Close
La vuelta al mundo en ocho bares de jazz

La vuelta al mundo en ocho bares de jazz

Descubre los mejores sitios del mundo donde disfrutar del jazz.

¿Qué es el jazz? Ritmo e improvisación, claro, pero también salas íntimas llenas de humo escondidas detrás del contador de una tienda de comestibles, una copa de whisky con hielo, el olor de buenos puros, los colores vibrantes y la gente de todos los ámbitos en las calles de Nueva Orleans.

Todo esto, y más, es parte del legado del jazz desde que surgió en Nueva Orleans a principios del siglo XIX gracias a la mezcla única de culturas y tradiciones de la ciudad.

Descubre ocho clubs de jazz de todo el mundo donde puedes sumergirte en los ritmos del jazz y sus sorpresas interminables.

1. Blue Note, Milán

Un lugar básico para todos los fans del jazz de Milán o de donde sea. Grandes artistas de todo el mundo se turnan en el escenario del Blue Note, experimentando con cualquier género y estilo de jazz. Este elegante establecimiento está ubicado en el barrio Isola, una de las zonas más de moda de la ciudad. Puedes cenar mientras escuchas música exquisita, o comer algo después del espectáculo en uno de los numerosos restaurantes de los alrededores.

2. Café Carlyle, Nueva York

Como te puedes imaginar, Nueva York está repleto de clubes de jazz: hay un montón de géneros y tradiciones, y cada barrio de la ciudad ofrece sus propios clubes con particularidades únicas. Entre ellos, el que despierta la mayor curiosidad (ya que es de lujo tanto para los fans de la música como del cine) es el café del Hotel Carlyle, el Café Carlyle, que ofrece a sus clientes música en directo y espectáculos de cabaret cada noche, tanto de artistas habituales como de invitados especiales.

3. Spotted Cat Music Club, Nueva Orleans

¡Nueva Orleans es una verdadera joya del mundo del jazz! A pocos pasos del legendario Barrio Francés hay un club clásico para los amantes del jazz y del blues. El Spotted Cat Music Club ofrece una atmósfera particular, que es festiva y animada en el auténtico estilo de Nueva Orleans. Aquí, las actuaciones en directo van desde jazz moderno tradicional a blues, funk, klezmer y muchos otros estilos.

4. Green Mill Cocktail Lounge, Chicago

Cuando se trata de auténticos bares clandestinos de la era de la prohibición, no se puede pasar por alto el Green Mill Cocktail Lounge de Chicago, fundado en 1907, que se convirtió en un conocido bar clandestino en los años 20 y tuvo un importante papel en el enriquecimiento de la escena del jazz de principios del siglo XX. El establecimiento prohíbe los teléfonos móviles, por lo que los clientes pueden concentrarse totalmente en la música, haciendo un bonito viaje en el tiempo.

5. Paris Cat Jazz Club, Melbourne

Ubicado en una de las famosas callejuelas de Melbourne, el ambiente del Paris Cat Jazz Club viene directamente de la capital francesa: cada elemento irradia el viejo encanto de París de los años 20 y 30. Este acogedor establecimiento tiene dos salas distintas que crean una atmósfera íntima, perfecta para escuchar a los artistas de jazz reconocidos internacionalmente que actúan aquí.

6. Caveau de la Huchette, París

De una atmósfera parisina, nos vamos al mismo París. El escenario del Caveau de la Huchette ha visto tocar a artistas de la talla de Sidney Bechet, y un buen número de escenas de La la land, nominada a la mejor película del 2017 (¡casi gana!), fueron rodadas aquí.

7. Ronnie Scott’s Jazz Club, Londres

Este es uno de los clubes de jazz más destacados y duraderos de Londres. Fundado en 1959 por el músico del mismo nombre, Ronnie Scott’s Jazz Club ha prestado su escenario a muchos artistas extraordinarios: Miles Davis, Chet Baker, Ella Fitzgerald y hasta Jimi Hendrix han actuado aquí. Su rica historia ayuda al lugar a mantener su atmósfera auténtica, aunque es uno de los clubes más populares de Londres, frecuentado por oriundos y viajeros.

8. Porgy & Bess, Viena

En la capital austríaca, encontrarás un club bautizado en honor al conmovedor musical de Gershwin, Porgy & Bess, que cuenta la historia de afroamericanos en una ciudad imaginaria de Charleston en los años 30. La banda sonora incluye números de blues increíbles que se han ganado un lugar en la historia de la música. Este sala de conciertos de Viena también cuenta con una tienda de música, una galería, un restaurante y un estudio de grabación, y una de las mejores cosas de este sitio es que está gestionado por una organización benéfica que tiene como misión combinar las formas de jazz más tradicionales con los estilos de jazz contemporáneos de las últimas tendencias corrientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close