Close
Los 15 monumentos y lugares más emblemáticos de Bélgica

Los 15 monumentos y lugares más emblemáticos de Bélgica

Desde la famosa plaza Grote Markt de Amberes hasta la pintoresca ciudad de Dinant o la exuberante naturaleza de Ardenas… descubre 15 monumentos y lugares emblemáticos de Bélgica.

Bélgica es un popular destino de vacaciones entre los apasionados de la historia, la cultura y la naturaleza: más de 3000 castillos, numerosas ciudades históricas como Bruselas y Amberes, kilómetros de costa, naturaleza en estado puro…. y, por supuesto, no podemos olvidarnos de la gastronomía belga. El país es un auténtico paraíso para los amantes del chocolate y los mejillones.

Para ayudarte a preparar tu próxima escapada, hemos elaborado una lista de 15 monumentos y lugares emblemáticos de Bélgica.

1. Grand Place, Bruselas

La Grand Place (Grote Markt en flamenco) es el símbolo de Bruselas. Fue declarada Patrimonio Mundial de la Unesco en 1998 y es uno de los lugares de visita obligada en el país. Aquí se encuentran un gran número de edificios históricos con hermosas fachadas, como el Ayuntamiento y la Casa del Rey. Esta última, de estilo neogótico, acoge en la actualidad el Museo de la Ciudad de Bruselas. Y por si esto fuera poco, a unos cinco minutos a pie se encuentra el icónico Manneken Pis.

2. Atomium, Bruselas

Otro icono no solo de Bruselas, sino de todo el país, es el Atomium, construido en el año 1958 para la exposición universal. Hoy en día, es uno de los lugares más visitados de Bélgica. Las nueve enormes esferas representan un átomo de hierro ampliado 165 000 millones de veces. La estructura es un símbolo de la importancia de la ciencia en el mundo moderno. De las nueve esferas de 18 metros de diámetro es posible visitar cinco.

3. Palacio Real, Bruselas

El Palacio Real se encuentra en la plaza Place des Palais, junto al Parque de Bruselas. Aunque los reyes belgas ya no viven aquí, sigue siendo una de las sedes oficiales de la monarquía, en donde se celebran muchas audiencias, ceremonias y recepciones reales. La construcción de este imponente palacio se llevó a cabo entre 1820 y 1826. El espectacular edificio tiene nada menos que cinco plantas, tres patios y un gran jardín. Si quieres ver con tus propios ojos algunas de sus estancias más espectaculares, como el Salón del trono, el Salón de los Espejos o la Gran Escalinata, recuerda que el palacio tan solo está abierto al público desde finales de julio hasta finales de agosto.

4. Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica, Bruselas

No se trata de un único museo, sino de un conjunto de seis museos que forman parte de los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica: el Museo de Arte Antiguo, el Museo del Fin de Siglo, el Museo de Arte Moderno, el Museo Wiertz, el Museo Meunier y el Museo Magritte. Los seis centros de arte están repartidos por el centro de Bruselas; pero el Museo de Arte Antiguo y el Museo de Arte Moderno se encuentran en el mismo edificio. La colección total de estos museos cuenta con unos 20 000 dibujos, pinturas y esculturas que datan del siglo XV hasta la actualidad. El conjunto de obras nacionales e internacionales ofrecen una interesante visión del desarrollo y evolución de la historia del arte.

5. El Castillo de los Condes, Gante

El Castillo de los Condes de Gante es probablemente una de las fortalezas más famosas de Bélgica, y razones no le faltan. La imponente construcción parece sacada de un cuento de hadas y es el único castillo medieval flamenco que todavía conserva el sistema de defensa prácticamente intacto. Durante las visitas al castillo, se pueden ver las murallas, la portería, los establos, la torre del homenaje y la residencia del conde.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Robin Meuleman (@robin_meuleman)

6. Castillo de Walzin, Dinant

El segundo castillo en nuestra lista es uno de los lugares más bellos de Bélgica. Aunque desgraciadamente no se puede visitar, su espectacular ubicación y el maravilloso paisaje que lo rodea son todo un espectáculo para la vista. La fortaleza, que data del siglo XI, se levanta imponente en la cima de una roca escarpada sobre el río Lesse. Aunque no esté abierto al público, puedes disfrutar de un paseo en canoa por el río y admirar la estructura desde abajo.

