Close
Los 10 castillos más embrujados del mundo

Los 10 castillos más embrujados del mundo

Desde un palacio espeluznante encima de la puerta del infierno a una fortaleza que fue habitada por una niña con el pelo azul, pasando por un edificio abandonado frecuentado por una criatura con hedor a sulfuro, Musement te lleva a diez de los castillos más embrujados del mundo.

Te traemos diez de los castillos más encantados del mundo. Para saber dónde encontrar a la mujer de verde, andar por donde se hacían horripilantes cazas de brujas, buscar a un tamborilero sin cabeza y más, continúa leyendo… si te atreves. (¡Ja, ja, ja!)

1. La Torre de Londres

La silueta de Londres yuxtapone lugares icónicos como el Puente de la Torre y la Catedral de San Pablo con adiciones nuevas tales como el Tate Modern y el rascacielos The Shard, pero hay una construcción que ha sobrevivido a los siglos: la Torre de Londres. Esta antigua residencia real y prisión del siglo XI ha sido testigo de siglos de muerte, destrucción y tortura, por eso no debería sorprender que sea uno de los castillos más embrujados del mundo. En 1536, Anne Boleyn, la segunda mujer de Enrique VIII, por desgracia perdió su cabeza en este sitio, y dicen que su fantasma se pasea por el castillo (con la cabeza intacta). También cabe destacar la misteriosa desaparición de dos príncipes, Eduardo V y su hermano Ricardo, en 1483. Se cree que su tío Ricardo III les mató, ya que se interponían a su nombramiento al trono. Se les ha visto dando vueltas por la Torre Sangrienta en pijama y también jugando por la propiedad. Algunos visitantes hasta han confirmado haber oído sus risas haciendo eco en los muros del palacio.


La Torre de Londres

2. Castillo de Houska, República Checa

El Castillo de Houska, un castillo gótico del siglo XIII, está situado unos 50 km al norte de Praga. Lo que hace especial el Castillo de Houska es que está construido alrededor de un agujero sin fondo que se cree que es la puerta del infierno. Una historia escalofriante cuenta que una vez se ofreció amnistía a un prisionero a cambio de que bajara por el agujero y regresara para contar lo que había visto. Después de un largo periodo de silencio, este empezó a gritar y salió del agujero con el pelo blanco y completamente loco. Desgraciadamente murió poco después. Las otras personas que también se han arriesgado a descender por el agujero han sufrido las mismas consecuencias. Dado que se construyó para ahuyentar a los demonios, el castillo nunca ha sido habitado, aunque los nazis sí que se afincaron en este lugar para llevar a cabo algunos de sus malvados experimentos. Además, se han visto criaturas demoníacas volando por el edificio, y también a una mujer de blanco en la ventana. Para poner los pelos de punta.


El Castillo de Houska; foto: Mirek256

3. Castillo de Montebello, Italia

La leyenda de Azzurina es la desgarradora historia de Guendolina, una niña albina que vivía en el Castillo de Montebello con sus padres. Como en aquel entonces el albinismo era considerado un estigma, la madre de Guendolina le teñía el pelo con hierbas naturales que le daban un tono azulado: así fue como se ganó el apodo de Azzurina. La niña tenía prohibido salir del castillo y estaba bajo la supervisión constante de unos guardias nombrados especialmente para esta labor. Se dice que murió el 21 de junio de 1375 después de que nunca volviera de buscar su pelota del sótano. Sí, es misterioso, pero se cree que el culpable fue su padre. Parece que se podían oír los gritos de la niña durante los siguientes solsticios de verano.


Castello de Montebello, Italia

4. Castillo de Brissac, Francia

Ubicado en el Valle del Loira, el Castillo de Brissac (del siglo XI y el más alto de Francia) fue el escenario de un doble asesinato horripilante que ocurrió en el siglo XV. Jacques de Breze apuñaló a su infiel mujer Charlotte y al amante de esta, Pierre de Lavergne, cuando les descubrió. Jacques de Breze acabó por abandonar el castillo para siempre porque, aunque físicamente los dos enamorados se habían ido de este mundo, sus fantasmas permanecían ahí y lo perseguían con sus gemidos. No obstante, hace tiempo que no se ha visto a Pierre, ya que se cree que se fue, pero la “mujer de verde”, que supuestamente es Charlotte, es el fantasma residente del castillo. Normalmente se la ve en la sala de la torre de la capilla.


Castillo de Brissac, Francia

5. Castillo de Bran, Rumania

El Castillo de Bran data del siglo XIII y cumple con toda la sabiduría popular alrededor de los fantasmas y más. Solo con mirar sus torres sobresaliendo en los Cárpatos ya es todo un presagio. En Drácula de Bram Stoker, el conde que chupaba sangre (inspirado por el brutal rey Vlad Tepes, sediento de sangre) vive en un castillo que tiene un parecido sorprendente al de Bran. Como resultado, este castillo se ha ganado el apodo de Castillo de Drácula, aunque Bram Stoker nunca pisó Rumania. La región aprovecha al máximo esta conexión tematizándolo todo al estilo Drácula, aunque sí es verdad que se ha registrado actividad paranormal en el sitio. Hoy en día, el castillo es un museo que acoge el arte y el mobiliario de su última habitante, la Reina María, quien se cree que embrujó el castillo. Después de que muriera, metieron su corazón en una caja de oro guardada en la capilla. La leyenda cuenta que si subes hasta la cima de la torre más alta del castillo en una noche de luna llena, su fantasma te arrojará a la muerte. Nota: A pesar de lo que puedas leer, Vlad Tepes no vivió en el Castillo de Bran; sí que residió en Rumania, pero fue en el Castillo Poenari.


