Close
6 cosas que deberías saber sobre el Empire State Building

6 cosas que deberías saber sobre el Empire State Building

Musement echa un vistazo a unas cuantas curiosidades sobre uno de los edificios más icónicos de todos los tiempos: el Empire State Building.

La primera vez que visité el Empire State Building fue en 2005 durante un viaje a Estados Unidos con el instituto, de hecho también era la primera vez que visitaba Nueva York. Nuestro cuestionable acompañante nos llevó allí nada más llegar, a las 7 de la mañana. No sé si lo hizo porque tenía cosas más interesantes que hacer durante el día (supongo que es la explicación más lógica, porque nos dejó —a un grupo de quinceañeros— dando vueltas solos por Midtown todo el día), o porque sencillamente era el momento del día en el que íbamos a molestar menos. Lo único que recuerdo de subir a uno de los símbolos más importantes de Nueva York es la niebla impenetrable. Nada de vistas increíbles, nada de panorámica sobre la bahía de Hudson… ni podíamos contemplar las calles de la ciudad a vista de pájaro para darnos cuenta de que se parecen a las venas y arterias de un organismo gigante. Tampoco logramos ver a las palomas volando a pocos metros de distancia del Empire State Building.

Una vista fantástica de las calles de Nueva York desde el Empire State Building

Mi segunda vez, en 2009, fue mucho mejor: la ciudad entera se extendía a mis pies, con Central Park, los cinco barrios y los taxis amarillos circulando por la Quinta Avenida. Casi un siglo de cine y música llenaron mi imaginación: un montón de artistas han dedicado sus películas y canciones a este fabuloso edificio art déco que ha presidido la ciudad desde 1931, y lo que ha hecho el edificio ha sido solo devolver el amor a sus admiradores. Ahí está, esperando a ser fotografiado por cualquiera que busque una fotografía que, aunque no sea muy original, evoque perfectamente la inconfundible silueta de la ciudad. También celebra todos los eventos especiales junto con los neoyorquinos, ya que las últimas plantas se iluminan de infinidad de colores: un arcoíris durante el fin de semana del Orgullo Gay, el rojo, blanco y azul de la bandera estadounidense el 4 de Julio y el verde del día de Saint Patrick.

Como homenaje a uno de los símbolos más importantes de una de la ciudades más bonitas del mundo (uno de esos sitios que deberías visitar al menos una vez en la vida), a continuación descubrimos juntos unos cuantos datos interesantes sobre el Empire State Building.

1. Una carrera de altura

John. J. Raskob y Walter P. Chrysler tenían mucho en común: ambos eran unos apasionados de los coches, pero también de construir rascacielos. Raskob construyó el Empire State Building solo uno año después de terminar el Edificio Chrysler, otra auténtica joya art déco ubicada a tan solo 300 metros de distancia. Sin embargo, Raskob se aseguró de que el Empire State Building fuera más alto que el Edificio Chrysler para robarle el título de mayor rascacielos de la ciudad y lo hizo 20 pisos más alto.

2. Zepelines

En los años 20 y 30, los flecos no eran lo único que estaba de moda, los zepelines también causaban furor. Está claro que culturalmente no han calado tan hondo como los caprichos de la moda, ya que el tiempo ha consagrado los vestidos estilo Charlestón, pero entonces eran todo un hito: tanto, que la cúspide del Empire State Building se diseñó como aeropuerto para dirigibles. Por desgracia, solo fue usado una vez para tal fin: después de que el primer zepelín aterrizara en lo alto del Empire State Building, se percataron de que el viento era demasiado fuerte a tanta altura y de que no era seguro aterrizar en esas condiciones.

3. Un vestíbulo espectacular

No sorprende que todo el mundo se quede boquiabierto con las maravillosas vistas desde la última planta del Empire State Building, pero en la planta baja hay mucho más de lo que maravillarse: en el vestíbulo principal, alucinarás con una extraordinaria escultura art déco hecha de aluminio, una hoja de oro de 23 quilates y una original pieza de mármol europeo que representa el mismísimo Empire State Building y una mapa del estado de Nueva York.

View this post on Instagram

#empirestate #empirestatebuilding #bigapple

A post shared by Sandro Santinelli (@sandrosantinelli) on

4. Una cifra trágica

Entre todas estas impresionantes cifras, el Empire State Building también es conocido por una estadística muy triste, que no tiene nada que ver con el glamur de las películas ni las alturas extraordinarias: nada más y nada menos que 30 personas han decidido quitarse la vida saltando de lo alto del edificio. De hecho, se dice que el fantasma de Evelyn McHale, que cometió el conocido como “el más bonito de los suicidios”, deambula por el mirador de la planta 86.

5. Amo New York

Sexo en Nueva York, una de las series más queridas y revolucionarias de la historia de la televisión, no solo fue rodada en Nueva York sino que es una carta de amor continua a la ciudad. No sorprende, entonces, que los ataques del 11 de septiembre tuvieran un profundo impacto en la serie: el último episodio de la cuarta temporada, titulado Amo Nueva York, está dedicado a lo que pasó aquel día, y durante las siguientes temporadas, la icónica imagen de las Torres Gemelas de los créditos (aparecía detrás de la protagonista, Sarah Jessica Parker) se sustituyó por el Empire State Building, que le arrebató el puesto de símbolo de la ciudad con solemne dignidad.

6. Cameos en la gran pantalla

¿Sabes en cuántas películas el Empire State Building ha tenido un papel destacado? No hay una respuesta concreta a esta pregunta. Es imposible contar la infinidad de películas, escenas, series de televisión y videoclips en los que ha aparecido el Empire State Building a lo largo de los años. Entre las más conocidas, podemos mencionar películas como King Kong (con su icónica imagen del gorila gigante subiendo al edificio), Cuando Harry encontró a Sally, Annie y Kramer contra Kramer, pero cualquier lista que se pueda hacer estaría incompleta, ya que obviaría centenares de producciones.

View this post on Instagram

I thought of that old joke, y'know, this guy goes to a psychiatrist and says, "Doc, uh, my brother's crazy; he thinks he's a chicken." And the doctor says, "Well, why don't you turn him in?" The guy says, "I would, but I need the eggs." Well, I guess that's pretty much now how I feel about relationships. Y'know, they're totally irrational and crazy and absurd, but I guess we keep goin' through it because most of us need the eggs. – Alvy Singer. @loveandmelancholy Annie Hall (1977) dir. Woody Allen Woody Allen and Diane Keaton in Annie Hall, 1977 Diane Keaton in Time, 1977 Photo by Douglas Kirkland . . . . #dianekeaton #woodyallen #anniehall #1977 #80s #90s #80shollywood #vintage #timemagazine #nostalgia #wine #arty #lagend #popcultureart #arty #movies #oldmovies #loveandmelancholy

A post shared by Love & Melancholy (@loveandmelancholy) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close