Close
Viajar a través del paladar

Viajar a través del paladar

Una de las mejores formas de seguir viajando durante estos «días extraños» es a través del paladar, de los recuerdos y de la imaginación. Doce viajeros empedernidos nos transportan a diferentes puntos del planeta a través de sus mejores experiencias culinarias.

La gastronomía es una parte muy importante de nuestra cultura y juega un papel fundamental tanto en nuestro día a día como en los momentos especiales.
Todos tenemos una comida favorita (¡o varias!), un plato que siempre nos levanta el ánimo, o una receta con la que triunfamos siempre. A muchos, ¡hasta nos han conquistado por el estómago!

Por eso, no es de extrañar que cuando viajamos, una de las formas más placenteras de conocer la cultura del país que visitamos sea a través de su gastronomía, de sus platos típicos, de su street food

Durante estos «días extraños», en los que no podemos hacer lo que más nos gusta (subirnos a un avión y plantarnos en un nuevo destino), una de las mejores formas de seguir viajando es a través del paladar, de los recuerdos y de la imaginación. Por eso, desde Musement, hemos pedido ayuda a los que más saben del tema.

Doce blogueros de viajes comparten con nosotros sus mejores experiencias culinarias. Con ellos, a través de sus fotos y relatos, recorremos el planeta para saborear los platos más exquisitos. ¿Nos acompañas?

Una Vegana por el mundo

Jenny (Una vegana x el mundo) nos lleva a Florencia (Italia).

Mejor recuerdo gastronómico: Helado de Avellanas, Caramelo y Chocolate (vegano)

¿Dónde?: Gelatería Vegan Ok

Descríbenos el plato o la experiencia gastronómica para que podamos “saborearlo” a través de tus palabras : “Nos topamos de casualidad con una heladeria que indicaba opciones veganas en su cartel. Yo elegí un helado de chocolate negro, caramelo y avellanas, y fuimos a tomarlo sentados frente a la Catedral de Santa María di Fiore, uno de mis lugares favoritos del mundo. Un día soleado, la gente paseaba y se hacía fotos en la plaza. Cuando me di cuenta del momento en el que estábamos, supe que iba a ser uno de los más especiales de todos nuestros viajes. A veces las cosas más bellas de viajar se encuentran en las situaciones más simples. Nunca hemos comido un helado más rico y cremoso que ese, aunque claro, nos costó 10€ cada uno.”

Modo Traveller

Naiara (Modo Traveller) nos acerca a Kioto (Japón).

Mejor recuerdo gastronómico: Arroz con sardinas y filete de kobe

¿Dónde?: Nagomi Teppan Restaurant

Descríbenos el plato o la experiencia gastronómica para que podamos “saborearlo” a través de tus palabras: “Nuestro mejor recuerdo culinario fue en un restaurante de Kioto. Lo encontramos por casualidad, en una calle oscura. Era tarde y teníamos mucha hambre así que decidimos entrar sin pensarlo y, sin saber, que se convertiría en nuestra mejor experiencia gastronómica de Japón y de todos los viajes que hemos hecho hasta el momento.
Un señor cenaba en solitario a nuestro lado, cuando de repente le trajeron una cacerola enorme con un arroz que tenía una pinta deliciosa. Pedimos lo mismo. Pero era tarde y ese plato se debía pedir por encargo, ya que tardaba una hora en cocinarse. No dudamos en regresar al día siguiente, con previa reserva, para probarlo.

Arroz cocinado lento, con sardinas cortaditas dentro que se deshacían en la boca… Tenía un sabor delicioso. También pedimos un plato de Kobe, la carne de wagyu original de Japón y una de las más sabrosas del mundo.

El restaurante, tan singular como tradicional, tenía un encanto especial. El personal fue muy amable y profesional, y eso se reflejaba en el mimo que le daban a sus platos. Sin duda, cuando vuelva a Kioto volveremos a Nagomi Teppan”.

