de Lugano se extiende entre dos países, y unas dos terceras partes pertenecen a Suiza. Este lago de forma extraña está rodeado de montañas espectaculares, incluyendo el Monte San Giorgio, patrimonio de la Unesco. El paisaje natural con abundantes plantas y cuevas singulares es uno de los sitios paleontológicos más importantes en lo referente a dinosaurios, animales marinos e insectos monstruosos. La flora mediterránea y las encantadoras villas adornan los pueblos pintorescos alrededor del lago. Puedes admirar la orilla del lago dando una vuelta en barco o conducir por la carretera estrecha y sinuosa hacia Morcote, conocida por sus increíbles vistas.

5. Lago Iseo

Con una extensión de 40.000 km2, el lago Iseo, cerca de Bérgamo, acoge la mayor isla de Europa en aguas interiores. El lago empezó a situarse en los mapas en 2016 con “The Floating Piers”, una instalación de Christos y Jean-Claude que permitió a más de un millón de visitantes caminar por encima del agua entre Sulzano, Peschiera Maraglio y la isla de San Paolo. Hoy en día, el turismo de masas vuelve a dar la espalda a este idílico lago que desprende la quintaesencia de la tranquilidad y el paisaje impresionante complementado por acantilados escarpados. Además del encantador pueblo de Peschiera Maraglio, la iglesia de la Madonna della Ceriola, un sitio de peregrinaje popular, en Monte Isola, también se merece una visita. Un plan perfecto para las noches es relajarse bebiendo una copa de vino de Franciacorta, la zona vinícola adyacente.

6. Lago de Varese

Situado en un relieve suavemente ondulado y custodiado por una gran cadena montañosa en su lado septentrional, el lago de Varese es una joya bastante olvidada que tiene un tamaño de casi 10.000 km2. No hay que ser peregrino para disfrutar del camino a Sacro Monte di Varese, que pertenece a Sacri Monti (patrimonio de la Unesco), y respirar calma y tranquilidad. El arquitecto Giuseppe Bernascone construyó 14 capillas que enmarcan el sendero: todas son completamente diferentes. El centro del lago acoge la mini isla de Isolino Virginia, que ya era de gran importancia en tiempos de nuestros antecesores, como evidenciaron los descubrimientos de casas sobre pilotes, joyas y herramientas del Neolítico. Algunos de estos objetos se exhiben en el Museo Prehistórico. Aparte, hay un itinerario natural exterior que ilustra los orígenes prehistóricos de la zona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close