Close
10 de los jardines más bonitos de Europa

10 de los jardines más bonitos de Europa

Musement te lleva a recorrer los jardines más bellos de Europa, lugares inspiradores donde ir a buscar un poco de calma durante tus vacaciones. Ciertamente, es refrescante escapar del bullicio de la ciudad y rodearte de naturaleza, visites la ciudad que visites.

El Jardín de Keukenhof en Holanda, el de Versalles en Francia, el de Kew en Inglaterra… son refugios de paz y hogar de infinidad de especies vegetales por descubrir. ¿Nos acompañas?

1. Jardín de Giverny, Francia

Si quieres experimentar lo que se siente entrando dentro de un cuadro de Monet, no te puedes perder el jardín de este maestro del impresionismo en Giverny. Él mismo lo diseñó después de mudarse ahí desde París en el 1883, ya que le encantaba la jardinería. Su famoso ciclo de pinturas Los nenúfares plasman a la perfección la atmósfera del jardín: cuando lo visites lo comprobarás. Con las flores exóticas, las plantas acuáticas y el puente de inspiración japonesa, te parecerá estar en un cuento.

A post shared by Lori (@loridua) on

2. Jardín de Keukenhof, Holanda

Sin duda, ¡este es el jardín más famoso de Holanda! Sí, las típicas fotos de los campos interminables de tulipas que has visto por ahí probablemente pertenecen a este pintoresco lugar (aunque muchos campos adyacentes son privados, todo hay que decirlo). El Jardín de Keukenhof solo abre durante los meses de primavera, con la explosión de tulipanes de colores que deja paisajes tan idílicos. Para ser más exactos, florecen siete millones de tulipanes, aunque no son las únicas flores que encontrarás. Si recorres los cuatro pabellones podrás explorar especies vegetales de todo tipo.

A post shared by Matteo T. (@matte.3ga) on

3. Jardín de Peterhof, San Petersburgo

Unos 30 km al oeste de San Petersburgo está el complejo de Peterhof, también conocido como el “Versalles ruso” por su semejanza con el complejo francés. Peterhof acoge un conjunto de palacios y jardines que fueron residencia de los zares hasta 1917. Declarado Patrimonio de la Humanidad, una de sus zonas más destacables son sus jardines: 100 hectáreas de parque con multitud de estatuas de bronce y de fuentes que forman la “gran cascada” todos los días a las 11 de la mañana (solo época estival).

4. Jardines de la isla de Mainau, Alemania

En el lago de Constanza, al suroeste de Alemania, encontrarás una isla llamada Mainau, denominada popularmente “la isla de las flores”. ¿Por qué? Pues porque la isla es un gran parque, con una vegetación muy cuidada que incluye miles de flores y todos los insectos que las acompañan. Aunque se tiene que pagar para entrar a la isla, la visita lo merece. Además, es una escapada perfecta para toda la familia, ya que cuenta Mainau está bien preparada para los más pequeños.

A post shared by Jana Berger (@jb_the_fox) on

5. Jardines de Castel Gondolfo, Italia

Las Villas Pontificias de Castelgandolfo, cerca de Roma, son la residencia estival de los papas desde el siglo XVII, y desde hace un tiempo tienen abiertos al público sus increíbles jardines pontificios. Algunos de ellos son el Jardín Barberini, el Jardín de la Magnolia y el Jardín del Belvedere. El complejo arquitectónico también cuenta con un estanque con la imagen de la Virgen, llamado Viale dei Ninfei, un anfiteatro romano y unas galerías subterráneas, entre otros elementos interesantes.

6. Jardines de Bóboli, Italia

Seguimos en Italia pero ahora nos desplazamos hasta Florencia para visitar los Jardines de Bóboli, un auténtico museo al aire libre. En él destacan sus numerosas esculturas de los siglos XVI, XVII y XVIII, entre las que no te puedes perder la famosa Paris y Helena de Vincenzo de Rossi y la Venus de Giambologna. Asimismo, cuentan con un teatro, fuentes y varias grutas.

A post shared by Elise❤ (@elisagiberti) on

7. Jardines de Versalles, Francia

Más que del espectacular Palacio de Versalles, vamos a hablar de sus jardines: 800 hectáreas de parques con tanques, esculturas y fuentes que nos trasladan a la época esplendorosa de Luis XIV. El agua cobra un papel importante en el jardín, con su sonido omnipresente durante el recorrido. No te olvides de pasar por L’Orangerie, con 1.000 árboles, y el Gran Canal, el estanque que constituye uno de los elementos más destacados del complejo.

A post shared by Kevin (@kcamplone) on

8. Real Jardín Botánico de Kew, Inglaterra

Considerado el jardín botánico más rico del mundo, el Real Jardín Botánico de Kew, en el suroeste de Londres, ¡es una joya que te dará la oportunidad única de descubrir más de 30.000 especies de plantas y más de 14.000 árboles! Al principio el espacio acogía un jardín exótico con una pagoda china, pero en 1840 se convirtió en lo que es ahora: una colección privilegiada de flora, con un herbario, una biblioteca, una casa de palmeras y un invernadero de cristal con especies tropicales, entre otros.

A post shared by Justin (@justinrs) on

9. Jardines del Generalife, España

Entre los jardines más bonitos de Europa no podían faltar los jardines del Generalife, en Granada. Estos se encuentran fuera de las murallas de la Alhambra, concretamente en la colina del Cerro del Sol, aunque también se enmarcan en el estilo árabe característico de la antigua Al-Ándalus. Destaca el Patio de la Acequia, la Escalera del Agua y el Patio del Ciprés de la Sultana.

10. Jardines de Villandry, Francia

Si visitas el valle del Loira haciendo un recorrido por sus castillos, te recomendamos hacer una parada en el Chateau Villandry (y sus jardines neorrenacentistas, ¡claro!). Este castillo del siglo XVI construido por Juan el Bretón está rodeado por seis jardines: el jardín ornamental, el del agua, el del sol, el huerto decorativo, el laberinto y el huerto de simples. Curiosamente fueron encargados por un español, el Dr. Joaquim Carvallo, que adquirió el complejo en 1906 y lo restauró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close