Close
Donde comer en Nueva York

Donde comer en Nueva York

La ciudad de Nueva York es un verdadero crisol, sobre todo cuando se trata de comida. La consejera local Amanda Coletta comparte la mejor manera de probar un poco de todo durante tu estancia en la Gran Manzana.

Si tuviera que elegir la pregunta que mas veces me hacen los huéspedes, no sería cómo llegar a la Estatua de la Libertad o cuál es el mejor espectáculo de Broadway (aunque estas dos estarían empatadas en segundo lugar), sería ¿Qué es lo mejor para comer?

En una ciudad como Nueva York, donde las opciones son enormes, los visitantes son buenos conocedores de los mejores chefs y las nuevas tendencias en restauración, y nunca tienen tiempo suficiente para probar todos los platos de los que han oído hablar.

 


Gotham West Market cuenta con una miríada de buenos restaurantes. Foto: Daniel Krieger

Una gran manera de probar de una vez algunos de los mejores lugares para comer de la ciudad, es visitar los nuevos «Food Halls» o mercadillos, que unen algunas de las mejores opciones gastronómicas bajo un mismo techo. Hay algo para todos y puedes probar un poco de todo. Roberta’s es uno de los restaurantes de pizza más famosos de Brooklyn, pero si tu viaje es corto, visitar Brooklyn puede no encajar en tu programa. Ahora puedes ir a Urban Space Vanderbilt, al lado de Grand Central y experimentar uno de los famosos pasteles de Roberta. Como es bien sabido, Ippudo no ofrece «para llevar», pero puedes encontrar Kuro Obi, del mismo grupo, en City Kitchen. ¿Buscas chefs famosos, todo bajo un mismo techo? En el Gotham West Market, Seamus Mullen, del restaurante Tertulia, sirve sus clásicas tapas y sangría en El Comada, e Ivan Orkin, el llamado «Mr. Ramen», sirve sus famosos ramen en Ivan Ramen Slurp Shop.


Delicias nórdicas en el Great Northern Food Hall, en la Estación Central, foto de: Símbolo Birck

Hablando de grandes nombres en el mundo de la comida, Claus Meyer, uno de los socios originales del mundialmente famoso restaurante Noma de Copenhague, ha abierto The Great Northen Food Hall, un homenaje a lo nórdico en Vanderbilt Hall. Prueba el smørrebrød, un tradicional sándwich abierto, o un perrito danés. En el Hudson Eats, de Brookfield Place, puedes probar la barbacoa Mighty Quinn y los panecillos de semillas negras al estilo Montreal.

¿Vas a tomar un tren en la estación Penn? Entonces pásate por The Pennsy, donde encontrarás opciones de más chefs famosos. Marc Forgione tiene Lobster Press y Mario Batali tiene Mario by Mary. Por supuesto, el Food Hall que lo comenzó todo, el Plaza Food Hall (en el hotel Plaza) sigue siendo una opción excelente, especialmente para dulces y confitería. La torta Mille Crepe de Lady M es gloriosa, o prueba el chocolate de Francois Payard.


Le Bernardin, foto: Daniel Krieger

En el otro extremo están las experiencias gastronómicas que constan de menús de degustación elaborados por algunos de los mejores restaurantes del mundo. Aunque estos restaurantes son fenomenales y dignos de todos los elogios que han recibido, una cena en uno de ellos puede ser un asunto extremadamente largo. Cuando estás de visita por poco tiempo y tratando de repartirlo entre los espectáculos de Broadway, los museos, las tiendas y otras actividades, una cena de cuatro horas podría ser demasiado, y una de mis opciones favoritas es almorzar en alguno de estos famosos restaurantes. Aunque la comida seguirá siendo sabrosa, son opciones menos costosas que duran menos tiempo, y te permiten disfrutar de la visión del chef. También es más fácil reservar a la hora del almuerzo.

Le Bernardin, del chef Eric Ripert, quizá el mejor restaurante de la ciudad, tiene un menú para almuerzos de tres platos a 87$ que es tan exquisito como la cena. Para una opción aún mejor, echa un vistazo a la más informal sala, donde se ofrece un almuerzo de tres platos a un precio fijo de 55 $; de este menú 5$ se donan a City Harvest, una ONG de rescate de alimentos.

Del Posto puede que tenga una de las mejores ofertas para comer de la ciudad: un menú para el almuerzo de tres platos a 49$. La experiencia es muy similar a la cena. No hay otro restaurante italiano que se le parezca en Nueva York; un servicio elegante, que junto con una cocina italiana extraordinaria establecen un nivel propio. Además, su lasaña de 100 capas es legendaria.

En Jean-Georges, una comida de dos platos cuesta $58; las preciosas vistas a Central Park, la terraza en verano y el propio Jean Georges a menudo en la cocina, hacen de la experiencia una comida especial .

Créditos Imagen Destacada: Daniel Krieger

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close