Close
10 de los cuadros más espeluznantes del mundo

10 de los cuadros más espeluznantes del mundo

Echemos un vistazo a algunos de los cuadros más escalofriantes del mundo.

Lo que me gusta del arte es que no tengo que ser una experta para disfrutarlo: solo tengo que saber cómo me hace sentir. El arte puede conmover, inspirar, animar, desestabilizar y hasta, sí, asustar. De hecho, algunos de los cuadros más espeluznantes que existen pueden dar miedo a un nivel más profundo que el macabro pavor plasmado en la superficie. A continuación os damos a conocer 10 de los cuadros más escalofriantes del mundo.

1. El retrato de Dorian Gray de Ivan Albright, 1943

Siendo la historia de un hombre que vende su alma para mantener su juventud y belleza, El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde (¡uno de mis libros favoritos!) trata los temas de lo moral y lo macabro, para servir como especie de ejemplo admonitorio. Gray adopta un estilo de vida libertino y aunque ni la edad ni el tiempo nunca alteran su apariencia física, su retrato envejece y se pudre para reflejar lo feo y corrupto que crece dentro de él. El cuadro El retrato de Dorian Gray del macabro artista Ivan Albright apareció en la adaptación cinematográfica de 1945.

Dónde: Instituto de Arte de Chicago

2. El grito de Edvard Munch, 1893

Solo pasar la vista por este cuadro me habría revuelto el estómago cuando era adolescente. La figura representada sirvió de inspiración para la máscara del asesino (¿o asesinos?) en serie en las películas de terror Scream de los 90. No obstante, El grito de Munch provoca un nivel más profundo de incomodidad en la adulta sofisticada que soy ahora. La figura está en un muelle, con la boca abierta y las manos a ambos lados la cara, una perfecta personificación del sentimiento de intentar afrontar la angustia y la ansiedad inherentes a la etapa adulta y a la vida en general. Sin duda no es un buen sitio en el que estar a nivel emocional.

Dónde: Museo Munch de Oslo

3. Los embajadores de Hans Holbein el Joven, 1533

Me acuerdo bastante bien de la primera vez que contemplé este cuadro como parte de una visita a un museo para una clase de historia del arte. A primera vista, parece una representación extraordinaria de una escena ordinaria: dos embajadores. Espera, ¿qué es el objeto borroso de abajo? Pues bien, el cuadro debe observarse desde la derecha para ver cómo las imágenes anamórficas se transforman en una calavera, un memento mori que sirve para recordarnos nuestra mortalidad. (Ver el vídeo después del cuadro.) La primera vez que vi la calavera se me puso la piel de gallina. El cuadro, de hecho, está lleno de un simbolismo intrigante. No entraré en todos los detalles pero ¿os habéis fijado en la cuerda rota del laúd? ¿Y en Jesús en la parte superior izquierda? Recuerdo que se me erizaba la piel cuando el profesor explicaba los detalles.

Dónde: Galería Nacional de Londres

View this post on Instagram

THE AMBASSADORS| 💀 Artist: Hans Holbein the Younger Origin: #British #Tudor Series: #mementomori . German-born artist Holbein spent most of his life in England. This work was created in the country, in the same year as the birth of Elizabeth I. While showing immense technical prowess in a double-portrait, this work is most famous for the #anamorphosis skull awkwardly placed against the painting’s bottom-half. This distortion of perspective allows the skull to be viewed properly by a viewer standing at either side of the piece, but never directly. The juxtaposition of memento mori with scientific instruments makes for an apparent attempt at humbling society as inventions seek to rapidly evolve humanity. In displaying the advancing systems of society with Holbein’s skull, symbols associated with organized religion and established governments are reduced to the status of, essentially, arbitrary systems in the face of the force of death. Why an #anamorphic skull? Rumor has it that the work was intended to be placed along a staircase. . . . #ITAOLDP #holbein #portrait #art #arthistory #painting #death #dying #faith #religion #morbid #morbidity #human #humanity #london #unitedkingdom https://www.nationalgallery.org.uk/paintings/hans-holbein-the-younger-the-ambassadors

A post shared by L | D (@arte_taboo) on

4. Cráneo fumando un cigarrillo de Van Gogh, 1885 – 1886

Como uno de los primeros trabajos de Van Gogh, en un principio el cuadro debía ser humorístico. Sin embargo, trata un tema más relevante y completamente diferente, de hecho podría formar parte de una campaña antitabaco. El presagio ya es de por sí bastante aterrador.

Dónde: Museo Van Gogh, Ámsterdam

5. La cara de la guerra de Salvador Dalí, 1940

Siguiendo el tema de las calaveras, la interpretación de la guerra que hizo el maestro del surrealismo es una imagen que puede afectar seriamente. Por desgracia, la guerra es tan antigua como la humanidad, así que aunque las tácticas de guerra cambien, la devastación que conlleva es atemporal. Dalí lo captura de una forma bastante espeluznante en este cuadro.

