Close
20 increíbles ruinas romanas fuera de Italia

20 increíbles ruinas romanas fuera de Italia

De Portugal a Jordania pasando por Croacia, Francia y Grecia, aquí van 20 de las mejores ruinas romanas fuera de Italia.

Hace un tiempo ya vimos que podemos encontrar un gran legado romano en España, con ruinas tan impresionantes como las de Tarraco, Baelo Claudia o Cartagena. Y es que el Imperio romano se expandió por toda Europa y más allá, dejando una colección de construcciones fascinantes que nos acercan a una época gloriosa del pasado. En este artículo vamos a seguir explorando ruinas romanas que se encuentran fuera de Italia y que merece mucho la pena visitar.

1. Muro de Adriano, Reino Unido

El Muro de Adriano fue construido entre los años 122 y 130 en el norte de Inglaterra con la intención de separar los bárbaros de los romanos. La colosal construcción fue encargada por el emperador que la bautiza, y con sus más de 117 kilómetros va de la costa oriental a la costa occidental de la antigua Britania. Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987, en la actualidad solo quedan en pie algunos tramos del que se considera el monumento más importante del Reino Unido.

2. Filipos, Grecia

Conocido en latín como Philippi, esta ciudad fue fundada en el siglo IV aC por el rey que le da nombre con el objetivo de controlar las minas de oro de sus cercanías. Visitada por al apóstol Pablo en varias ocasiones, se trata del mayor yacimiento arqueológico de Macedonia. Hoy en día se pueden ver los restos del teatro, tramos de murallas, el foro y un templo.

3. Coliseo de Pula, Croacia

También denominado Pula Arena, este coliseo romano fue terminado en el siglo I dC en la mayor ciudad de Istria, Pula, que presume de albergar otros valiosos restos romanos. El coliseo, sin embargo, es la joya de la corona, uno de los más grandes (con capacidad para 20.000 personas) y mejor conservados del mundo, que por cierto guarda un parecido razonable con el Coliseo de Roma.

4. Baños imperiales de Trier, Alemania

Trier, o Tréveris, es una ciudad alemana cercana a Luxemburgo que sirvió de residencia de algunos emperadores romanos, razón por la que se conoce con el sobrenombre de “Segunda Roma”. Entre los vestigios de la época destacan las Termas Imperiales, que son una de las mayores fuera de Roma. A día de hoy se pueden apreciar los restos del caldarium, del tepidarium, del frigidarium y la palestra.

5. Teatro romano de Orange, Francia

El sudeste de Francia esconde un magnífico teatro romano del siglo I dC que sorprende por su buen estado de conservación. En efecto, el théatre antique es uno de los atractivos de la localidad de Orange, aunque también encontrarás otros vestigios romanos como el Arco de Triunfo. Con capacidad para 10.000 espectadores, el teatro aún conserva la fachada escénica de 37 metros de altura.

6. Pont du Gard, Francia

El Pont du Gard es el acueducto más alto construido por los romanos. La impresionante estructura, de 275 metros de largo y 48 metros de alto, se construyó alrededor del año 50 dC para abastecer de agua la ciudad de Nimes. Se trata de una construcción altamente compleja, razón por la que hoy en día es apreciada por hordas de turistas que acuden a visitarla, lo que convierte el acueducto en una de las atracciones más populares de toda Francia.

7. Baalbek, Líbano

A 86 kilómetros al este de Beirut encontramos la ciudad de Baalbek, que alberga joyas arquitectónicas que cuentan con más de 5000 años de historia. Antiguamente conocida como Heliópolis, “la ciudad del Sol”, Baalbek acoge dos grandes templos dedicados a Júpiter y Baco. Las columnas del primero están entre las más altas del mundo. El templo de Baco, mejor preservado que el de Júpiter, presenta detalles de ornamentación sin igual.

View this post on Instagram

There are lots of highlights in Lebanon but visiting Baalbek Roman ruins is my favourite part of our trip so far! • Потрясающее место, я осталась под сильным впечатлением; надеюсь все это смогут сберечь для будущих поколений. Очень жаль, но местные совершенно не ценят свои исторические места – страна утопает в мусоре, у (и без того редких) посетителей хватает наглости бросать все, что попало и оставлять пластиковые бутылки прямо здесь. Вечером, после закрытия музея для посетителей, в самом храме (позади меня) проходил фестиваль с участием местных музыкантов, исполняющих классическую музыку. Я смотрела на гостей, разодетых в шанели и гуччи, обвешанных золотом, которые швыряли по сторонам программы концерта, салфетки и пластиковые бокалы для шампанского во время перерева, и просто не верила своим глазам.

A post shared by Lena Balabushkina (@lena_balabushkina) on

8. Templo de Diana, Mérida, España

La antigua Augusta Emerita (la actual Mérida, Badajoz) alberga el espectacular templo de Diana, una construcción en granito del siglo I dC que se levantó en el foro de la ciudad, como solía ser habitual en la proyección de una ciudad en época romana. Hoy en día el templo de Diana es el único edificio religioso que se conserva de Augusta Emerita, del que aún se pueden contemplar su icónico pórtico hexástilo y su estructura rodeada de columnas estriadas.

9. Termas de Bath, Reino Unido

Los baños romanos o termas de Bath son una parada imprescindible de cualquier visita a esta ciudad de Somerset. El complejo está dividido en el templo romano, el baño romano y la casa museo, siendo la parte más antigua del año 60 dC. Por estas fechas los romanos decidieron hacer de la llamada Aquae Sulis (actual Bath) un lugar de curación y relajación para adorar a la diosa Minerva. Tras varios siglos enterradas bajo tierra, las termas fueron redescubiertas a finales del siglo XVIII.