Castillo de Bran o ”Castillo de Drácula”, Rumania

6. Castillo de Edimburgo, Escocia

El Castillo de Edimburgo emite una vibración siniestra desde lo alto del acantilado, alzándose amenazador sobre la capital escocesa. Se trata de una de las construcciones más encantadas en una de las ciudades más encantadas del mundo. El Castillo de Edimburgo cuenta con un ecléctico elenco de personajes sobrenaturales que residen en él. Durante un día cualquiera se puede ver a un gaitero fantasma, un tamborilero sin cabeza, prisioneros franceses de la Guerra de los Siete Años y prisioneros coloniales de la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos. Ojo: puede que experimentes una bajada de temperatura repentina o que sientas algo (¿o alguien?) rozándote o tirándote de la ropa. En 2001, tuvo lugar en este sitio una de las investigaciones de hechos paranormales más importantes de la historia.

 


Castillo de Edimburgo, Escocia

7. Castillo de Leap, Irlanda

Este castillo del siglo XIII construido por el clan O’Bannon ha salido en prácticamente todos los programas televisivos sobre cazafantasmas y actividad paranormal. Durante el siglo XV, un hombre mató a su hermano, que era sacerdote, mientras este celebraba una misa en la que posteriormente recibiría el apodo de “Capilla Sangrienta”. Con el paso de los años, en este lugar se encarceló, se torturó y se ejecutó a muchas personas. Durante los trabajos de restauración, se sacaron tres carretadas de huesos humanos y un reloj de bolsillo de un calabozo de suelo punzante. Por si no fuera poco, una chica llamada Emily se cayó de la torre más alta en la década de 1600 y su fantasma a menudo se ve recreando su fatal caída, aunque desaparece antes de llegar al suelo. Otros fantasmas incluyen un espíritu en forma de oveja con la cara descompuesta que huele a sulfuro; un hombre corpulento que se ha visto en la casa del sacerdote que se destruyó en 1922; la “mujer de rojo” que lleva una daga alzada como si estuviera a punto de acuchillar a alguien, y muchos otros. Visitas solo con reserva previa.


Castillo de Leap, Irlanda; foto: D. Brands

8. Castillo de Moosham, Austria

Salem, en Massachusetts, no fue la única ciudad en la que tuvo lugar una cacería de brujas; en Austria hubo una que aun fue más cruel y sangrienta. El arzobispo de Unternberg encarceló a muchas mujeres y niñas sospechosas de brujería en el Castillo de Moosham, donde fueron torturadas y asesinadas de la forma más espantosa y repugnante que se pueda imaginar. Se cree que muchos de sus espíritus vagan por este castillo del siglo XII. Nadie sabe del cierto cuántas mujeres murieron, pero se cree que fueron más de 10.000. Actualmente, el castillo se ha convertido en un museo que conserva muchas estancias en su estado original, y algunos visitantes han afirmado haber sido testigos de apariciones delante de sus propios ojos. Muchos han percibido una presencia a su lado y otros han manifestado haber sentido a alguien que les tocaba mientras hacían la visita.


Castillo de Moosham, Austria

9. Castillo de Frankenstein, Alemania

Este es otro castillo que canaliza la era dorada de la literatura góticorománica inglesa. Se cree que el Castillo de Frankenstein inspiró la icónica novela de Mary Shelley Frankenstein. Los vestigios de este castillo del siglo XIII miran a Darmstadt, y su nombre hace referencia a la antigua tribu germánica llamada “Frank”, mientras que stein es un vocablo del alemán actual. El fantasma de Johann Konrad Dippel embruja el castillo, un médico y alquimista que también se dedicaba a robar cadáveres. Quería resucitar a los muertos creando un elixir para la inmortalidad a partir de diversas partes de los cadáveres. Irónicamente (aunque no nos extraña) su poción le mató en 1734. Normalmente está sentado en el tejado de la capilla entre Navidad y Año Nuevo.


Castillo de Frankenstein, Alemania

10. Castillo de Reszel, Polonia

Este edificio gótico de ladrillo rojo al principio puede parecer cálido y acogedor, pero ocurrieron cosas aterradoras dentro de los muros del castillo de Reszel. Una mujer llamada Barbara Zdunk estaba cautiva en este lugar después de que la acusaran de incendio provocado y brujería en 1807. La quemaron en la estaca cuatro años después, habiéndola torturado y atormentado durante tiempo. Dicen que dio a luz a varios bebés, aunque nadie sabe qué fue de ellos, y se cree que su espíritu y el de los niños aún vagan por las mazmorras. Aunque no está claro si practicaba brujería, dicen que fue la última persona ejecutada por brujería en Europa. Hoy, el Castillo de Reszel es un hotel. Si duermes aquí, atente a las consecuencias… Te aconsejamos que reserves una habitación lo más alejada posible de las mazmorras.


Castillo de Reszel, Polonia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close