Close
Frida Kahlo en ocho cuadros

Frida Kahlo en ocho cuadros

Echamos un vistazo a ocho de los cuadros más famosos de Frida Kahlo.

Si te gustó nuestra selección de los cuadros más representativos de Picasso, no dejes de leer porque a continuación nos adentramos en la vida y obra de otra interesante artista que dejó huella: Frida Kahlo (1907-1954), un personaje icónico no solo por sus coloridos vestidos de tehuana y ceja prominente sino también por su personalidad, de la que se desprendía gran fortaleza e inteligencia. Frida tuvo una vida corta e intensa (murió a los 47 años) cuyo sufrimiento plasmó en sus obras de arte, lo que la convirtió en la pintora mexicana más conocida internacionalmente.

“Pinto flores para que así no mueran”, afirmaba Frida Kahlo. Y es que la alta sensibilidad de la artista de Coyoacán quedó reflejada en todos sus cuadros, dando como resultado una obra sumamente personal y metafórica. A continuación, echamos un vistazo a ocho de las obras más emblemáticas de Frida Kahlo.

1. Las dos Fridas, 1939

Como una de sus obras más representativas, Las dos Fridas es el cuadro de mayores dimensiones que pintó Frida Kahlo y uno en los que expresa más sufrimiento. Fue pintado cuando se estaba divorciando de Diego Rivera, y en él aparece la Frida de la que Diego se enamoró (a la derecha) y la Frida como artista reconocida que Diego abandonó, con el corazón roto (a la izquierda). Sin embargo, Frida trató de salvar esta dualidad uniendo los corazones expuestos de ambas Fridas, en un intento de reconciliación con las dos versiones de ella misma.

Dónde: Museo de Arte Moderno, Ciudad de México

2. Autorretrato con collar de espinas, 1940

En este autorretrato, Frida se presenta vestida con el tradicional atuendo mexicano y con una corona de espinas cristiana a modo de collar, representando el dolor que padecía a causa de su divorcio con Diego Rivera. Colgando del collar podemos observar un colibrí muerto (símbolo de buena suerte) y en su hombro izquierdo, un gato negro (símbolo de mala suerte) que quiere cazar al colibrí. En su hombro derecho hay un mono (símbolo del diablo) que representa a Diego, con la actitud indiferente que percibía Frida de él. Pese a todo, Frida decide pintarse en este cuadro para reivindicar su presencia.

Dónde: Museum of Fine Arts de Boston, Boston

3. La columna rota, 1944

Con una vida marcada por problemas de salud a causa del accidente de tráfico que sufrió a los 18 años (una treintena de operaciones fueron muestra de ello), Frida tuvo que vestir un corsé de acero para sujetarse el torso. En este cuadro, vemos las correas del corsé y numerosos clavos por todo su cuerpo, hasta hay uno en su corazón para representar que su dolor no solo era físico. Con lágrimas en los ojos, Frida se nos revela como una mujer aislada, con un cuerpo “roto” y un intenso sufrimiento.

Dónde: Colección Dolores Olmedo, Ciudad de México

4. Autorretrato con traje de terciopelo, 1926

“Pinto autorretratos porque estoy mucho tiempo sola. Me pinto a mí misma, porque soy a quien mejor conozco”. Esta frase de Frida Kahlo explica por qué encontramos tantos autorretratos entre su obra. Sin embargo, Autorretrato con traje de terciopelo resulta especial por ser el primero de esta amplia serie, en el que vemos a Frida a modo de Venus de Botticelli. Lo pintó como regalo a Alejandro Gómez Arias, con el que acababa de terminar una relación, y gracias al cuadro consiguió recuperar su amor. Detrás de la obra escribió: “Hoy es siempre todavía”.

Dónde: Colección particular

5. Henry Ford Hospital, 1932

Debido a las secuelas que le dejó el accidente, Frida tuvo problemas reproductivos. Este cuadro representa uno de sus peores episodios, cuando en 1932 padeció un aborto involuntario en el hospital de Detroit que da nombre a la obra. Frida se pintó llorando desnuda en el centro, rodeada de sábanas ensangrentadas. De su estómago le salen seis “cordones umbilicales” diferentes, uno de los cuales es el bebé que acaba de perder. El resto representan sus “tormentos”, como la pelvis que le impidió tener un embarazo saludable, y el caracol simbolizando la lenta pérdida del pequeño.

Dónde: Colección Dolores Olmedo, Ciudad de México

View this post on Instagram

Henry Ford Hospital by Friday Kahlo

A post shared by Leto Wolf Doula (@leto_wolf) on

6. Autorretrato con el pelo suelto, 1947

Este autorretrato es otra muestra de la reivindicación de la identidad de Frida Kahlo. Se pintó, con 37 años, en su casa natal de Coyoacán, excepcionalmente sin su recogido de pelo habitual. Y es que Diego amaba su oscura cabellera suelta, tanto que en esta obra la exageró. Aunque su estado de salud era delicado por aquella época, aparece con una expresión relajada.

Dónde: Des Moines Art Center, Iowa

View this post on Instagram

“Self Portrait with Loose Hair”, Frida Kahlo, 1947.

A post shared by Project Myopia (@themyopiaproject) on

7. Autorretrato en la frontera entre México y los Estados Unidos, 1932

En Autorretrato en la frontera entre México y los Estados Unidos Frida se presenta entre dos mundos opuestos. Por un lado, su México natal, con un paisaje cálido con simbología típicamente mexicana y, por otro, Estados Unidos, país en el que había vivido tres años en el momento de pintar este cuadro. Un mundo dominado por la naturaleza frente a otro mundo dominado por la tecnología, solo conectados por un generador eléctrico en el lado estadounidense que obtiene la energía del suelo mexicano. Ella aparece sobre un pedestal entre ambos mundos, con una bandera mexicana en las manos, mostrándose fiel a sus raíces.

Dónde: Colección María Rodríguez de Reyero, Nueva York

8. El venado herido, 1946

Este cuadro muestra a un venado herido con múltiples flechas con la cara de Frida, como expresión del intenso dolor que padecía en la espalda y que ninguna operación consiguió frenar. Ni la esperada intervención a la que se sometió en Nueva York el mismo año que pintó este cuadro pudo salvarla y cayó en una depresión que la llevó a crear obras estremecedoras como esta.

Dónde: Colección particular

View this post on Instagram

One of the more powerful pieces of art that've helped me get by. Thank you, @fridakahlo for "The Wounded Deer," among others, and your enlightening, badass yet brief life. Photo and words by @melissa.scallan: . "Grafting her head onto the body of a wounded and bleeding deer – impaled with nine arrows – Mexican artist Frida Kahlo alludes to her frail and failing body and to the fragility of her relationship with Diego Rivera. . Kahlo suffered from polio as a child, was horrifically injured in a tram crash as a teenager, endured multiple operations to try and correct these injuries – but suffered discomfort for the rest of her life, and had her lower leg amputated. . Despite the physical discomforts, she created numerous artworks – and received international critical acclaim for her work, married Rivero (twice), had multiple love affairs and was politically active. . . . . #fridakahlo #thewoundeddeer #elvenadoherido #thelittledeer #mexicanart #diegorivera @barbicancentre #moderncouples #surrealism #deer #animalsinart #nine #arrow #injured #hurt #frail #wounded #barbicanartgallery" #repost #internationalwomensday #womensday #womenholduphalfthesky #BabaeAko #thefarfarfutureisfemale #virtualwanderingsgallery

A post shared by Lara Wan🇵🇭 (@lara.wanderings) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close