10. El Djem, Túnez

Considerado el monumento romano más impresionante del continente africano, el anfiteatro de El Djem es todo un hito de la arquitectura romana. Fue proyectado para poder tener una capacidad para más de 30.000 personas, que presenciaban combates de gladiadores, juegos de circo y carreras de cuadrigas. Gracias a su buen estado de conservación, el anfiteatro de El Djem ha sido escenario de rodaje de películas como Gladiator y La vida de Brian.

11. Palacio de Diocleciano, Croacia

El centro histórico de la ciudad croata de Split acoge una fabulosa residencia imperial fortificada: es el Palacio de Diocleciano. Este fue encargado por el emperador que da nombre al monumento, pues quiso retirarse a la costa dálmata tras su abdicación. Guardado por murallas de más de dos metros de grosor, el complejo incorpora un mausoleo, un templo, unas termas y los apartamentos privados.

12. Acueducto de Segovia, España

Una de las mayores joyas arquitectónicas de la península Ibérica es el acueducto romano de Segovia. Fue una gran obra de ingeniería civil llevada a cabo entre los siglos I y II dC para hacer llegar el agua desde la Sierra de Guadarrama a la ciudad. Con sus 167 arcos espectaculares de piedra granítica y un total de 15 kilómetros de largo, este colosal acueducto ha llegado hasta nuestros días conservado casi íntegramente.

13. Butrint, Albania

En el sur de Albania encontramos la localidad de Butrint, la primera ciudad el país en entrar a formar parte del Patrimonio de la Unesco gracias al legado que ahí dejaron las colonias griega y romana. Protegida por unas murallas que abarcaban unas 16 hectáreas y con el objetivo de convertirla en una colonia de veteranos, el emperador Octavio Augusto mandó construir en Butrint mansiones, acueductos, termas, un foro y un ninfeo.

14. Timgad, Algeria

Apodada “la Pompeya de Algeria”, la antigua ciudad romana de Timgad fue redescubierta en medio del desierto a mediados del siglo XVIII en muy buen estado de conservación. De hecho, estas son las ruinas más bonitas que se pueden visitar en el Norte de África, donde se encontraron mosaicos casi intactos, hoy expuestos en el Museo Arqueológico. Merece una mención especial el arco de Trajano, aunque es también interesante pasarse por el teatro, la basílica y las termas.

https://www.instagram.com/p/B4Zg0O2HHxd/

15. Teatro romano de Cartagena, España

Carthago Nova, la actual Cartagena, fue un punto estratégico del Imperio romano, donde se conserva el segundo teatro romano más grande de España. Se estima que fue construido entre los siglos V aC y I aC, con una capacidad para 7000 personas, y descubierto a finales del siglo XX durante unas excavaciones. Gracias a una excelente obra de restauración, el teatro recuperó su esplendor y pasó a ser una de las paradas indispensables en cualquier visita a Cartagena.

16. Teatro romano de Bosra, Siria

Otro teatro romano digno de mención es el de Bosra, ciudad ubicada 145 km al sur de Damasco. Fue construido en el siglo II dC con una capacidad para más de 15.000 espectadores y a día de hoy aún se organizan espectáculos aquí, en el marco del Festival Artístico de Bosra. Aunque el teatro es lo más destacado, la ciudad cuenta con otras ruinas de la época romana.

17. Gerasa, Jordania

Gerasa, o Jerash, es la segunda atracción principal de Jordania (tras Petra) gracias a los vestigios romanos que alberga. Se encuentra en un valle de tierras fértiles, a la base de las montañas del Gilead, hecho que ha contribuido al buen estado de conservación en el que se hallan la mayoría de ruinas, que incluyen el arco de Adriano, un hipódromo, el templo de Artemisa, baños, murallas, un foro y una gran avenida columnada, entre otros monumentos.

18. Conímbriga, Portugal

A poca distancia de Coimbra, las ruinas de la antigua ciudad romana de Conímbriga son un destino perfecto para una excursión de un día. Conímbriga fue ocupada por los romanos en el siglo II dC, convirtiéndose en el mayor asentamiento romano de Portugal gracias a su ubicación estratégica entre la ruta comercial de las actuales Lisboa y Braga. Se han conservado mosaicos fabulosos, y lo mejor es que se siguen descubriendo nuevos monumentos a medida de que las excavaciones avanzan cada año.

19. Saalburg, Alemania

Saalburg fue un fuerte militar romano levantado en el siglo I dC en una cadena montañosa llamada Taunus, al oeste de Alemania, con el objetivo de marcar la frontera norte del imperio. Tras ser descubierto en el siglo XIX, la fortaleza se convirtió en un museo al aire libre y se reconstruyeron algunas partes, como el principia (el cuartel general) y el praetorium (el despacho del comandante). En la actualidad, el Museo de Saalburg expone gran cantidad de objetos hallados en las excavaciones.

View this post on Instagram

#saalburgromanfort ❤️castrum 🇩🇪igersgermany

A post shared by Monica Bernardini (@bernardinimonica66) on

20. Arlés, Francia

Arlés recibe el apodo de “la Roma de Francia” por una buena razón: alberga un rico legado de la época romana, pues fue una ciudad importante al estar ubicada en la ruta comercial que conectaba Italia y España. Entre los monumentos imperdibles de la Arlés romana, cabe destacar su anfiteatro, las termas de Constantín, los baños y el teatro. Para completar la visita, el Museo de la Antigua Arles ofrece una retrospectiva al mundo romano a través de mosaicos, sarcófagos y objetos de la vida diaria de la época.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close