Close
5 islas griegas que no deberías perderte

5 islas griegas que no deberías perderte

Musement hace un repaso por las cinco islas griegas que deberían estar en todos los itinerarios. ¡Toma nota!

Las islas griegas no solo son sinónimo de verano, sino también de paraíso en la Tierra. Si bien aquí encontrarás algunas de las playas más bellas del mundo de las que no querrás irte una vez te hayas instalado en la tumbona, lo cierto es que las islas ofrecen mucho más que diversión bajo el sol. Cultura, arquitectura única, gastronomía increíble y mucho más… He aquí las cinco islas que no puedes obviar en tu aventura por las islas griegas.

1. Miconos

Pese a que esta isla es sobre todo popular entre aquellos viajeros que buscan fiesta, Miconos tiene mucho más que vida nocturna. Esta isla de las Cícladas estaba habitada ya en el siglo XI aC y ha sido codiciada por los principales conquistadores de todos los tiempos, desde los romanos hasta los bizantinos o los otomanos. Toma como punto de partida la ciudad homónima y explora toda la isla. No te pierdas el monasterio de Ano Mera y Ornos, un antiguo pueblo de pescadores con una resplandeciente playa de aguas cristalinas. Realiza un viaje de un día a la isla de Delos, un sitio arqueológico que se considera el lugar de nacimiento de Apolo.


Miconos

2. Santorini

Es imposible pensar en las islas griegas sin que aparezca en nuestra mente un pueblo de casas blancas con cúpulas azules que se asoma a un acantilado. Eso es precisamente Santorini. Una erupción volcánica hizo que parte de la isla se rompiera y se hundiera en el océano. Actualmente, las laderas de la caldera de la costa oeste son las más desarrolladas. Camina y explora las aldeas tradicionales más remotas y relájate en increíbles playas como Red Beach, Perissa, Kamari y Perivolos. Las playas de arena negra volcánica pueden encontrarse, por su parte, en la costa este de la isla. Santorini ofrece a los visitantes numerosos planes para no aburrirse, desde visitas a bodegas a clases de cocina o visitas a antiguas ruinas minoicas. Contempla la puesta de sol desde Oia, embárcate en un crucero en un catamarán o aprende a preparar los platos locales. ¡Santorini es una joya!


Santorini

3. Creta

¡Ni siquiera sabemos por dónde empezar con la grandiosa Creta! Sí, la quinta isla más grande del Mediterráneo es parte de Grecia, pero, de alguna manera, se siente como un país en sí mismo. El intrigante paisaje combina imponentes montañas de interior con preciosas playas de arena rosa. Heraclión, la principal ciudad de la isla, es una bulliciosa urbe costera que brinda el equilibrio perfecto entre relajación y cultura. Desde aquí, aventúrate hasta el Palacio de Knossos, la ciudad más antigua de Europa y el sitio arqueológico más grande de la Edad de Bronce de la isla. Relájate en una de sus playas, como el palmeral Váï, Paleóhora en la costa suroeste o la idílica Balos Beach en Chania. No olvides probar el vino local cultivado a gran altura como vilana, una variedad blanca deliciosa.


Playa de Balos, Creta

4. Kos

Esta isla del Dodecaneso se encuentra más cerca de la parte continental turca que de la griega. Mires donde mires, hallarás rastros de las diferentes épocas de la isla, así como un sinfín de ruinas de gran antigüedad. La ciudad de Kos, capital de la isla, está presidida por el impresionante castillo bizantino de Antimachia y muestra una mezcla ecléctica de arquitectura perteneciente a las épocas otomana y veneciana. Visita Kardamena, Kefalos, Tingaki, Antimachia, Mastihari, Marmari y Pyli. Un dato curioso: Kos no solo se menciona en la épica Ilíada de Homero, sino que se cree que Hipócrates nació allí.


Kos

5. Zante

Localizada en el mar Jónico, Zante destaca por sus paisajes verdes y sus aguas turquesas brillantes. Los viajeros acuden a este lugar en manada, y no es difícil averiguar por qué, pues atrae tanto a los amantes de la playa que buscan relajarse en la costa como a los aventureros con ansias de explorar el terreno. Encontramos playas inusuales como Navagio, la más famosa, una cala adornada con un naufragio de 1980. No te olvides de visitar Laguna bay, donde habita una colonia de tortugas bobas en peligro de extinción. Otro plan interesante es tomar un ferry a Cefalonia para ver lugares como el Monasterio de San Gerasimos, el Lago Subterráneo Melissani y las Cuevas de Drogarati.


Playa de Navagio, Zante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close