Los viajes de Domi

Domi (Los Viajes de Domi) nos acerca a Oporto (Portugal).

Mejor recuerdo gastronómico: Francesinha

¿Dónde?: Café Santiago

Descríbenos el plato o la experiencia gastronómica para que podamos “saborearlo” a través de tus palabras: “Para las personas que tenemos la oportunidad de viajar asiduamente es casi imposible elegir tan solo una experiencia gastronómica. No obstante me gustaría recomendar la famosa francesinha, el plato más conocido de Oporto.
Este es un manjar exquisito pero hipercalórico por lo que aconsejo solo daros el capricho en contadas ocasiones.
Se trata de una rebanada de pan de molde tostada, rellena de diversos tipos de embutidos y carne como jamón cocido, chipolata, mortadela o un filete de ternera o cerdo, recubierta con otra rebanada de pan de molde tostada, con lonchas de queso gratinado y bañado en una salsa picante hecha a partir principalmente de cerveza y tomate. A veces también lleva encima huevo frito y suele ir acompañada de patatas fritas.
Aunque el 90% de los restaurantes la incluyen en su carta, yo os recomiendo el Café Santiago donde según dicen sirven la mejor francesinha del mundo. Un lugar muy turístico, siempre abarrotado de gente localizado en Rua de Passos Manuel 226.
Por cierto, de postre os recomiendo los pastelitos de nata portugueses, uno de mis postres favoritos ¡Realmente deliciosos!”

Vagamundos viajeros

Nos vamos con Patricia y Diego (Vagamundos viajeros) a Hue (Vietnam).

Mejor recuerdo gastronómico: Banh beo

¿Dónde?: Hanh Restaurant

Descríbenos el plato o la experiencia gastronómica para que podamos “saborearlo” a través de tus palabras: “¿Puedes creer que jamás habíamos probado la comida vietnamita hasta que pisamos Vietnam? Y eso que conocíamos su fama de variada y sabrosa. De hecho, sabíamos que la gastronomía era uno de sus puntos fuertes como destino. Quizá por eso también decidimos que nos estrenaríamos con ella allí. En general todo el viaje fue un festín y disfrutamos muchísimo de los platos típicos vietnamitas en muchos locales y en la propia calle. Pero si hemos de elegir un restaurante nos quedamos con el de Hanh, en Hue. ¡Un menú degustación excelente por 5 euros! Precio imbatible. Y aunque los 5 platos que probamos nos encantaron, mencionaremos en especial el banh beo. Se trata de un pequeño pastel de arroz al vapor con relleno de cerdo y cebolleta, típico de la ciudad de Hue (no pudimos repetirlo en ningún otro lugar de Vietnam). Se come prácticamente de un bocado y es delicioso.”

El viaje del mapache

Daniel (El viaje del mapache) nos lleva a Seúl (Corea del Sur).

Mejor recuerdo gastronómico: Gimbaep

¿Dónde?: Mercado de Gwangjang

Descríbenos el plato o la experiencia gastronómica para que podamos “saborearlo” a través de tus palabras: “El gimbaep es un rollito de arroz prensado relleno de verduras o carne salteada. Es el ‘sushi’ coreano, pero a mi gusto, mucho más sabroso. Se acompaña con el omnipresente kimchi o danmuji. Es una delicia y probarlo en el mercado de Gwangjang, el mercado más antiguo de Seúl, es una experiencia para todos los sentidos. Sentarse delante de la encargada y que te lo prepare en directo, no tiene precio.”

Viajando con mami

Monika (Viajando con mami) nos acerca a Tudela (Navarra, España).

