Close
Cómo prepararse para dar la vuelta al mundo

Cómo prepararse para dar la vuelta al mundo

Desde buscar inspiración a los trámites burocráticos, Musement te da cinco consejos para prepararte para dar la vuelta al mundo.

¿Alguna vez has soñado con viajar alrededor del mundo pero aún no te has puesto manos a la obra? Si finalmente estás listo para descubrir los lugares que siempre has querido explorar, hemos creado una lista de tareas para ayudarte a planificar tu vuelta al mundo sin contratiempos.

1. Define la ruta

Ahora sí: después de muchas dudas, ¡por fin has decidido dar la vuelta al mundo! Así pues, es hora de tomar decisiones más concretas. El primer paso es elegir el itinerario. Solo tú puedes establecer tus prioridades y objetivos, de cuánto tiempo dispones y cuánto dinero quieres gastarte. Cuando hayas aclarado todo esto, puedes escoger los destinos concretos y el número de paradas, y también decidir la mejor época del año para emprender el viaje.

2. ¿Cómo lo hago? Te damos algunas ideas…

¿Has definido tus objetivos y prefieres organizar tu vuelta al mundo tomando como hilo conductor las esculturas más famosas del mundo? ¿Quizás los paisajes más impresionantes de la Tierra? ¿Y si visitas los lugares más extraordinarios destinados a desaparecer? Debes seleccionar los destinos exactos que te permitirán conseguir tu objetivos, pues tus mejores recuerdos dependen de ello. No siempre es fácil saber exactamente lo que cada destino tiene que ofrecer, algo esencial para poder definir un itinerario que se ajuste a tus deseos y a tus gustos. Para conseguirlo, las guías de viaje y los blogs son fuentes de inspiración excelentes, ya que te dan una idea de cada destino. Entre ellos, la app de Musement, por ejemplo, te ayudará a entender la variedad de actividades por descubrir en tu ubicación.

3. Sé previsor: temas de salud y seguridad

Una vez hayas acabado de decidir los destinos y hayas definido tu itinerario, es hora de pensar en la salud y la seguridad. Infórmate de si los diferentes tramos de tu viaje requieren precauciones especiales como vacunas, ropa adecuada a la temperatura y clima/mosquitos/religión, la estabilidad política de los países que visitas y cualquier recomendación referente a la seguridad del viajero.

Unos meses antes de marcharte, pide hora con tu médico, dentista y ginecólogo. Pide todas las recetas necesarias para que puedas llevar un botiquín que te permita hacer frente a situaciones inesperadas.

Con un itinerario bien definido podrás elegir el seguro más adecuado para tus paradas. No dudes en contactar con diferentes compañías aseguradoras para comparar opciones antes de elegir la que se adapte mejor a tus necesidades.

4. Adelántate a los trámites burocráticos

Esto, por supuesto, incluye los visados. Como norma general, comprueba que tu pasaporte esté vigente y que no vaya a caducar antes de que vuelvas. Muchos países requieren que el pasaporte sea válido durante varios meses más tras tu llegada.

Aparte, infórmate de los requisitos referentes al permiso de conducir en los países de tu itinerario. En algunos países, si quieres ponerte al volante se te va a pedir tener un permiso de conducir internacional junto al permiso de conducir de tu país.

Asegúrate de saber la cantidad máxima que puedes sacar del cajero con tu tarjeta bancaria, e infórmate también del cambio y las comisiones que te van a cargar en el extranjero. Como medida extra, lleva contigo más de una tarjeta, y recuerda que puedes abrir una cuenta online. No te olvides de notificar a tus bancos que te vas de viaje ni de comprobar cuándo caducan tus tarjetas.

Lo mismo para tu compañía telefónica. Comprueba las condiciones para usar el móvil en el extranjero para evitar cualquier circunstancia imprevista y, si puedes, llévate un móvil de repuesto (que sea barato y resistente) que puedas usar con una tarjeta SIM local: así, de paso, evitarás llamar la atención y que te lo acaben robando.

Finalmente, para no tener todos los huevos en una misma cesta, te recomendamos encarecidamente que escanees y fotocopies tus documentos importantes, como el pasaporte, el DNI, el seguro… y que mandes una copia a tus familiares y otra copia la lleves contigo en todo momento. Otro consejo es guardar los documentos originales, junto con tarjetas bancarias y móvil, en una pequeña bolsa con correa que vaya siempre contigo. No es muy glamuroso, pero es más improbable que te lo roben que si lo llevas una mochila. Recuerda llevar apuntados en una libreta los teléfonos de gente, instituciones o bancos que te convengan.

5. Prepárate para salir, acaba las tareas administrativas

Viajar por el mundo también puede significar estar fuera durante varios meses, a veces, más de un año: es una razón de más para prepararte bien y evitar gastos y dolores de cabeza innecesarios. Si trabajas, una de las primeras decisiones que debes tomar es referente a tu puesto. Tendrás que elegir entre coger una excedencia o, si no puedes, dejar el trabajo.

También tendrás que decidir qué haces con tu casa: quizás tengas que dejarla o subalquilarla. Una vez hayas decidido esto, tendrás que ocuparte de los muebles y demás pertenencias. Tanto si alquilas tu casa como si te vas permanentemente, seguramente tendrás que vender algunas cosas y almacenar el resto. Lo mismo para el coche.

Por último, acuérdate de acabar cualquier contrato innecesario (televisión por cable, teléfono, gas, electricidad, internet, seguro del coche) y decide a qué dirección redestinarás tu correo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close