Close
5 mercados imperdibles en París y alrededores

5 mercados imperdibles en París y alrededores

De cosmopolitas a ecológicos, pasando por el más aclamado por los buscadores de gangas, Musement revela cinco mercados imprescindibles de París y sus alrededores.

De mercados de alimentación a mercados de las pulgas, Musement ha seleccionado cinco de los mejores en la región de Ile-de-France. Conocidos comerciantes de antigüedades y de objetos de segunda mano, horticultores de productos 100% ecológicos, delicatessen exóticos y productores exhibiendo el terroir francés: encontrarás esto y más en los cinco mercados más emblemáticos en París y alrededores.

1. El mercado de Saint-Denis

Saint-Denis, a tan solo 15 minutos en metro del corazón de París, acoge uno de los mercados más grandes, coloridos y cosmopolitas de la región de Ile-de-France. Puedes ir todos los martes, viernes y domingos por la mañana yendo hasta la parada de Basilique Saint-Denis de la línea 13, justo enfrente de esta catedral gótica que alberga las tumbas de 43 reyes y 32 reinas de Francia. En cuanto al mercado, es el sitio ideal para ahorrar en la compra de víveres, hallar productos que no se encuentran en el supermercado y llenar el carro de productos exóticos que llegan directamente de su país de origen. Además de los pasillos de paradas de alimentación del mercado de Saint-Denis, también puedes pasear en busca de productos personales y del hogar, como perlas singulares que te enamorarán o productos que te faltaban y por los que podrás negociar el precio.

Consejo: Si puedes llegar alrededor de las 6 de la mañana, podrás asistir al sorteo del volant. Los comerciantes que no son ni miembros ni vendedores ambulantes pero que están registrados en el ayuntamiento son elegidos por sorteo para que usen un puesto vacante.

2. El mercado de las pulgas de Saint-Ouen

Como emblema de la ciudad de París, el mercado de las pulgas de Saint-Ouen también es el más extenso de Francia. Los comerciantes de antigüedades, libreros de segunda mano y vendedores ambulantes comparten un espacio de casi 30 000 metros cuadrados todos los fines de semana, de viernes a lunes, y reciben más de 200 000 visitantes. En total, hay 14 mercados diferentes, cada uno con su propio ambiente y especialidad. El mercado Paul Bert Serpette, por ejemplo, es el más codiciado entre los coleccionistas y los buscadores más exigentes, que acuden de todo el mundo para satisfacer su amor por el mobiliario y otros objetos inusuales, antiguos y vintage. Si quieres tener una experiencia tradicional, tipo venta de garaje, visita el mercado de Jules Vallès entre el domingo y el lunes. Dicho esto, Saint-Ouen es también un vivero de arte callejero, así que no te olvides de tener los ojos bien abiertos y buscar más allá de las paradas.

View this post on Instagram

Bon dimanche aux Puces ! Un beau soleil et plein de pépites à dénicher n’attendent que vous ! 👀☀️💛 Have a good Sunday at the Puces antique market! A beautiful sun and full of treasures to be found are waiting for you ! #marcheauxpucesdeparissaintouen #parissaintouenantiquemarket #paris #saintouen #antiquites #antiques #vintage #design #decoration #interiordesign #artisanat #popculture #mobilier #furnitures #accessories #patrimoineculturel #culturalheritage #ecofriendly #ecoresponsable #antiquelover #jaimeparis #iloveparis #jaimelespuces #sortiraparis #ouvrezloeil #openyoureyes #antiquesdealersofinstagram #worldlargestantiquemarket #ruepaulbert 📸 Déborah Lalaudière

A post shared by Marché aux Puces de Saint-Ouen (@pucesdeparissaintouen) on

3. Le Marché des Enfants Rouges

Esta vez nos vamos al 3º arrondissement, donde se encuentran los mercados cubiertos más antiguos y más emblemáticos de la capital. Creado en 1615, el Marché des Enfants Rouges está abierto todos los días excepto los lunes, y recibe tanto a turistas y visitantes ocasionales como a parisinos que vienen a abastecerse en la veintena de vendedores que hay. Bautizado en honor a un antiguo orfanato cercano donde los niños vestían de rojo, un símbolo de la caridad cristiana, este lugar tan acogedor es también ideal para comer algo en le Marais. Entre los puestos de comida marroquí, japonesa y típicamente francesa, hay algo para todos los gustos.

4. El mercado ecológico de Batignolles

El mercado de Batignolles tiene lugar todos los sábados y se especializa en productos 100% ecológicos. Hay sobre todo frutas y verduras de temporada y de proximidad, pero también flores y todo tipo de artículos que celebran el terroir francés y mediterráneo. Tómate el tiempo necesario y charla con los productores, descubre harinas antiguas de las que nunca habías oído a hablar, prueba vinos naturales y compra jabones respetuosos con el medio ambiente y que cuidan tu piel.

View this post on Instagram

à demain Paris 💕

A post shared by Nicole Franzen (@nicole_franzen) on

5. Mercado internacional de Rungis

Si lo que quieres es ir a lo grande, no te puedes perder el mercado de Rungis. Es el mayor mercado de alimentos de Europa y el lugar donde muchos chefs compran los productos incluso antes de que amanezca. Si te habías quedado impresionado con el tamaño del mercado de las pulgas de Saint-Ouen, deberías saber que el mercado de Rungis cubre la friolera de 234 hectáreas, genera unos ingresos de 9 mil millones de euros y abastece a casi uno de cada cuatro franceses. Si quieres descubrir este mercado en plena acción, tendrás que madrugar o quizás ni acostarte, pues las paradas y pasillos de los distintos pabellones empiezan a montarse hacia las 2 de la madrugada. El modelo de este mercado al por mayor funciona tan bien que se ha exportado internacionalmente, pero para la versión original, debes ir a Val-de-Marne. Es uno de los pocos mercados con e-commerce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close