Mejor recuerdo gastronómico: Patata duquesa a la importancia con borraja y quinoa roja crujiente

¿Dónde?: Restaurante TREINTAITRÉS

Descríbenos el plato o la experiencia gastronómica para que podamos “saborearlo” a través de tus palabras: “Porque el saber dónde se come bien es de lo más importante, sobre todo cuando visitas o viajas a un destino desconocido, aquí te cuento 1 de los restaurantes a los que fuimos y que desde luego volveríamos mil veces sin dudarlo.
Todos y cada uno de los platos que tuvimos oportunidad de degustar en el restaurante Treintaitrés, se merecieron un 10, pero si hubo uno que destacó sobre los demás, ese fue sin duda, el que contenía «borrajas», un plato que despertó en mi paladar una increíble explosión de sabores y diferentes texturas, de esas que dejan huella, y te hacen soñar con una próxima visita al mismo lugar. Tanto la apariencia, como la textura como su sabor fueron de 10.
Parece ser que Navarra es protagonista, entre otras muchas cosas, por la calidad de su huerta. Los suelos calizos, su clima, unido al riego constante del río Ebro, consiguen las condiciones óptimas para la producción de unas verduras de altísima calidad. Desde luego, la borrajas que estaban ese día en mi plato, estaban excepcionales.”

Callejeando por el planeta

Raúl y Adela (Callejeando por el planeta) nos llevan a Fez (Marruecos).

Mejor recuerdo gastronómico: Tajine de pollo y verduras

¿Dónde?: Restaurante Chez Rachid

Descríbenos el plato o la experiencia gastronómica para que podamos “saborearlo” a través de tus palabras: “Aunque hay muchos platos que nos encantan, uno de ellos es el Tajine de pollo y verduras, típico de Marruecos, esta foto es de nuestro último viaje a este país, en enero de este año y lo degustamos en un pequeño restaurante de la medina de Fez llamado Chez Rachid.
El tajine consta de trozos de pollo y verduras (calabacín, zanahoria, cebolla), todos los ingredientes se introducen en una especie de cazuela de barro tapada que recibe el nombre de tajine y se cuece todo a fuego lento, depende el restaurante donde lo pruebas a veces ponen limón, otras aceitunas negras y varias especies, a nosotros nos encanta!”

Areveure.cat

Nos vamos con Genís (Areveure.cat) a Jerusalén (Israel).

Mejor recuerdo gastronómico: Shakshuka

¿Dónde?: En el café-librería «Tmol Shilshom», situado en la pintoresca calle de Nachalat Shiva

Descríbenos el plato o la experiencia gastronómica para que podamos “saborearlo” a través de tus palabras: “Se trata de dos huevos pochados bañados en un guiso de tomate, ajo y cebolla, berenjena y pimiento verde, varias especias (como la cúrcuma y comino) y en este caso concreto, queso feta. Se cocina tranquilamente en el horno en una cazuela metálica (ojo! porque quema al servir!) y se acompaña de algún tipo de pan. Irresistible!”

El Pachinko

Pau (El Pachinko) nos lleva a Lima (Perú).

Mejor recuerdo gastronómico: Ceviche

¿Dónde?: La Mar Restaurante

Descríbenos el plato o la experiencia gastronómica para que podamos “saborearlo” a través de tus palabras: “Comer es uno de los mayores placeres para mí cuando viajo. Es una parte esencial para descubrir la cultura, la historia y las tradiciones de un destino. Después de muchos años viajando por el mundo tengo claro que mis gastronomías favoritas son la española, la japonesa y la tailandesa. Sin embargo, hubo una cocina que en 2012 me fascinó como pocas la habían hecho. Se trata de la gastronomía peruana. En Perú escuché por primera vez palabras como ceviche, causa, ají, alpaca, choclo o anticuchos. En cada bocado descubrí un mundo nuevo de sensaciones. Es como una sinfonía de sabores, colores, texturas, emociones que combinan de maravilla y que tienen una personalidad bien definida. Platos sencillos, con materias primas muy frescas y con un sabor intenso. ¿Qué más se puede pedir?

