Close
Turismo bélico: 8 lugares impactantes para conocer nuestra historia

Turismo bélico: 8 lugares impactantes para conocer nuestra historia

Descubre 8 lugares impactantes relacionados con el turismo bélico.

Las atracciones relacionadas con el turismo bélico no siempre son las más agradables de visitar, aunque sí son recomendables y necesarias para percatarnos de la envergadura que tuvieron ciertos hechos históricos. Se suele tratar de lugares grises, envueltos de un aura de tristeza, que nos brindan una experiencia esclarecedora sobre la crueldad humana y los extremos a los que puede llegar.

A continuación, hacemos una ruta por ocho lugares relacionados con el turismo bélico que deberías visitar.

1. Campo de concentración de Auschwitz, Cracovia

A 70 km de la ciudad polaca de Cracovia se encuentra el que fue el mayor centro de exterminio de la historia: el campo de concentración de Auschwitz, donde murieron más de un millón de personas. El recinto se divide en Auschwitz I, el campo original construido en 1940 donde se encerró a prisioneros políticos, y Auschwitz II (Birkenau), el campo de exterminio. Ver en primera persona las consecuencias de la cruel barbarie nazi es una experiencia dura, impactante y reveladora.

View this post on Instagram

Hoy finalmente he cumplido uno de esos propósitos de mi lista de cosas que hacer a lo largo de la vida. Después de más de 3 horas de vuelo y 1h y 30 minutos de autobús, llegamos a Auschwitz. . Sé que puede sonar raro -e incluso frívolo- decir que deseaba visitar uno de los lugares donde se han cometido muchas de las mayores atrocidades de la historia de la humanidad. Pero hace tiempo que llevo dos frases como patrón: que la información es poder y que es importante conocer la historia para que esta no se repita. . Entrar a los campos de concentración de Auschwitz y Birkenau (pese a lo ‘museizados’ que están, especialmente el primero) me ha dejado vacía de sentimientos. Pensé que lloraría o me escandalizaría, pero simplemente me han dejado hueca por dentro. . Atravesar sus vallas es viajar 70 años atrás y recorrer unos caminos que han quedado congelados en el tiempo. No os puedo explicar que se siente al saber que esas paredes han sido testigo de horrores que jamás podremos llegar a conocer. . Me pregunto, ahora mismo, volviendo desde Birkenau a Cracovia, si realmente hemos aprendido de nuestros errores o estamos cometiéndolos una y otra vez de manera sistemática, porque me temo que aún siguen existiendo lugares en el mundo demasiado parecidos a este. . Información útil si viajas a Cracovia: Yo ya lo sabia, pero ahora os lo cuento con más motivo. Si viajáis a Cracovia, visitar estas instalaciones es obligatorio. Nosotros contratamos el tour con @krakowbooking a través de @musement y tiene un precio de 40€ por persona, con transporte desde Cracovia y guía incluido. 7h en total. . Solo puedo darte las gracias @luiscarrillomusica por ayudarme a cumplir uno de mis sueños. Lleve a donde nos lleve la vida sé que este día no lo voy a olvidar nunca. 🖤 . Ahora os prometo que de aquí en adelante os voy a contar las muchas otras cosas fascinantes: restaurantes veganos, cultura… y todo lo maravilloso que tiene esta ciudad.

A post shared by Mis Recetas Veganas 🌿 (@soyvegana_jenny) on

2. Muro de Berlín

El símbolo de división del mundo tras la Segunda Guerra Mundial se encuentra en Alemania. Fue un monumento que separó el bloque de Estados Unidos y el de la Unión Soviética durante la Guerra Fría y que, a su vez, también separó el país germánico en Oriente y Occidente: hablamos del famoso Muro de Berlín. Su construcción empezó en 1961 y logró cortar 192 calles de la capital alemana, impidiendo a los que habitaban a un lado del muro que pudieron cruzar al otro. Aún así, en la llamada “franja de la muerte”, más de 130 personas murieron a manos de la policía fronteriza intentando cruzar.

3. El Guernica del Museo Reina Sofía, Madrid

El Museo Reina Sofía, situado en el Triángulo del Arte de Madrid, alberga una de las obras más célebres de Picasso y de toda la historia del arte: el Guernica. La relación del cuadro con el tema del turismo bélico que nos ocupa es obvia, pues el gran mural del pintor malagueño representa el caos tras el bombardeo de la ciudad vasca de Guernica en 1937, en el marco de la Guerra Civil Española. Como obra estrella del museo, imposible de obviar por sus grandes dimensiones, el Guernica te trasmitirá el horror de la guerra a través de sus blancos, grises y negros.

