Close
Guía para un fin de semana en Atenas

Guía para un fin de semana en Atenas

¿Te vas a Atenas a pasar un par de días o un fin de semana largo? Musement ha preparado una guía para que saques el máximo partido a la capital griega.

Dicen que todos los caminos conducen a Roma, pero se podría decir lo mismo de Atenas. Apodada “la cuna de la civilización occidental”, Atenas es una animada metrópolis repleta de historia, cultura y días soleados.

Las primeras palabras que vienen a la cabeza cuando pensamos en la capital griega suelen ser Acrópolis, yogur, café griego, edificios blancos, queso feta, olivas, dioses, diosas y la puerta de entrada a las islas griegas. Pero todo esto solo es la punta del iceberg.

Elegantemente animada, discreta y seductora a la vez, la capital griega es tan honesta como llamativa, un sueño hecho realidad para los amantes del mundo clásico. Desde el embriagador perfume de los naranjos a la agradable cacofonía del bullicio, pasando por una gastronomía brillante, Atenas es todo un mundo de sensaciones. ¡Hay un montón de cosas que hacer! A continuación te damos algunos consejos para pasar un fin de semana en la ciudad.

1. Pasea por las ruinas

El Partenón es el emblema indiscutible del Acrópolis y uno de los lugares más icónicos de Grecia, pero este antiguo templo de Atenea, la diosa de la sabiduría, la guerra y la artesanía, es solo una parte de este antiquísimo enclave. El excelente Museo del Acrópolis abrió en 2009 y acoge una colección de artefactos encontrados en el lugar de excavación.

Ubicada en las tierras y montes que conducen al Acrópolis, el Ágora antigua fue el corazón de la vida en la ciudad, un centro comercial y de reunión para hablar de política, de negocios, etc. No te pierdas la reconstrucción de la Estoa de Átao, sede de un museo arqueológico, y el bien conservado Hefestión (o templo de Hefesto), construido en el siglo V a.C. Aunque no es tan antiguo como alguno de sus vecinos, la iglesia de los Santos Apóstoles es una bellísima estructura bizantina del siglo XIII que permanece intacta.

Otras ruinas que se pueden encontrar por la ciudad incluyen el Odeón de Herodes Ático, la colina de Filopapos (con un monumento del siglo II), el templo de Zeus Olímpico y el estadio Panatenaico, del siglo VI a.C. pero excavado a finales del siglo XIX y restaurado para acoger varios juegos Olímpicos. Una forma de ver todos estos lugares en poco tiempo es haciendo un recorrido en bicicleta. Una vez hayas cubierto el cupo de ruinas, relájate en el Jardín Nacional.

2. Ve más allá del barrio de Plaka

Ubicado a los pies del Acrópolis, Plaka, con sus callejuelas, escaleras, colores y tiendas donde encontrarás baratijas contra el mal de ojo es el encantador corazón del centro histórico. Si bien Plaka nos encanta y no tenemos nada en contra de este barrio, es sin duda la parte más turística de la ciudad, por lo que te recomendamos explorar otros rincones.

Psyrri es conocido por sus adorables terrazas, donde tomar un café o comer, y también acoge el animado Mercado Central, un lugar frenético donde los vendedores venden la captura del día, carne fresca, especias y demás.

El Pireo, el puerto donde amarran los cruceros y desde donde salen los ferris para las islas griegas, también es bastante turístico, pero aún así tiene mucho que ofrecer, como el Museo de Arqueología y la colección de arte moderno de la Galería Municipal de Arte. ¡También tiene su propio mercado! Es bastante fácil llegar con el bus turístico.

Koukaki, no muy lejos de Plaka, alberga el museo de arte contemporáneo, una gran variedad de cafeterías, restaurantes y bares y además goza de un fantástico ambiente relajado. La plaza Síntagma, donde se ubica el Parlamento, está flanqueado por hoteles fabulosos. Pásate el domingo a las 11 de la mañana para poder ver la ceremonia del cambio de guardia.

