Close
6 de las casas museo más interesantes del mundo

6 de las casas museo más interesantes del mundo

Desde la Casa de Ana Frank en Ámsterdam a la Casa Azul de Frida Kahlo en Ciudad de México, Musement te trae seis casas museo alrededor del mundo que deberías visitar.

Las casas museo nos permiten descubrir la vida y obra de escritores, pintores, músicos y personajes notables en cualquier campo artístico sumergiéndonos en el entorno en el que vivieron y trabajaron. La mayoría de casas museo exhiben el mobiliario y los objetos del hogar, ya convertido en museo, tal y como eran, de modo que el visitante puede hacerse una clara idea de las condiciones en las que antaño habitaba el especial anfitrión de la casa.

Musement te trae seis casas museo alrededor del mundo que deberías visitar.

1. Casa Museo de Rembrandt, Ámsterdam

Uno de los museos imperdibles durante tu visita a Ámsterdam es la Casa Museo de Rembrandt. El artista holandés, mundialmente conocido por sus pinturas y grabados realizados durante la Edad de Oro holandesa, vivió y trabajó en este lugar entre los años 1639 y 1658. Muestra de ello son los muebles, los objetos y las obras de arte que ahí permanecen para deleite del visitante. Además, a lo largo del año en el museo se organizan varias exposiciones temporales, normalmente alrededor de artistas coetáneos, e incluso se pueden ver algunas obras de arte contemporáneo. Por si fuera poco, el museo también ofrece talleres de grabado gratuitos, en los que podrás participar poniéndote en el papel de un aprendiz de Rembrandt.

2. Casa Museo Pablo Neruda, Isla Negra

En Valparaíso (Chile), existe una hermosa ciudad costera llamada Isla Negra que acoge la casa del poeta y premio Nobel Pablo Neruda. Con unas vistas espectaculares de los alrededores, la casa museo exhibe los objetos de Neruda a través de su imaginario poético. Isla Negra era su lugar de refugio, donde encontraba la paz que le permitía escribir, por ejemplo, versos como estos: “El océano Pacífico se salía del mapa. No había dónde ponerlo. Era tan grande, desordenado y azul que no cabía en ninguna parte. Por eso lo dejaron frente a mi ventana”. En la casa se conservan, además, infinidad de objetos dedicados al mar.

3. Casa Azul de Frida Khalo, Ciudad de México

Si viajas a Ciudad de México, no puedes dejar de ir a pasear por el encantador barrio de Coyoacán. Seguramente pases por delante de la Casa Azul de Frida Khalo, donde te animamos a entrar encarecidamente. Una visita al hogar de la famosa artista mexicana, donde vivió con Diego Rivera, te brindará la oportunidad de explorar su universo creativo y entender mejor su obra, caracterizada por la expresión del sufrimiento. Cuatro años después de la muerte de Frida Khalo, en 1958, la Casa Azul fue convertida en museo, uno de los más icónicos de la capital mexicana, en el que se exhiben obras de la artista, como Viva la vida, Retrato de mi padre Whilhem Khalo y Frida y la cesárea, a parte de numerosos objetos que formaron parte de su día a día.

4. Casa de Ana Frank, Ámsterdam

Quizás la casa museo más conocida del mundo sea la de Ana Frank, situada en el Prinsengracht de Ámsterdam. La familia de Ana Frank se trasladó de Alemania a los Países Bajos cuando ella tenía cuatro años, en 1934, y aquí se escondieron de 1942 a 1944, periodo en el que ella relató la vida en la clandestinidad en su diario personal. La casa, ya convertida en museo, abrió las puertas en 1960 con el afán de denunciar la persecución nazi que sufrieron ella y su familia, y por extensión, para denunciar cualquier forma de discriminación. Aunque ya es posible realizar un recorrido virtual por la casa a través de Google Arts & Culture, te proponemos una visita en persona al hogar de una de las víctimas judías del Holocausto que tuvo más repercusión.

5. Casa Museo de Claude Monet, Giverny

Mucho más bucólica es la Casa Museo de Claude Monet, situada en la localidad normanda de Giverny. El célebre pintor francés vivió en esta finca de 1883 a 1926, un largo periodo en el que tuvo tiempo de ir creando su casa y jardín a su gusto. De hecho, uno de sus cuadros más famosos, Los nenúfares, fue pintado inspirándose en el jardín de aires japoneses que él mismo diseñó, donde solía pintar en plein air. En la actualidad, el recinto se conserva prácticamente intacto, y se puede pasear por las diferentes estancias de la casa observando los objetos que formaron parte de la vida de Monet.

View this post on Instagram

Aujourd’hui, des touristes du monde entier font le pèlerinage de Giverny. Ils viennent notamment visiter la maison de Monet et l’un des jardins les plus célèbres qui soient : celui qui a inspiré les fameux Nymphéas. Rien n’a changé ou presque : la visite est saisissante, comme si on pénétrait dans un tableau du maître. En voyant le jardin original, entièrement créé par Monet, le visiteur prend conscience du génie de l’artiste. Monet s’est inspiré de la nature pour en livrer une vision intérieure, traduisant les impressions de la lumière sur la toile. . . Photo : © aterrom – Adobe Stock . . #experienceroutard #giverny #normandie #monet #jardin #garden #impressionisme #impressionism #nature #paysage #landscape #voyage

A post shared by Le Routard (@leroutard) on

6. Casa Museo de Salvador Dalí, Portlligat

En una zona del municipio de Cadaqués llamada Portlligat, en la Costa Brava catalana, encontramos la Casa Museo de Salvador Dalí. Declarada Bien de Interés Cultural, se trata de una casa de pescadores frente a la bahía que fue el hogar del pintor de 1930 a 1982, de la que sin duda destaca la estética kitsch y la atmósfera surrealista en la que vivió sumergido Dalí. Ejemplos de ello son el Recibidor del Oso y la estructura laberíntica que posee la casa entera. Si el tiempo te lo permite, te recomendamos visitar también el Museo Dalí de Figueras y el castillo de Gala Dalí en Púbol, con lo que completarás el recorrido del Triángulo Dalí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close