7. El campanario de Brujas

Además de por los castillos, Bélgica también es famosa por sus campanarios. De hecho, desde 1999, 26 campanarios flamencos y 6 valones forman parte del Patrimonio Mundial de la Unesco por su importancia arquitectónica. El campanario de Brujas se encuentra en Grote Markt, la popular plaza situada en el centro histórico de la ciudad. Esta hermosa torre, que data del siglo XIII y mide 83 metros de altura, es una de las más conocidas del país y, sin duda, una parada imprescindible en Brujas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Katrien Dujardin (@travel_kate74)

8. Los canales de Brujas

Otro icono de Brujas son los canales que atraviesan la ciudad. Debido a estos canales y a los numerosos puentes que los cruzan, la ciudad recibe el apodo de la Venecia del Norte. Una de las experiencias más populares entre los viajeros que visitan Brujas son los cruceros en barco, ya que así pueden descubrir los lugares de interés más importantes desde el agua. Si visitas la ciudad en verano, podrás disfrutar de un merecido descanso en una de las muchas terrazas que encontrarás a lo largo de los canales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Seb Dee (@sebbydee)

9. Ardenas

De la ciudad, pasamos a la naturaleza. La región de Ardenas es el lugar perfecto para relajarse durante unos días y, sin duda, uno de los sitios más bellos de Bélgica. Famosa por sus colinas repletas de densos bosques, es el destino ideal para practicar senderismo, ciclismo o simplemente para perderse en sus pintorescos pueblos. En la zona de Hautes Fagnes, las colinas pueden llegar a alcanzar los 600 metros de altura, y los alrededores del río Ninglinspo también son un lugar maravilloso para pasear.

10. La playa de Knokke-Heist

Bélgica cuenta con unos 65 km de costa, con hermosas playas en las que relajarse durante el verano o dar bonitos paseos en los meses de invierno. Una de nuestras playas preferidas es la de Knokke-Heist. Se puede caminar directamente hasta la playa desde el centro de la ciudad y es perfecta para visitar en familia.

11. Grote Markt y centro histórico, Amberes

Otra ciudad polifacética y popular es Amberes. Es el destino ideal para un fin de semana largo, ya que tiene una gran oferta cultural, histórica y gastronómica. Para empaparte del ambiente auténtico de la ciudad, una de las primeras cosas que debes hacer cuando llegues a Amberes es pasear por el centro histórico. En la famosa plaza Grote Markt, encontrarás el ayuntamiento, varios edificios históricos y terrazas acogedoras.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Elena Wolff (@elena__wlff)

12. La estación central de Amberes

Otro lugar imprescindible de Amberes es la estación central. Aunque no tengas pensado coger el tren, te recomendamos encarecidamente que te acerques hasta aquí. Considerada como una de las estaciones de tren más bonitas del mundo, seguro que su gran cúpula y los enormes arcos de hierro no te dejarán indiferente.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Loving_belgium (@loving_belgium)

13. Casa Rubens, Amberes

¿Te apasiona el arte? Si es así, no te pierdas la Casa Rubens, situada en el centro de Amberes. Este edificio fue el hogar del artista Peter Paul Rubens en el siglo XVII. El pintor contaba con un gran taller en su casa, en el que no solo trabajaba, sino donde también enseñaba el oficio a sus aprendices. La Casa Rubens abrió al público en 1946 con el objetivo de dar a conocer la vida del artista, así como sus obras barrocas.

14. Dinant

La pintoresca ciudad de Dinant se encuentra en el valle del Mosa. Dinant es especialmente conocida por su ciudadela, a la que se puede llegar en teleférico o subiendo la escalera más grande de Bélgica, ¡con 408 peldaños! Además, la colegiata de Nuestra Señora de Dinant y la abadía de Leffe también merecen una visita. Por otro lado, en el río Mosa se pueden realizar actividades acuáticas y paseos en barco.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MH Photogrvphy (@mhphotogrvphy)

15. Durbuy

Aunque no sea realmente cierto, a menudo, se suele decir que Durbuy es «la ciudad más pequeña del mundo». Situada en las Ardenas, su centro urbano se remonta a la Edad Media, lo cual explica su romántico aspecto. Además, como se encuentra en un valle montañoso, las vistas son impresionantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close