Close
6 pintores surrealistas imprescindibles

6 pintores surrealistas imprescindibles

Descubre algunos de los pintores más representativos del movimiento surrealista y sus obras más emblemáticas.

El surrealismo es un movimiento artístico que surgió a principios de la década de 1920 en París, aunque pronto se extendió por el resto del mundo. El escritor y poeta francés, André Bretón, está considerado como el fundador de esta corriente vanguardista. En 1924, tras descubrir las teorías de Sigmund Freud, publicó el Manifiesto del surrealismo.

Los artistas surrealistas utilizaron diferentes técnicas y procesos creativos, como por ejemplo el automatismo o la superposición de objetos encontrados, para explorar el subconsciente y dar rienda suelta a su creatividad sin los límites o el control de la razón.

A continuación, te presentamos algunos de los pintores más representativos del movimiento surrealista y sus obras más emblemáticas:

Salvador Dalí

El polifacético artista español es uno de los máximos exponentes del surrealismo, y su influencia en el desarrollo de esta corriente artística es innegable. Pero en 1934, tras una disparidad de opiniones con los líderes del movimiento, sobre todo con Bretón, fue expulsado del grupo.

Su talento artístico y su extravagante personalidad lo convirtieron en una de las figuras más relevantes del mundo del arte. Un buen punto de partida para conocer más a fondo la vida y obra del creador del método paranoico-crítico, es el Teatro-Museo Dalí, situado en su ciudad natal.

Algunas de sus obras más conocidas son La persistencia de la memoria, El gran masturbador y Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar.

René Magritte

El pintor belga desarrolló un estilo propio, llamado realismo mágico. En sus obras, Magritte plasmó imágenes ambiguas y provocativas, explorando los límites de la percepción y la relación entre el mundo pintado y el real. Muchas de sus creaciones solían representar objetos cotidianos en contextos insólitos, así como juegos de duplicaciones. Algunos de sus trabajos más conocidos son Los amantes (MoMA), El hijo del hombre, La traición de las imágenes (Museo de Arte del Condado de Los Ángeles) y el Falso espejo (MoMA).

Leonora Carrington

La reconocida artista inglesa destacó en numerosos ámbitos, como la pintura, la escultura y la literatura. Aunque nació en Lancashire, Carrington desarrolló buena parte de su carrera artística en México, país al que consiguió huir tras un breve período reclusa en un hospital psiquiátrico en Santander. Sus obras, en las que los seres fantásticos juegan un papel fundamental, mezclan lo cotidiano con lo mágico. En ellas se percibe la influencia de la mitología celta, fruto de la educación recibida, ya que tanto su madre como su abuela eran de origen irlandés. Algunas de sus creaciones más destacadas son Autorretrato, Retrato de Max Ernst, El mundo mágico de los mayas y Arte 110.

Joan Miró

Joan Miró está considerado uno de los artistas españoles más influyentes de todos los tiempos, y uno de los máximos representantes del surrealismo. Durante su estancia en París, tras entrar en contacto con el grupo fundado por André Bretón, el inconsciente y el mundo onírico se hicieron más presentes en su obra. Una de sus creaciones surrealistas más conocidas es Carnaval de Arlequín, la cual tuvo una gran acogida en la época. Además de la pintura, Miró destacó en el mundo de la escultura y también realizó numerosos murales cerámicos.

Max Ernst

El artista de origen alemán fue uno de los grandes impulsores del movimiento dadaísta y del surrealismo. Entre sus muchas aportaciones, destaca el desarrollo de la técnica del frottage, que consistía en poner un papel sobre un objeto y «frotar» con un lápiz, para reproducir así su textura. Durante la Segunda Guerra Mundial fue encarcelado y, mientras estuvo en prisión, exploró la técnica de la decalcomanía. Celebes, El bosque y la paloma o Europa después de la lluvia II, son algunas de sus obras más reconocidas.

Yves Tanguy

Tras quedar profundamente impresionado por una obra de Giorgio de Chirico, Tanguy decidió dedicarse a la pintura y, de hecho, llegó a convertirse en uno de los integrantes más destacados del grupo surrealista de André Bretón. Un rasgo común en muchas de sus obras es la presencia de figuras amorfas o de aspecto fantasmagórico en paisajes abstractos y vastos. Buenos ejemplos de su estilo único son ¡Mamá, papá está herido!, Lentamente hacia el norte o La muerte acechando a su familia.

¿Te ha gustado nuestra selección de artistas surrealistas? No te pierdas nuestros recopilatorios con los pintores abstractos, barrocos e impresionistas más destacados.

Créditos foto de portada: xeniakenakis en Pixabay

2 comments

  1. Marisol Gonzalez says:

    Muchas gracias por compartir estos pintores surrealistas, me encanta esta corriente artística. Excelente artículo, saludos

  2. Luis Jorge Peñuela Olaya says:

    Muy interesante el artículo, los más importantes, debo confesar que no conocía nada de Ives Tanguy. Debo investigar un poco sobre él, me gusta toda la corriente surrealista, fotógrafos, escritores y obviamente pintores, grabadores y escultores.
    Felicitaciones por la reseña . Un cálido abrazo desde Colombia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close