Close
6 ciudades europeas desde las que viajar a otro país

6 ciudades europeas desde las que viajar a otro país

Si te gusta la idea de escaparte a otro país solo para pasar el día, echa un vistazo a estas seis ciudades.

Una de las mejores cosas de viajar por Europa es la cercanía de unos países con otros. Dependiendo de la ciudad que visites, en algunas ocasiones estarás tan cerca de la frontera que podrás escaparte a otro país simplemente para pasar el día.

A continuación te proponemos seis ciudades desde las que viajar a otro país.

1. Milán (Italia), para viajar a Lugano (Suiza)

La región italoparlante de Suiza se encuentra a tan solo una hora de Milán en tren de alta velocidad. Haz un crucero por las tranquilas aguas del lago, pasea por Via Nassa entre escaparates de lujosas joyerías y relojerías, sube al monte San Salvatore en funicular para contemplar las vistas y visita el Museo del Chocolate Alprose para probar el mejor chocolate suizo. Recuerda: estás en Suiza. Que no te asusten los precios suizos.

2. Múnich (Alemania), para viajar a Salzburgo (Austria)

Desde la capital de Bavaria solo se tarda hora y media en tren a Salzburgo, la preciosa ciudad austriaca. La ciudad de nacimiento de Mozart alberga un centro histórico de estilo Barroco declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco y ha servido de escenario de rodaje de Sonrisas y lágrimas. Pasea por sus calles poniendo atención a los letreros medievales de los gremios, sube en funicular al castillo de Hohensalzburg, visita el monasterio Augustiner Bräu, que fabrica su propia cerveza, y más.

3. Viena (Austria), para viajar a Bratislava (Eslovaquia)

Las capitales de Austria y Eslovaquia se ubican a orillas del Danubio, a tan solo 55 km de distancia, así que puedes viajar a Bratislava desde Viena en una hora en tren o ir en coche. Aprovecha para pasear por el recinto del castillo, hacer fotos de la iglesia Azul, ver arte urbano y probar halušky, una especie de empanadillas típicas cubiertas de beicon y salsa de queso. Los vinos eslovacos van siendo cada vez más conocidos internacionalmente, así que no olvides pedir una copa de los vinos dulces Tokaji.

4. Copenhague (Dinamarca), para viajar a Malmo (Suecia)

El puente de Oresund, de 16 km, une Copenhague con Malmo, la ciudad costera sueca. El trayecto dura menos de una hora, tanto si vas en tren como en coche. Camina por las calles adoquinadas y los canales de Gamla Staden y por el casco histórico, pasea por el parque de Folkets (el parque público más antiguo del mundo) y contempla el Turning Torso, el edificio más alto de Suecia. Si tienes tiempo, echa un vistazo a alguna exposición de arte moderno o contemporáneo en el Moderna Museet. No olvides probar äggakaka, una especie de tortilla de huevos con beicon típica del condado de Skane, donde se encuentra Malmo.

Hello! #stortorget #nobelmuseum #gamlastan #stockholm #sweden #sweden

A post shared by Ibrahem II ✈️ (@ibrahemalhilal) on

5. Costa del Sol, para viajar a Tánger (Marruecos)

Lo mejor de este viaje no es solo que te lleve a otro país, sino también a otro continente. Desde la costa del Sol puedes cruzar el estrecho de Gibraltar en ferri hasta Tánger. Gracias a su estratégica ubicación, esta ciudad portuaria marroquí tiene una historia compleja e interesante. La influencia árabe que puedes ver en la medina antigua y la casba contrasta con el barrio europeo de Ville Nouvelle, que data de la década de 1930. Fuera de la ciudad puedes ver el cabo Espartel, donde el Mediterráneo y el Atlántico se encuentran, así como las míticas cuevas de Hércules. Antes de volver, no olvides dar un paseo en camello por la playa. De los municipios de la costa del Sol, te proponemos alojarte en Málaga, que tiene mucho que ofrecer a nivel cultural y de ocio. Aviso: También puedes hacer una excursión de un día a Tánger desde Sevilla.

6. Helsinki (Finlandia), para viajar a Tallin (Estonia)

Desde la Ciudad Blanca del norte puedes cruzar el mar Báltico hasta la capital de Estonia en apenas dos horas. El casco antiguo de Tallin es patrimonio de la Unesco y parece sacado de un cuento. No te pierdas la catedral de Alexander Nevsky y la iglesia de San Olaf. Tampoco te pierdas el museo de la KGB, situado en la última planta del hotel Viru, donde la KGB se había establecido durante la ocupación soviética. Olde Hansa es un buen lugar para comer si buscas una experiencia medieval o, si eres un auténtico comidista, prueba en sitios de nueva gastronomía nórdica como Kaks Kokkam, Noa, Leib o Moon.experience or if you’re gastronomically minded, opt for one of the New Nordic restaurants like Kaks Kokkam, Noa, Leib or Moon.

1 comment

  1. viajar por europa says:

    Muy buen post y muy útil (por lo menos para mi) . Por Europa lo tenemos fácil para saltar de país a país, esto es algo que agradecer y saber aprovechar.
    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close