Close
8 lugares preciosos que han inspirado cuadros famosos

8 lugares preciosos que han inspirado cuadros famosos

Aquí van 10 bonitos lugares que han inspirado cuadros famosos y que se pueden visitar.

A lo largo de la historia, los artistas se han inspirado en lo que los rodea para crear su obra, plasmando su interpretación de la realidad en un lienzo. Existen paisajes por todo el mundo que han sido escenario de conocidas obras de arte y que han acabado siendo lugares de culto a nivel internacional. Hablamos de enclaves como los jardines de Monet en Giverny, el Café La Nuit de Arles que pintó Van Gogh…

Son lugares inspiradores, literalmente, que te traemos para que los añadas a tu lista de sitios por descubrir.

1. Giverny: Los nenúfares de Claude Monet

Quizás el cuadro más famoso de Monet, Los nenúfares fueron pintados en la casa que el artista francés tenía en la localidad de Giverny, en Normandía. Para ello Monet tomó la inspiración de su propio jardín de aires japoneses, en cuya construcción puso un gran empeño desde que se mudó ahí en 1883, diseñándolo él mismo. De este precioso jardín salieron sus más preciados cuadros impresionistas, pintados en plein air. Hoy en día, se puede hacer una visita a la casa y jardines de Monet, conservados intactos.

2. Café La Nuit en Arles: Terraza de café por la noche de Vincent van Gogh

El famoso cuadro Terraza de café por la noche de Van Gogh representa el Café La Nuit, que el artista pintó en 1888 durante su etapa en Arles, la Provenza francesa. Su estilo postimpresionista se plasma a la perfección en esta obra, con el restaurante iluminado bajo un cielo estrellado, siluetas de clientes bebiendo y la luz de una farola proyectándose en los adoquines. Este fue uno de los primeros cuadros que pintó Van Gogh tras mudarse al sur de Francia en busca de inspiración y sosiego. Si visitas Arles tú también podrás sentarte en la misma terraza y hasta fijarte en el lugar donde Van Gogh tenía su caballete al pintar su icónica Terraza de café por la noche.

3. Coliseo de Roma: Vista del Coliseo de Giovanni Paolo Pannini

El archiconocido anfiteatro romano y sus alrededores fueron el escenario que inspiró Vista del Coliseo, del pintor y paisajista italiano Giovanni Paolo Pannini, quien se mudó a Roma en 1711 para estudiar dibujo y posteriormente produjo múltiples cuadros en los que aparecen distintos puntos emblemáticos de la capital italiana. En Vista del Coliseo aparece el exterior de este icónico anfiteatro inaugurado en el año 80 d.C. y con capacidad para 50.000 personas que acogía espectáculos para entretener al pueblo, como combates de animales y de gladiadores. ¡Un pecado no visitar el Coliseo cuando te encuentres en Roma!

View this post on Instagram

7 curiosidades del coliseo Romano! 👇 1. para su construcción murieron miles de personas! 😱 2. Se usaron unas 700mil toneladas de piedra. 3. Para su inauguración hicieron unos juegos que duraron 3 meses!!! 😱 4. Hubo mujeres gladiadores 5. Hay todo otro mundo debajo del coliseo de aroma 6. Su construcción se debió a tres razones. Para reemplazar un anfiteatro que acaba de quemarse, como un regalo a la ciudad y para demostrar que los romanos eran capaces de una arquitectura semejante. 7. Ahora es un símbolo contra la pena de muerte. Envíanos un mensaje si quieres conocer más de nuestros programas a Italia! 😍😍😍 📷@art_siroj #coliseo #roma #italia #europa #love #travelblogger #travelcouple #travel #travelgram #7wonders #nationalgeographic #city #europe

A post shared by Viajarmehacefelizz (@viajarmehacefelizz) on

4. Venecia: El Gran Canal de Claude Monet

Ciudad pintoresca donde las haya, Venecia ha inspirado a todo tipo de artistas gracias a su inconfundible magia. Uno de los rasgos más distintivos de esta peculiar ciudad flotante es su red de canales, y eso es precisamente lo que quiso plasmar Monet en uno de sus cuadros más famosos: El Gran Canal. Esta obra destaca por su rígido esquema compositivo y su increíble luz, con una gama cromática muy extensa, lo que hizo despuntar a Monet frente al resto de pintores que habían producido obras sobre Venecia hasta la fecha. ¡Un paseo en góndola por los canales de Venecia es una experiencia viajera indispensable!

5. Restaurante Maison Fournaise en Chatou: El almuerzo de los remeros de Auguste Renoir

Titulado Le déjeuner des canotiers por Renoir, en este cuadro de 1880 vemos una escena de un grupo de amigos del pintor en una terraza de un restaurante de la localidad francesa de Chatou, a las afueras de París: se trata de Maison Fournaise, establecimiento abierto desde el siglo XIX y donde en la actualidad, tras su reapertura en 1990, se puede seguir acudiendo para sumergirse en una auténtica estampa impresionista como la de El almuerzo de los remeros.

6. Casa de Willy Lott en Suffolk: El carro de heno de John Constable

En 1821, el artista británico John Constable pintó un óleo que lleva por título El carro de heno. En él aparece un granjero y sus caballos tirando de un carro de heno por el río. La casa de campo de la izquierda del cuadro es la casa de Willy Lott, construida en el siglo XVI y que aún se encuentra en el condado de Suffolk (Inglaterra). Hoy en día, la casa de Willy Lott forma parte de National Trust, por quien fue reformada en los años 20 para volverla a hacer lo más parecida posible al cuadro de Constable.

7. Moulin de la Galette en París: Baile en el Moulin de la Galette de Auguste Renoir

Una de las obras impresionistas más célebres de Renoir, Baile en el Moulin de la Galette, tiene como telón de fondo el merendero del barrio parisino de Montmartre llamado Moulin de la Galette, donde aún hoy en día se puede respirar la vida bohemia que emana de la escena de festejo del cuadro, caracterizado por su gran sensación de movimiento. De hecho, encontrarás un restaurante bajo el famoso molino donde podrás comer y mezclarte con la inspiradora troupe del barrio artístico de París por excelencia.

8. Colina Ekeberg en Oslo: El grito de Munch

El cuadro más conocido del noruego Edvard Munch, El grito, es considerado como una de las obras más expresivas (y espeluznantes) de la historia del arte, en la que el artista encapsula la angustia del hombre moderno, con su entorno como caja de resonancia de su propio sufrimiento. El escenario del cuadro es real, pues se trata de la colina Ekeberg de Oslo, donde puedes acudir a visitar el paisaje de fondo de El grito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close