Close
7 de los museos más pequeños del mundo

7 de los museos más pequeños del mundo

Para visitar algunos museos hace falta una semana entera, mientras que en otros… bastan diez minutos. Musement te lleva a descubrir siete de los museos más pequeños del mundo.

Cuando piensas en una visita a un museo, lo primero que te viene a la mente quizás es la experiencia de pasar un montón de horas dando vueltas por los pasillos de venerables instituciones como el Louvre, los Museos Vaticanos o la Galería Uffizi. Primero le pones un interés genuino, pero poco a poco tu motivación va disminuyendo y te empiezan a doler los pies de todo lo que has andado admirando hileras interminables de obras de arte. No hay duda de que por lo menos lleva medio día visitar uno de estos enormes museos, que albergan un gran elenco de arte inmensurablemente valioso. Con todo, hay museos que puedes visitar en tan solo unos minutos, en los que, a veces, ni tienes suficiente espacio para moverte, aunque esto no significa que sean menos fascinantes.

Echamos un vistazo a algunos de los museos más pequeños del mundo.

1. Museo Etnográfico de Dzepciste

Los museos etnográficos son fuentes realmente valiosas para descubrir la historia, la cultura y el folklore de un sitio en particular. En el pueblo de Dzepcite, en Macedonia, puedes visitar el museo etnográfico más pequeño del mundo, que a la vez es uno de los más originales en su especie. Simeon Zatlev ha pasado toda su vida coleccionando objetos, herramientas, piezas de artesanos locales y varios objetos de interés como joyas, relojes y hasta el vestido de novia de su querida madre, que tiene casi un siglo de antigüedad, lo que lo convierte en una verdadera pieza histórica. Simeon Zatlev no es solo el creador, comisario y propietario de este museo que está en su casa, también te va a acompañar durante la visita para compartir contigo la historia que hay detrás de cada pieza de la colección del museo.

2. Mmuseumm, Nueva York

Este antiguo taller de trajes de Broadway se ubica entre Tribeca y Chinatown en un hueco de ascensor abandonado: ¿qué podría plasmar el estilo neoyorquino mejor que esto? El Mmuseumm de Cortlandt Alley ha albergado exposiciones de artefactos modernos, objetos cotidianos, etc. Cabe destacar sus exposiciones sobre religión: Religión moderna, Falsificaciones en Venezuela y Nada es perfecto. Después de haber cerrado un tiempo, el museo está a punto de reabrir para su séptima temporada, mostrando arte conceptual que es particular en su género.

3. Edgar’s Closet, Alabama

Los amantes de la literatura y el misterio no se pueden perder este museo dedicado al gran escritor Edgar Allan Poe en Tuscaloosa, Alabama. Situado dentro de un armario de un instituto, el museo solamente ocupa dos metros cuadrados, y logra albergar un gran número de objetos (¡más de 2000!), incluyendo obras de arte, dibujos y otros objetos de interés, todos dedicados a Edgar Allan Poe.

4. The World’s Smallest Museum, Arizona

Esta es una parada que no te deberías perder si haces un viaje por carretera por Estados Unidos. En Superior, Arizona, dentro de la Ruta 66, puedes encontrar el llamado “museo más pequeño del mundo”, que, aunque ya no ostenta este récord, es en efecto diminuto: solo mide 12,5 metros cuadrados, donde puedes encontrar objetos domésticos antiguos, cancioneros originales de los Beatles y lo más importante: la mayor lágrima apache del mundo. Las lágrimas apaches son piedras volcánicas redondas que vienen de la montaña con el nombre de Apache Leap, el histórico sitio de la trágica masacre de los guerreros apaches. Según una leyenda indígena, se cree que estas piedras poseen propiedades curativas.

5. Phone Box Art Gallery, Reino Unido

Las cabinas telefónicas del Reino Unido se han convertido en iconos indiscutibles, gracias a su inconfundible color rojo, que las hace perfectas para las fotos, postales e Instagram. Sin embargo, en Barningham (Yorkshire del Norte) encontrarás una cabina telefónica de color verde (una de las cinco que hay en todo el Reino Unido) que data del 1920 y que está protegida debido a su valor histórico y cultural. El artista local John Hay la ha decorado con objetos de la Primera Guerra Mundial, como un sombrero de hojalata, mapas de batalla, periódicos y otros coleccionables.

6. Tiny E’s Museum, Carolina del Norte

Este no es el típico pequeño museo itinerante: es un museo sobre el mismísimo “Rey”, Elvis Presley. El antiguo tráiler convertido en museo está repleto de fotos, coleccionables (como los zapatos de ante azul) y otros objetos importantes relacionados con la carrera de Elvis. El museo recorre una ruta que empieza en Penrose, Carolina del Norte, y pasa por Tupelo, Memphis, Las Vegas y Hawaii.

7. Mimumo, Monza

La Casa della Luna Rossa (Casa de la Luna Roja), una de las casas más antiguas de Monza, dispone de un museo de tan solo 2,29 metros cuadrados abierto los 365 días del año, las 24 horas del día. Fue concebido para exhibir ideas y como espacio para exposiciones de jóvenes artistas emergentes y los ya conocidos: una idea genial del arquitecto Luca Acquati.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close