Close
5 de los mejores trayectos nocturnos en tren por Europa

5 de los mejores trayectos nocturnos en tren por Europa

En lugar de contar ovejitas, cierra los ojos frente a los hermosos paisajes europeos que verás transcurrir en uno de estos cinco trayectos nocturnos en tren por Europa.

En una época en la que la inmediatez y la velocidad imperan, el viajar lento está retomando fuerza estableciéndose como tendencia. Tomarse el tiempo de ir despacio y sumergirse en una nueva cultura es lo que busca el slow travel, y un trayecto nocturno en tren encaja bastante bien con esta filosofía. A parte de añadir un toque retro y emocionante a tu viaje, viajar en tren nocturno te ahorrará el coste de una noche de hotel y también tu valioso tiempo. Hasta puedes conocer a otros viajeros con los que enriquecerte gracias al intercambio social y cultural. Y no olvides que los trenes son mucho más respetuosos con el medio ambiente que los coches y los aviones.

Así pues, en lugar de coger un vuelo en el que no te de ni tiempo a abrir un libro entre el despegue y el aterrizaje, ¿por qué no viajar en tren de noche? Duérmete en París con un macaron en la mano y despiértate junto a la laguna de Venecia para saborear un capuchino en la plaza de San Marcos. Deja atrás Madrid mientras sigues extasiado tras haber contemplado el Guernica de Picasso y llega a Lisboa al amanecer, para luego relajarte en la playa degustando un pastel de nata. Aquí tienes cinco trayectos nocturnos en tren por Europa que vale la pena vivir.

1. De París a Venecia en el Thello

Cierra los ojos en el corazón de la capital francesa y ábrelos frente al Gran Canal de Venecia. La línea del tren Thello que une París y Venecia en una sola noche es un medio de transporte estupendo para llegar a La Serenissima desde la Ciudad de la Luz. El tren nocturno te permite evitar el estrés de los viajes al aeropuerto y también te ahorra las colas de los controles de seguridad. Llega al centro de Venecia lo suficientemente pronto para disfrutar de un pequeño momento de calma y tranquilidad en La Serenissima antes de que lleguen los otros turistas.

https://www.instagram.com/p/Be56VrCFmPE/?taken-by=topvenicephoto

2. De Berlín a Malmö en el Berlin Night Express

Tres veces por semana, desde mediados de junio a mediados de agosto, el Berlin Night Express conecta la capital alemana con Malmö (Suecia) en tan solo diez horas. El trayecto, que incluye un viaje en ferry para cruzar el mar Báltico, se puede hacer ocasionalmente en fin de semana y días festivos de abril a junio. Mientras aun digieres la última salchicha alemana que te zampaste en Berlín, ¿por qué no te sumerges en la atmósfera escandinava de Malmö? Disfruta de la playa y los parques de la moderna ciudad, y no te pierdas el famoso rascacielos torcido, el llamado Turning Torso.

3. De Madrid a Lisboa en el Trenhotel

El Trenhotel es sin duda uno de los trenes nocturnos más lujosos de Europa, que ofrece a los pasajeros toda la comodidad de una habitación de hotel sobre ruedas. Los trenes salen a diario con conexiones nacionales e internacionales entre España, Francia y Portugal. A lo largo de la noche, pasas de las fachadas coloridas de la plaza Mayor de Madrid a la suave e íntima atmósfera auténtica de las callejuelas empedradas de Lisboa donde el tranvía 28 te llevará a descubrir el encanto del viejo mundo de la capital portuguesa.

https://www.instagram.com/p/BlfBevBnn6X/?tagged=lisbon

4. De Varsovia a Viena en el Euronight

Desde Varsovia, cruza la campiña polaca y sus paisajes hasta Viena. La capital austríaca está espléndida sea la época del año que sea. Durante el invierno, deja que el ambiente navideño y su famoso chocolate caliente te envuelva de dulzura y mágico encanto. El clima veraniego te permitirá gozar de los jardines escondidos de los restaurantes y cafeterías del distrito de Spittelberg. Los cafés de artistas, las galerías de arte, los restaurantes de moda y los talleres animan las callejuelas románticas de este alentador barrio bohemio. Si puedes, no te pierdas el mercado navideño más conocido de la ciudad.

5. De Moscú a San Petersburgo en el Transiberiano

Si vas a Rusia, no puedes visitar San Petersburgo sin pasar por Moscú y viceversa. No obstante, ¡Rusia es enorme! Casi 700 kilómetros separan ambas ciudades. Viajar en tren forma parte de la cultura nacional, aunque actualmente hay un tren exprés que cubre el trayecto tantas veces recurrido por Anna Karenina en menos de cuatro horas. Sí, aun es medio día de viaje. Entonces, ¿por qué no embarcarte en un viaje nocturno? La mítica ruta del Transiberiano suena lo suficientemente evocadora para inspirarte a escribir sobre este viaje tan especial a través de Rusia, ¿verdad?

https://www.instagram.com/p/BlAiXzAA0CD/?taken-by=topsaintpetersburgphoto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close