Close
10 de las mejores obras de arte del mundo

10 de las mejores obras de arte del mundo

¿Buscas algo de cultura pero no sabes por dónde empezar? Aquí tienes 10 de las mejores obras de arte del mundo para que te inspires.

1. El nacimiento de Venus, Sandro Botticelli

Mientras que la mayoría de las comisiones de arte del Renacimiento eran de naturaleza religiosa, el tema de El nacimiento de Venus de Botticelli es pagano. Inspirado por un enfoque humanista, la pintura rinde homenaje a los mitos antiguos. La belleza y la modesta sensualidad de Venus mientras emerge del agua no solo se ha convertido en algo emblemático del periodo del Renacimiento sino que en sí mismo es también un símbolo de la ciudad de Florencia. Déjate seducir por las curvas de la diosa del amor y contémplala con tus propios ojos en la Galería Uffizi.

2. La última cena, Leonardo da Vinci

Milán acoge la indiscutible obra maestra del Renacimiento de Leonardo, que también resulta ser uno de los cuadros más famosos del mundo. A diferencia de El nacimiento de Venus, La última cena es un ejemplo perfecto del arte del Renacimiento cristiano y de la genialidad de Leonardo da Vinci. Date el privilegio de admirar la icónica obra que te hará sentir como si estuvieras sentado alrededor de la mesa con Jesús y los apóstoles.

3. La Mona Lisa, Leonardo da Vinci

La Mona Lisa, sin duda el retrato más famoso del mundo, se puede encontrar en el Museo del Louvre de París. Su misteriosa sonrisa te fascinará, como también la excelente composición de la pintura, que sirvió de punto de referencia inspiracional para muchos artistas de varias escuelas y eras.

4. La creación de Adán, Miguel Ángel

La Capilla Sixtina, una veritable joya del Renacimiento, es una parada imprescindible cuando visites Roma. Algunos de los artistas italianos más famosos han dejado su huella en los muros de esta capilla con magníficos frescos dentro de los Museos Vaticanos. Debemos el famoso techo con La creación de Adán en el centro a Miguel Ángel. Maravíllate ante la belleza de los suntuosos frescos de la capilla y sumérgete al corazón de los espectaculares tesoros de los Museos Vaticanos.

5. Trigal con cuervos, Van Gogh

Trigal con cuervos es uno de los últimos cuadros de Van Gogh y podría considerarse el presagio del trágico final del artista. A través de esta obra, puedes apreciar el carácter psicológico atormentado y casi delirante de Van Gogh. Una yuxtaposición de capas pintadas constituye el cielo oscuro y aterrador. La bandada de cuervos, con un simbolismo ominoso bien conocido, crea una atmósfera agonizante. Visita el Museo Van Gogh en Ámsterdam para admirar la pintura y capturar toda la genialidad de Van Gogh que, irónicamente, era muy brillante a la hora de dar vida a una escena absolutamente banal, en especial a través del movimiento y ritmo de sus pinceladas.

#champdebléauxcorbeaux #auverssuroise #andre @paul_hamy

A post shared by muchacho junior (@okoebombo) on

6. Madame X, John Singer Sargent

Una vez más, ¡Nueva York! Al Museo Metropolitano de Arte (el Met), puedes pasar a ver a Madame Gautreau, una joven americana tan bella que John Singer Sargen hizo todo lo que pudo para tener el privilegio de pintarla. En aquella época, los hombros al desnudo del sujeto fueron considerados bastante escandalosos. Hoy, Madame X es una de las obras más populares del Met.

7. La persistencia de la memoria, Dalí

En el MoMa de Nueva York tendrás la oportunidad de ver La persistencia de la memoria de Salvador Dalí (conocido como Los relojes blandos), un cuadro extraño e intrigante. La icónica obra surrealista evoca la realidad inevitable del paso del tiempo y la muerte. Dalí representa un mundo que una vez fue real de un paisaje de Cataluña que aparece como imaginario a través de su carácter onírico, una representación verdadera del universo surrealista que es sin duda la más replicada.

8. La lechera, Johannes Vermeer

La lechera se encuentra en el Rijksmuseum de Ámsterdam y es una obra juvenil de Vermeer. Debido a la película La joven de la perla, es uno de sus dos cuadros más famosos. En Francia, todo el mundo conoce bien a esta figura maternal, generosa y reconfortante. ¡Y por una buena razón! Es el logo elegido por la marca Nestlé desde hace 40 años.

#lalaitiere #vermeer #rijksmuseumamsterdam #amsterdam #art #peinture #artistehollandais

A post shared by Seve&Zou (@galdur_kottur) on

9. Los nenúfares, Monet

Los nenúfares es sin duda la obra maestra más emblemática de la carrera de Monet y la culminación de su trabajo como artista impresionista. Esta monumental pintura se despliega panorámicamente, extendiéndose casi 100 metros. Esta serie de 250 pinturas está inspirada por el propio jardín acuático de Monet, y colocadas de lado crean un ambiente tranquilo y relajado a la vez, una oposición a la violencia de la guerra de la época, ya que Monet empezó Los nenúfares durante la Primera Guerra Mundial. Obsérvalo en persona en el Museo de la Orangerie de París.

 

Monet🇫🇷 #monet #lesnymphéas #paris #schooltrip

A post shared by Eleonora Rossi (@elerouge_) on

10. Guernica, Picasso

Esta pintura es muy importante tanto en el arte como en la historia mundial. Gracias a la inmediatez de su mensaje y a la efectividad de sus símbolos, esta obra maestra cubista se impone como un arma contra la guerra y el terror de los conflictos humanos. Guernica nació como reacción al terror de la Guerra Civil Española, y como no hay ninguna referencia explícita a la ciudad vasca de Guernica en el cuadro, el mensaje que desprende se convierte en universal y atemporal. Visita el Museo Reina Sofía de Madrid para captar en vivo su intensidad.

Créditos Imagen Destacada: The Other Pete via VisualHunt.com / CC BY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close