Close
Guía práctica para visitar la Isla de los Museos de Berlín

Guía práctica para visitar la Isla de los Museos de Berlín

La Isla de los Museos de Berlín es un conjunto único de edificios que albergan 5 museos de renombre internacional. Te contamos todos los detalles sobre estas joyas arquitectónicas y las obras imprescindibles que guardan en su interior.

La Isla de los Museos de Berlín es una de las principales atracciones de la capital alemana. El complejo museístico, construido durante el mandato de los gobernantes prusianos, se encuentra en una isla del río Spree. Desde 1999, forma parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Los objetos de su enorme colección abarcan un amplio período de tiempo, desde la prehistoria hasta el arte del siglo XIX. Pero, ¿cuál es la temática principal de cada museo y cuáles son las obras imprescindibles?

Para que puedas aprovechar al máximo tu próxima visita, hemos creado una pequeña guía de la Isla de los Museos. Sigue leyendo para conocer más en detalle cada museo y las obras más destacadas de cada uno de ellos.

Museo de Pérgamo (Pergamonmuseum)

Viaja hasta Oriente Medio en el mundialmente famoso Museo de Pérgamo. Las grandes reconstrucciones arquitectónicas y los espectaculares hallazgos de Pérgamo han hecho de este museo uno de los más populares de Berlín. El edificio, proyectado por Alfred Messel y construido entre 1910 y 1930, alberga actualmente tres colecciones: la Colección de Antigüedades Clásicas, el Museo del Antiguo Oriente Próximo y el Museo de Arte Islámico.

Comienza tu visita por la Colección de Antigüedades Clásicas. No te pierdas el Altar de Pérgamo, una obra maestra del arte helenístico del siglo II a.C., ni la Puerta del Mercado de Mileto, con su magnífica fachada de 17 metros de altura.

Las atracciones más famosas del Museo del Antiguo Oriente Próximo son la colorida Puerta de Ishtar y la Avenida de las Procesiones de Babilonia, del siglo VI a.C. Gracias a los numerosos objetos en exposición de Oriente Próximo, te sumergirás de lleno en el mundo del antiguo Oriente.

El Museo de Arte Islámico, en la planta superior del Museo de Pérgamo, es una parada imprescindible para descubrir la cultura islámica. La obra más famosa de esta colección es la ornamentada Fachada de Mushatta, proveniente de una residencia califal. La Sala de Alepo también merece la pena.

Antigua Galería Nacional (Alte Nationalgalerie)

¿Te apasiona el arte del siglo XIX? Si es así, la Antigua Galería Nacional es para ti. El museo alberga obras maestras de los artistas franceses y una estupenda colección de pinturas del periodo romántico alemán.

El edificio de la Antigua Galería Nacional, de estilo clasicista y neorrenacentista, se construyó entre 1866 y 1876. Mediante la combinación de elementos arquitectónicos característicos de diferentes tipos de edificios se pretendían ilustrar la unidad de la nación, la historia y el arte. Así, la fachada de la parte superior y las semicolumnas recuerdan a un templo, la escalera monumental a un castillo o a un teatro, y el ábside adosado a una iglesia.

En la primera planta, los visitantes pueden ver una amplia colección de esculturas. En el segundo piso se exponen obras del Romanticismo, el Realismo y el Impresionismo, incluyendo cuadros de Spitzweg, Monet, Renoir, Degas y Cézanne. Una planta más arriba, la exposición continúa con obras de la época de Goethe y del Romanticismo, y con una sala dedicada a Caspar David Friedrich. Además, otro de los grandes atractivos del museo son las exposiciones temporales.

Museo Bode (Bode-Museum)

Si quieres profundizar en la historia de las diferentes culturas de la humanidad, el Museo Bode es el lugar adecuado. Situado al norte de la Isla de los Museos, su magnífica cúpula te guiará hasta él. El edificio neobarroco, encargado por el Kaiser Guillermo II entre 1898 y 1904, alberga una colección de arte desde la antigüedad hasta el siglo XIX.

Aquí se encuentra la Colección de Esculturas, la Colección de Arte Bizantino y el Gabinete Numismático. La colección de escultura, una de las mayores y más antiguas del mundo, cuenta con piezas que van desde la Alta Edad Media hasta el siglo XVIII. La mayoría de las obras proceden de Italia, Francia, España y los Países Bajos, pero también hay ejemplares de los maestros alemanes.

En el Museo de Arte Bizantino, los visitantes pueden admirar una colección diversa y única de obras de arte y objetos cotidianos de los imperios romano y bizantino, que datan del siglo III al XV. Las piezas expuestas proceden de todas las zonas del Mediterráneo antiguo e incluyen desde sarcófagos de la antigua Roma hasta preciosas tallas de marfil u objetos de la vida cotidiana o religiosa provenientes de Egipto.

Y ya por último, el Gabinete Numismático cuenta con más de medio millón de monedas y medallas, desde el siglo VII a.C. hasta el siglo XXI.

Museo Antiguo (Altes Museum)

Viaja hasta la antigüedad clásica en el Museo Antiguo, situado frente a la catedral de Berlín. La arquitectura del edificio, con su armoniosa disposición, su gran escalera y sus 18 columnas jónicas estriadas, nos traslada a la antigua Grecia. El edificio, construido entre 1823 y 1830, fue el primer museo de la isla, y está considerado una obra maestra del clasicismo alemán.

Su amplio atrio, con esculturas de dioses griegos y romanos, es muy parecido al Panteón de Roma. La planta principal, dedicada a la antigua Grecia, repasa el arte griego desde el siglo X hasta el siglo I a.C. Los objetos expuestos van desde pequeñas piezas de terracota hasta grandes esculturas. Una de las obras más conocidas es Praying boy , una estatua original griega realizada en bronce. En la planta superior se exhibe una selección de arte etrusco y romano. Lo más destacado son los retratos de la pareja más famosa de la historia: César y Cleopatra.

Museo Nuevo (Neues Museum)

El Museo Nuevo fue destruido casi por completo durante la Segunda Guerra Mundial. El arquitecto encargado de su reconstrucción, que tuvo lugar entre 1999 y 2009, fue David Chipperfield. En vez de demoler las ruinas del antiguo edificio, Chipperfield optó por construir sobre ellas, dejando al descubierto las “cicatrices de la destrucción”.

En los 8000 metros cuadrados distribuidos en 4 niveles del Museo Nuevo, podrás sumergirte de lleno en la historia cultural de nuestros antepasados, desde el antiguo Egipto, pasando por la Edad Media o la Edad de Piedra. La colección egipcia y la colección de papiros se encuentran entre las más populares del museo. El objeto más famoso es, sin duda, el busto de Nefertiti, realizado entre 1353 y 1336 a.C., ya que está considerado uno de los tesoros artísticos más importantes del antiguo Egipto.

El Museo de Prehistoria e Historia Temprana cuenta con más de 6000 piezas arqueológicas que datan de la Edad de Piedra hasta la Edad Media, procedentes de toda Europa y parte de Asia. No te pierdas el Sombrero de oro de Berlín, de 74 cm de altura, de la Edad de Bronce, ni el cráneo neandertal de Le Moustier, de la Edad de Piedra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close