Close
Tras los pasos de Gaudí en Barcelona

Tras los pasos de Gaudí en Barcelona

Nos vamos de ruta por Barcelona, siguiendo el legado que dejó el arquitecto modernista Antoni Gaudí en la capital catalana. ¿Te vienes con nosotros?

Prepárate para un recorrido a través de la original arquitectura de Gaudí, con paradas en edificios únicos que merecen ser descubiertos. Gracias al inconfundible estilo gaudiniano, con solo un vistazo podemos adivinar a quién pertenecen las obras. Figuras naturales plasmadas en materiales y técnicas como la forja de hierro, la cerámica, el mítico trencadís… sumados a elementos religiosos y patrióticos son las señas de identidad de un artista en el sentido amplio de la palabra, un genio de la geometría y el volumen que dominó la arquitectura hasta al último detalle.

1. Sagrada Familia

La Sagrada Familia debía encabezar la lista de edificios emblemáticos de Gaudí. Famosa internacionalmente por ser uno de los máximos exponentes del modernismo catalán y, también, por estar inacabada, este templo de la Ciudad Condal es visitado diariamente por miles de personas por su gran valor arquitectónico. El edificio entero es una maravilla, aunque la fachada del Nacimiento, el “bosque interior” de columnas y la cripta, donde descansa Gaudí, son especialmente interesantes.

A post shared by JordanStories (@jordan_kolevski) on

2. Park Güell

No puedes marcharte de Barcelona sin la foto de rigor en el Park Güell. Desde ahí podrás contemplar vistas magníficas sobre la ciudad y tocar el famoso trencadís gaudiniano incrustado en el banco que serpentea la plaza principal. El parque fue un encargo que Eusebi Güell hizo a Gaudí, quien concibió un espacio siguiendo los patrones de su etapa naturalista. Así, encontramos representaciones de animales como la famosa salamandra que verás cerca de la entrada.

3. Palau Güell

El Palau Güell, comisionado por el mecenas de Gaudí, está considerado como uno de los primeros edificios modernistas del mundo. Inaugurado por la Exposición Universal de Barcelona de 1888, es una casa señorial ubicada cerca de la Rambla de Barcelona que cuenta con unos 2.800 metros cuadrados. Destaca su fachada, con creaciones de hierro forjado en forma de dos serpientes, un ave fénix y el escudo de Cataluña.

4. Casa Milà

La Casa Milà se encuentra en pleno centro de Barcelona, concretamente en paseo de Gracia con la calle Provenza. Este singular edificio, también conocido como La Pedrera, fue encargado por Pere Milà, un empresario textil perteneciente a la burguesía catalana. Gaudí decidió crear un edificio que evocara su original estilo naturalista. Por eso, en él podemos apreciar formas y símbolos que huyen de la rigidez, como la forma oleada de la fachada. ¡No te olvides de subir a la azotea!

5. Casa Vicens

Manuel Vicens encargó a Gaudí el diseño de una segunda residencia, la Casa Vicens, en el barrio barcelonés de Gracia, que por aquel entonces (finales del siglo XIX) aun constituía una localidad aparte. En este singular edificio el maestro modernista incluyó influencias de la arquitectura persa, bizantina y mudéjar, con mucha presencia de elementos de cerámica para transmitir un estilo árabe.

6. Casa Calvet

La Casa Calvet está ubicada en la calle Casp, 48. Se trata de un edificio más conservador que otros también proyectados por Gaudí, aunque lleva el sello inconfundible del arquitecto modernista, con sus materiales estrella como el hierro forjado y figuras de la naturaleza. La Casa Calvet acoge hoy en día un restaurante en su planta baja.

A post shared by MSE (@m.s.edition_360) on

7. Casa Batlló

La Casa Batlló es uno de los edificios de Gaudí más conocidos, situado en el paseo de Gracia de Barcelona. La familia Batlló encargó al arquitecto catalán una reforma de su casa, a lo que el maestro respondió con un proyecto inspirado en la naturaleza. Estas formas sinuosas se pueden apreciar bien tanto en la fachada como en el patio de luces y la azotea. No te pierdas la espectacular bóveda en forma de dragón.

8. Colegio Teresianes

Un poco más alejado del centro de la ciudad está el Colegio Teresianes. Pese a su belleza, es una de las obras menos conocidas de Gaudí. De hecho, el arquitecto se puso al frente de este proyecto cuando ya estaba empezado y tuvo que amoldarse al presupuesto limitado del mismo. De todas formas, tenía que respetar la sobriedad que requería una escuela religiosa. En la actualidad sigue siendo una escuela.

A post shared by Amics de Gaudí (@amicsdegaudi) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close