Close
11 tipos de pizza que tienes que probar

11 tipos de pizza que tienes que probar

Revisamos 11 tipos de pizza diferentes de Italia y otros lugares del mundo.

Lo vamos a decir: la pizza es la cosa más apreciada en todo el mundo. Y que conste que no la llamamos cosa porque nos hayamos quedado sin palabras, sino porque la pizza trasciende a todas las categorías posibles. No solo hay millones de personas que prefieran la pizza a la pasta o la hamburguesa, también los hay que prefieren una pizza a unas vacaciones en la nieve o a una tarde de spa.

Además de ser una de nuestras cosas favoritas, la pizza existe en muchas versiones diferentes. Prácticamente hay una en cada lugar del mundo y, aunque algunos puristas no pueden soportar siquiera ver una foto de las versiones más exóticas, nosotros no juzgamos a nadie por sus gustos culinarios o de cualquier otro tipo.

Por eso hemos creado esta breve recopilación de pizzas, para traerte una pequeña degustación de distintos tipos de este manjar, de la más tradicional a la más creativa, que se pueden encontrar en diferentes lugares no solo de Italia, sino del mundo. Quizá te sirva de inspiración para tu próxima comida.

1. Pizza napolitana

Su majestad, la reina Margarita: la pizza original, cocinada en horno de leña e increíblemente sabrosa. Se caracteriza por una masa fina y esponjosa que combina a la perfección con el tomate fresco y la mozzarella y que contrasta con el grosor de un borde muy blando, el cornicione (¡no vuelvas a llamarlo “borde”!). En algunos casos, esta parte se puede rellenar con queso ricota y pimienta: todo un jardín de las delicias para tus papilas gustativas. En la pizza napolitana está, además, el origen de todas las pizzas gourmet de la escena culinaria de Italia.

2. Pizza frita

Es la hermana de la pizza napolitana —la hermana menos saludable, para ser precisos. Nació al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando Nápoles sufrió una escasez de los productos más básicos, incluso de tomate y mozzarella. Al freír la pizza con aceite en vez de cocinarla en un horno de leña, se podía vender en la calle para que las familias obtuvieran unos ingresos extra y los clientes pudieran comer algo saciante por poco dinero. El atractivo de la pizza frita es el espacio que se crea en el interior al freírla y que permite rellenarla de cualquier cosa. Está deliciosa con salami napolitano, queso ricota y pimienta, pero también en una versión dulce con chocolate y azúcar glas.

View this post on Instagram

La pizza fritta completa ai cicoli @sorbillo

A post shared by Shane Eaton (@questamiamilano) on

3. Pinsa romana

Roma es otra ciudad fabulosa para la pizza, y esta versión crujiente tiene sus orígenes en la antigua Roma. La masa se hace con harina de mijo, cebada, espelta, sal, hierbas aromáticas y masa madre. No es muy gruesa y el borde queda crujiente, se hace con forma ovalada, ligeramente alargada, y se puede probar con ingredientes muy variados.

https://www.instagram.com/p/BmTzLzeHtK-/

4. Pizza al trancio

De origen milanés, la pizza al corte es el típico capricho que comen los italianos cuando salen en una noche de “pizza y cine”. Es una pizza gruesa y esponjosa cubierta por una buena capa de mozzarella y se vende en porciones que suelen ser bastante generosas y saciantes. Se cocinan en un horno eléctrico y se extendieron en la época del Milano da bere (“Milán para beber”) que se produjo en la década de 1980, por eso se puede encontrar en muchos lugares auténticos de estilo vintage de la ciudad.
https://www.instagram.com/p/BPH6cxEAG2D/

5. Pissalandrea

Literalmente, el nombre significa “la pizza de Andrea” y hace referencia a Andrea Doria, una destacada figura política en Génova durante la época de las repúblicas marítimas. Este tipo de pizza se cocina en una sartén y se condimenta con tomates, aceitunas, cebolla, queso ligur similar al squacquerone y anchoas.

6. Sfincione

En Sicilia se pueden encontrar distintas variantes de la pizza tradicional, y las especialidades locales se alejan bastante de la noción de pizza que conocemos. De todas ellas, recomendamos el sfincione de Palermo, una deliciosa y esponjosa masa fermentada que se hornea y se condimenta con pan rallado, cebolla, queso caciocavallo y strattu (tomates secos en conserva).

7. Pizza al tegamino

La pizza al tegamino (o al padellino, literalmente “pizza en sartén”) es una especialidad local en Turín. Se caracteriza por una doble fermentación y el horneado, que se lleva a cabo en una pequeña sartén preferiblemente de aluminio que se coloca directamente en el horno con un poco de aceite para evitar que se pegue.

8. Minestra y pizza molisana

Este plato típico de Molise es una combinación de una sopa que se hace con productos del campo, como achicoria, acelga y repollo, y una pizza que se prepara con harina de maíz, agua, sal y unas cucharadas de aceite. En sus orígenes se cocinaba tapada, ya que se cubría con un contenedor de metal después de meterla en el horno sobre unas hojas vegetales y el contenedor metálico se cubría entonces con brasas del fuego.

9. Pizza neoyorquina

Ha llegado el momento de cruzar el charco para probar una pizza que tiene su propia tradición: se creó en Nueva York a finales del siglo XIX, siguiendo las sucesivas olas migratorias que condujeron a muchos italianos a la isla Ellis. La pizza neoyorquina es suficientemente fina para plegarla, pero suficientemente gruesa para aguantar el condimento de tomate con ajo, orégano y mozzarella y poder comerla caminando. Se vende en porciones triangulares generosas y es la comida perfecta para llenar el estómago de camino a casa después de una noche loca en la Gran Manzana.

10. Pizza hawaiana

Pocos platos en el mundo tienen el honor de crear tanta polémica. Algunos creen que es una aberración y para otros es todo un manjar. Nosotros nos preguntamos si el cocinero canadiense Sam Panopoulos, que aseguraba haberla inventado, alguna vez imaginó que su pizza terminaría siendo objeto de tanta controversia. En 1962 decidió añadirle sirope de piña y jamón a la clásica pizza margarita en su restaurante Satellite en Chatham-Kent, Ontario.

11. Pizza dietética

Hemos empezado diciendo que la pizza es una de las cosas más queridas en todo el mundo. Lo cierto es que a algunos les gusta tanto que no son capaces de evitarla ni cuando están a dieta. Aunque la pizza tradicional es un plato saludable, también existe un tipo de pizza con menos calorías: su masa se hace con coliflor, clara de huevo y un poco de harina de arroz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close