4. Pearl Harbour, Hawái

El ataque a la base de naval de Pearl Harbour fue el argumento de una aclamada superproducción estadounidense que seguro que has visto, pero si quieres ir más allá y visitar en persona los escenarios de este triste acontecimiento que tuvo lugar el 7 de diciembre de 1941 y en el que murieron más de 1700 marineros e infantes de marina, entonces no puedes dejar de visitar el USS Arizona Memorial y el USS Battleship Missouri, en un tour por la isla hawaiana de Oahu que te llevará a conocer los hechos que supusieron la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

View this post on Instagram

#PearHarbour #Oahu #Hawaii

A post shared by Nina crook (@amazon_nina) on

5. Zona Cero, Nueva York

Los ataques terroristas a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001 marcaron un antes y un después en la ciudad de Nueva York. Tanto es así que en la conocida como Zona Cero se ubica un muro conmemorativo, un monumento y un memorial en homenaje a los fallecidos en este trágico día.
El Museo del 11-S documenta el fatídico acontecimiento a través de archivos, narraciones, tecnología interactiva y una colección de objetos.

View this post on Instagram

📍9/11 ᴍᴇᴍᴏʀɪᴀʟ ᴘʟᴀᴢᴀ, ʟᴏs ᴇsᴛᴀɴǫᴜᴇs -ᴡᴏʀʟᴅ ᴛʀᴀᴅᴇ ᴄᴇɴᴛᴇʀ – ɴᴇᴡ ʏᴏʀᴋ – ᴇsᴛᴀᴅᴏs ᴜɴɪᴅᴏs . . . . . Una zona en donde existe una energía muy particular y pesada desde mi punto de vista 😔. Los dos grandes estanques que hoy reemplazan a las torres gemelas 🏙 con sus cascadas dentro me provocaron escalofríos todo el rato que estuve ahí. Me parece una forma muy linda ♥️ de recordar a las 3000 personas fallecidas en los atentados ✈️ Cada estanque tiene grabado el nombre de cada uno de ellos y el día de su cumpleaños familiares y amigos colocan una flor en su memoria . . . . . {ғᴏᴛᴏs ᴛᴏᴍᴀᴅᴀs ғᴇʙʀᴇʀᴏ 2019}

A post shared by ʙʏ ᴍᴇʟ (@tanviajera) on

6. Playas del Desembarco de Normandía

Si más arriba hablábamos de la película Pearl Harbor, el momento histórico del Desembarco de Normandía fue el argumento de Salvar al Soldado Ryan de Steven Spielberg. En ella podemos revivir el desembarco de las tropas aliadas en esta región francesa para liberar a Europa de la ocupación nazi en el denominado Día D, el 6 de junio de 1944. En estas mismas costas, hoy en día se pueden visitar los búnkeres originales y los cementerios, museos y monumentos en memoria a todos los soldados caídos durante esta acción militar que constituyó un punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial.

7. Hiroshima y Nagasaki

Los bombardeos atómicos a las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki tuvieron lugar, respectivamente, el 6 y el 9 de agosto de 1945 por parte del gobierno de Estados Unidos, marcando el final de la Segunda Guerra Mundial. Son los únicos bombardeos nucleares acontecidos hasta día de hoy, unas bombas que mataron a unas 70.000 personas en Hiroshima y a unas 40.000 en Nagasaki de forma instantánea. Actualmente, en Hiroshima de puede visitar el Parque del Memorial de la Paz y el museo que conmemora los hechos haciendo una excursión de un día desde Kyoto. En Nagasaki, por otro lado, se puede visitar el Parque de la Paz, ubicado a 200 metros de del sitio de la catástrofe.

8. Churchill War Rooms, Londres

El complejo subterráneo llamado Salas del Gabinete de Guerra, o Churchill War Rooms, fue un relevante escenario durante la Segunda Guerra Mundial. Concretamente, en estas habitaciones, entre las que destacan la Sala de Churchill, la Sala de Mapas, la Sala del Teléfono Transatlántico y la Sala del Gabinete, se tomaron todas las decisiones estratégicas de Gran Bretaña referente al conflicto bélico. Ubicado en Westminster, su construcción empezó en 1939 y continuaron operativas hasta 1945. Posteriormente, su alto valor histórico hizo que se las habitaciones fueran convertidas en museo: así, abrieron sus puertas al público en 1984.

View this post on Instagram

More war #churchillwarrooms

A post shared by Pam Durant (@pamdurant) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close