De todos ellos, mi favorito es el ceviche o cebiche. La receta consiste en una combinación de cuadraditos de pescado ligeramente marinado con jugos de limón y acompañado de una salsa hecha con ingredientes como el ají, la cebolla, la sal, el perejil y el cilantro. No hay una forma universal de prepararlo, ya que en las costas del Pacífico peruano se pueden encontrar infinidad de pescados distintos y una colección de guarniciones de lo más variopinta. El que más me gustó lo probé en La Mar Restaurante en el distrito de Miraflores de Lima.”

Dos a la deriva

David e Ignacio (Dos a la deriva) nos llevan a Vilna (Lituania).

Mejor recuerdo gastronómico: šaltibarščiai (sopa fría de remolacha)

¿Dónde?: Se puede encontrar esta sopa prácticamente en todos los restaurantes de comida lituana. Si quieres cenar en uno que es muy barato, te podemos recomendar el restaurante Šnekutis, al sur de Vilna. Eso sí, mejor ir pronto, a eso de las 8, porque es bastante popular y suele llenarse.

Descríbenos el plato o la experiencia gastronómica para que podamos “saborearlo” a través de tus palabras: “El plato en realidad es bastante básico, consiste en una sopa fría a base de remolacha, mezclada con nata agria o yogur. En un país donde los platos principales suelen ser de carne (principalmente de cerdo), tomarse una sopa de estas ayuda a «desengrasarte». Nos gustó tanto, que al día siguiente repetimos :)”

Maleta para tres

Tomás y Laura (Maleta para tres) nos llevan a Marrakech (Marruecos).

Mejor recuerdo gastronómico: Tajín de pollo

¿Dónde?: Lo comimos riquísimo en una de las terrazas de la bulliciosa Plaza Jamaa el Fna de Marrakech, en uno de los tejados de Fez e incluso en una jaima en el desierto de Zagora.

Descríbenos el plato o la experiencia gastronómica para que podamos “saborearlo” a través de tus palabras: “El tajín puede prepararse en múltiples variedades: carne, pescado, sólo verduras… al gusto del consumidor y con todo tipo de aderezos y especies. Lo característico, y a lo que debe su nombre, es el recipiente en el que se cocina. Se trata de un plato de barro cocido de poca profundidad que va acompañado de una tapa cónica también de barro que hace que el vapor de la cocción se condense evitando que los alimentos se resequen y haciendo que queden muy jugosos.
Este es un plato que recordamos con mucho cariño porque a la peque le encanta y nos solucionó el tema de las comidas en nuestro viaje por Marruecos que era algo que nos preocupaba bastante. Este plato nos proporcionó un alimento rico, completo y sano y mucha tranquilidad.”

La vida no es solo trabajar

Dani (La vida no es solo trabajar) nos acerca a Chengdu (China).

Mejor recuerdo gastronómico: Insectos

¿Dónde?: Jinli Street

Descríbenos el plato o la experiencia gastronómica para que podamos “saborearlo” a través de tus palabras: “China es un país fascinante, y cada ciudad que visitamos nos ofrece un sinfín de sorpresas que casi ningún país del mundo es capaz de ofrecer.
Situada en Chengdu, encontramos Jinli Street, una antigua calle tradicional china, que fecha de época de la Dinastía Qin (221 aC – 206 aC) y que hoy en día en una de las calles comerciales y gastronómicas más visitadas de todo China.
En sus cerca 400 metros de longitud encontramos varias tiendas de souvenirs y sobre todo pequeños restaurantes y puestos de comida callejera con todo tipo de manjares más o menos tradicionales del país.
Lo que más nos llamó la atención fueron los puestos donde vendían todo tipo de insectos, escorpiones incluido, suponemos que fritos, que para seros sinceros tiene mejor gusto que pinta. Toda una experiencia “made in China” que no dudaríamos en repetir.
No podemos decir que sea nuestra mejor experiencia gastronómica, pero si una de las más especiales y diferentes.”


¿Cuál es tu mejor recuerdo gastronómico? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

1 comment

  1. Mi mejor experiencia fue en Salta (Argentina) en el restaurante “Solar del convento”.Nos tomamos un carne a la brasa que recordare toda mi vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close