Dónde: Museo Boijmans Van Beuningen, Rotterdam

6. Saturno devorando a su hijo de Goya, 1819-1823

Érase una vez una profecía que predijo que el titán Saturno (el Cronos de los griegos) sería destronado por uno de sus hijos. Para prevenir la catástrofe, Saturno intentó cometer un filicidio mediante el canibalismo. No obstante, sus hijos inmortales crecieron dentro de él y finalmente los vomitó. Y sí, acabaron por destronarlo gracias a su hermano Zeus. ¿Un hombre comiéndose a un niño? Espantoso a muchos niveles.

Dónde: Museo del Prado, Madrid

View this post on Instagram

Goya, 1819-1823: Saturn Devouring His Son.

A post shared by Lew Parker (@lew.parker) on

7. Medusa de Caravaggio, 1597

Una mujer que puede convertir a alguien en piedra con la mirada: suena a mito popular. De hecho, la Medusa no era humana sino una gorgona, una criatura mitológica con serpientes como pelo que, si la mirabas directamente a los ojos, podía convertirte en piedra ahí mismo. Perseo consiguió escaparse de sus poderes haciéndole ver su propio reflejo en una espada, y luego la decapitó y entregó su cabeza a Polidectes, no sin antes salvar a Andrómeda de un monstruo marino. Caravaggio lo captura con su estilo inconfundible que puede apreciarse en algunos de sus cuadros más conocidos.

Dónde: Galería Uffizi, Florencia

View this post on Instagram

#Sguardidalmondo ci offre una prospettiva diversa e multiculturale sulle opere delle Gallerie degli #Uffizi: Aicha dall’Algeria ha posato il suo sguardo sulla #Medusa di #Caravaggio: “I serpenti… il volto spaventato… mi fanno pensare a una storia che si racconta ai bambini per spiegare cos’è la morte, un tema sul quale l’uomo si interroga da sempre. Secondo l’escatologia islamica, infatti, dopo la morte una persona entra in una fase intermedia, in attesa del giorno del Giudizio. La vita nella tomba rispecchierà la sua condotta in vita. Chi ha avuto una vita secondo virtù si troverà in una tomba ampia, profumata, con un amico accanto che gli tiene compagnia. Al contrario, chi ha avuto una condotta immorale si troverà in una tomba scura, fredda, piena di serpenti”. https://www.uffizi.it/mostre-virtuali/sguardi-dal-mondo 🌎E N G #Viewsfromaroundtheworld offers a different perspective of Uffizi Galleries’ works, told through the gaze of people coming from various countries of the world, with different cultural backgrounds. Here follows the ‘view’ of Aisha from Algeria: “The snakes…the scared face… These features remind me of a story used to explain death to our children. A challenging topic for man anytime. According to the Islamic eschatology, people after death enter into a transition period waiting for the day of Judgment. Life in the grave reflects one’s behaviour in life. Those who had good behaviour in life, will be in a large and scented grave together with a friend. Otherwise, who had a bad behaviour in life will be in a dark and cold tomb, surrounded by snakes.” https://www.uffizi.it/en/online-exhibitions/views-from-around-the-world.

A post shared by Gallerie degli Uffizi (@uffizigalleries) on

8. Infierno de Hans Memling, 1485

Os cuento: soy una excolegiala católica convertida en católica no practicante. Entre los aprendizajes sobre la Iglesia integrados en mi cerebro está una vocecita que me dice que como ya no practico, estoy cometiendo un pecado mortal y, por lo tanto, me espera el infierno. No hace falta decir que observo este cuadro y me horroriza. Y estoy segura de que también tiene el mismo efecto en otros exestudiantes católicos.

Dónde: Museo de Bellas Artes, Estrasburgo

9. Cabezas de víctimas de torturas de Théodore Géricault, 1814

Este cuadro me da mucha grima, ya que me recuerda el episodio de Mentes criminales en el que un asesino en serie decide castigar a los que considera inmorales.

Dónde: Museo de Bellas Artes, Rouen

10. El juicio de Cambises de Gerard David, 1498-1499

El cuadro es tan lúgubre que me estremece, tengo que cerrar los ojos porque no puedo ni mirarlo. Muestra el desollado del corrupto juez persa Sisamnes, que fue sentenciado a muerte por orden del emperador titular. Este es uno de los cuadros de los que he observado que dan más miedo. Parece la escena de una película sangrienta. Ni Juego de tronos ha llegado aquí… todavía.

Dónde: Museo Groeninge, Brujas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close