3. Explora la ciudad de noche

Contemplar cómo el sol se funde en el horizonte detrás del Acrópolis es una magnífica experiencia, así como ver el Partenón iluminado a lo alto de la colina una vez se ha puesto el sol. Pero estos no son los únicos sitios majestuosos de Atenas cuando cae la noche. Las tradicionales tabernas cobran vida con música bouzouki, en algunos sitios tocan música rebético, puedes tomar una copa en azoteas de bares como The Zillers, Hytra o Couleur Locale y, en verano, asistir a una actuación al antiguo teatro de Herodes Ático. Atenas es famosa por su vida nocturna, por lo que a los fiesteros y amantes de la noche les van a gustar clubes como Enzo di Cuba, Kitty Cat y Dybbuk.

4. Come

La cocina griega es emblemáticamente mediterránea: se caracteriza por el uso de verduras frescas, aceite de oliva, carne, queso y, por supuesto, marisco. Desde restaurantes de lujo a otros mucho más informales, hay un montón de sitios donde disfrutar de la mejor cocina griega. Los viajeros sibaritas no se querrán perder Hytra, un restaurante con estrella Michelin que sirve platos griegos clásicos con un toque contemporáneo y que es famoso por su menú degustación de diez platos. El Varoulko Seaside, situado en el Pireo y también con estrella Michelin, brinda una experiencia gastronómica inolvidable. Funky Gourmet, un moderno restaurante con dos estrellas Michelin, va a reabrir este invierno.

Las tabernas también son obligatorias, algunas de las mejores incluyen Diporto Agoras, Marathonitis, Kalderimi y Klimataria. Puedes degustar mezes típicos (tapas) como hojas de parra rellenas y saganaki (queso frito), así como varias preparaciones a base de pescado y carne, como pulpo o cordero. Para comer gyros ve a O Kostas o Pan. Koutrompas & Co O.E. Para probar los platos típicos de Creta, visita I kriti.

Y no te olvides de pasar por algunas panaderías a por dulces griegos como baklava, galaktoboureko y havla. Puedes comprarlos en la icónica Belle Vue, Metropolitikon y Ta Gioulia.

Por último, pero no menos importante, ¡no puedes irte sin probar el yogur griego en su lugar de origen! Algunos de los mejores sitios para hacerlo incluyen Stani, Galaktokomika Karyas y Bakogiannis.

También puedes hacer una clase de cocina en Atenas para aprender todos los trucos de la cocina griega.

5. Bebe

El vino griego es increíble, no dejes pasar la oportunidad de catar el Assyrtiko o el Moschofilero en uno de los animados bares de vino, como Vintage, By the Glass, Oinoscent y Winepoint. Los amantes de los cócteles deberían ir a dos bares que forman parte de la Lista de los Mejores 50 del Mundo: Baba Au Rum (22) y The Clumsies (7). Y hablando de beber, no te pierdas el café. El griego es un café especialmente fuerte con el poso en el fondo de la taza, preparado en un cazo especial llamado briki. ¡Y es obligatorio probar el ouzo! Puedes degustar este licor anisado en Bretto’s Bar, la destilería más antigua de Atenas, fundada en 1909.

6. La Riviera de Atenas

Dado que Atenas se sitúa en el Adriático, no debería sorprender que las playas turquesas no sean solo un lugar para relajarse sino también un auténtico paraíso. La zona costera al sur de Atenas empieza en el Pireo y algunas de las mejores playas para tomar el sol incluyen Edem (la playa más próxima al centro de la ciudad), Voula, Astir, Anavissos, Varkiza y la magnífica Suonion, el último pueblo de esta zona. También por aquí se encuentran las aguas terapéuticas del lago Vouliagmeni, otro lugar imperdible.

7. Excursiones de un día

Si te alojas en Atenas y quieres salir de la capital griega por un día, puedes ir a una de las islas cercanas, como Milos o Kythira, o visitar sitios de la península como Delfos, el lugar del famoso oráculo; la antigua Olimpia, donde empezaron los Juegos Olímpicos en el 776 a.C., y la antigua Messene, un sitio arqueológico destacado en la península del Peloponeso. Y, por supuesto, el cabo Suonion, que a parte de la maravillosa playa que ya hemos mencionado, acoge el Templo de Poseidón.

https://www.instagram.com/p/Bz04XkXhR-X/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close