Close
15 escultores famosos y sus obras más emblemáticas

15 escultores famosos y sus obras más emblemáticas

Musement te trae a 15 de los escultores más famosos del mundo y sus obras más emblemáticas.

Desde los grandes escultores del Renacimiento y del Barroco hasta los escultores contemporáneos que están rompiendo moldes, descubre los artistas y las obras que ya forman parte de la historia del arte.

1. Donatello

El artista italiano es uno de los escultores más reconocidos del Renacimiento. Gracias al perfeccionamiento del stiacciato (la técnica del relieve aplanado), Donatello consiguió dar una sensación de profundidad y relieve a sus obras. Entre las creaciones más conocidas del artista, que trabajó el mármol, el bronce o la madera, entre otros materiales, destacan: el David (Museo Nacional del Bargello), María Magdalena penitente (Museo dell’Opera del Duomo de Florencia) y Gattamelatta (el monumento ecuestre situado en Piazza del Santo en Padua).

View this post on Instagram

Maddalena penitente, Donatello, 1453-1455.

A post shared by STEFANIA (@stefania_mog) on

2. Miguel Ángel

Miguel Ángel no solo destacó en el campo de la escultura, sino también en la pintura y la arquitectura. Aunque nació en Caprese, pasó la mayor parte de su vida en Florencia y Roma. Tras convencer a su padre de su vocación como artista, comenzó a aprender pintura en el taller de Domenico Ghirlandaio, y más tarde, escultura en el jardín de los Médici. Con tan solo 23 años y poco después de su llegada a Roma, el genio renacentista recibió un encargo del cardenal de Saint Denis. Así, en menos de un año, creó La Piedad, la obra maestra de su período de juventud, y que hoy podemos admirar en la Basílica de San Pedro. A su regreso a Florencia, y por encargo de la Opera del Duomo, el artista comenzó a esculpir el David, que se convertiría en uno de los símbolos del Renacimiento y en la joya de la Galería de la Academia.

3. Gian Lorenzo Bernini

Si Miguel Ángel es uno de los grandes representantes del Renacimiento, Bernini lo es del Barroco. Las obras escultóricas del polifacético artista napolitano, que también destacó en los campos de la pintura y la arquitectura, destacan por su dramatismo y dinamismo. La Galería Borghese es, probablemente, el mejor lugar para descubrir y ver con tus propios ojos la intensidad y la fuerza de sus creaciones. No te pierdas Apolo y Dafne, El rapto de Proserpina, David, y Eneas, Anquises y Ascanio.

4. Antonio Canova

El pintor y escultor véneto es uno de los principales exponentes de la escultura neoclásica. Animado por su abuelo, comenzó su formación artística a una temprana edad, y llegó a ser considerado el mejor escultor de Europa desde la época de Bernini. Las esculturas de mármol de Canova, que se inspiraba en la Antigüedad Clásica, se caracterizan por sus acabados perfectos, cuya belleza ideal puede resultar incluso un poco distante. Algunas de sus obras más destacadas son Eros y Psique (Museo del Louvre), Las tres gracias (Museo del Hermitage) y Teseo y el Minotauro (Museo de Victoria y Alberto).

5. Auguste Rodin

Este reconocido artista francés es considerado el padre de la escultura moderna. Aunque tras varios años estudiando dibujo en la escuela «École Impériale Spéciale de Dessin et de Mathématiques» el artista no consiguió entrar en la prestigiosa «École des Beaux-Arts», Rodin continuó formándose por su cuenta. Tras un viaje a Italia, durante el cual pudo estudiar las obras de los grandes maestros renacentistas, Rodin esculpió La Edad de Bronce, que marcaría un antes y un después en su trayectoria artística. En su época de mayor apogeo, en su taller llegaron a trabajar unos 50 asistentes. El maestro se encargaba de moldear las esculturas en barro o yeso, entre otros materiales, y posteriormente, a partir de sus moldes, los asistentes se encargaban de reproducirlas en mármol, bronce, etc.
Entre sus obras más destacadas cabe mencionar El pensador, El beso y La puerta del Infierno. Acércate al Museo Rodin en París para conocer a fondo la trayectoria de este prolífico artista.

6. Constantin Brâncuși

Brâncuși es un escritor, fotógrafo y pintor rumano, aunque desarrolló la mayor parte de su carrera artística en París, donde entabló amistad con Rodin. Durante su madurez, sus creaciones se alejaron del realismo característico del siglo XIX, creando un estilo propio en el que predominaban la formas puras y sencillas, inspirándose en el arte prehistórico y africano. Esta simplificación de las formas hace que muchos lo consideren el precursor de la escultura abstracta. Algunas de las formas que más se repiten en sus creaciones son el huevo, el cilindro alargado o los pájaros. El beso, La musa dormida y Pájaro en el espacio son algunas de sus obras más famosas.

7. Henry Moore

El aclamado escultor británico es mundialmente reconocido por sus esculturas abstractas. En las obras del artista se ven las influencias de los maestros renacentistas, así como de la cultura tolteca maya. Aunque en sus comienzos Moore prefería tallar directamente la roca o el material utilizado en sus creaciones, más tarde pasó a la técnica del moldeado. La mayoría de sus trabajos son representaciones abstractas de la mujer, y en ocasiones de grupos familiares, con un claro predominio de las figuras reclinadas, las formas onduladas y los espacios vacíos. El Museo Reina Sofía alberga su obra Figura en forma de hoja 3, figura en forma de hoja 4, pero muchas de sus creaciones más aclamadas se encuentran en espacios públicos, como por ejemplo King and Queen, Reclining Woman o West Wind.

8. Alexander Calder

Aunque también creó esculturas estáticas, Calder es mundialmente reconocido por haber inventado la escultura móvil. Antes de matricularse en la escuela de arte, el escultor estadounidense había cursado estudios de ingeniería mecánica. Sus esculturas abstractas, formadas por diferentes piezas unidas entre sí por alambres o cuerdas y suspendidas normalmente en el aire, conquistaron al mundo. Una de sus obras más destacadas es Las nubes, situada en el aula magna de la ciudad universitaria de Caracas (declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad, entre otras cosas, por las obras maestras que alberga). Otros trabajos reconocidos son El circo de Calder, Flying Dragon o Flamingo, entre otros muchos.

9. Alberto Giacometti

Giacometti nació en Suiza en el seno de una familia de artistas (su padre es el pintor impresionista Giovanni Giacometti). Tras cursar los estudios secundarios, el joven artista se trasladó a París para continuar su formación, y allí, cerca de Montparnasse abrió su taller años después. En la década de los 30, el suizo entró en contacto con el grupo de artistas surrealistas de André Breton, y de esta época es una de sus obras más conocidas, Bola suspendida. En los años 40, Giacometti se alejó del surrealismo para volver a trabajar con modelos. Así comenzó su período existencialista, caracterizado por sus famosas figuras alargadas, como por ejemplo Hombre que camina, Mujeres de Venecia, La nariz o El gato.

10. Louise Bourgeois

Apodada «Mujer araña», Louise Bourgeois es una de las artistas contemporáneas más importantes. Los traumas de su niñez, causados en buena parte por las infidelidades de su padre, han inspirado su trabajo, ya que muchas de sus creaciones son autobiográficas. Entre sus obras más famosas se encuentran La destrucción del padre, Arco de histeria, Mamá (la araña de casi 9 metros de altura que estuvo expuesta en el Museo Guggenheim en Bilbao) y Araña.

11. Fernando Botero

El artista (pintor y escultor) colombiano puede presumir de tener un estilo verdaderamente propio: el «boterismo». Sus obras, tanto pictóricas como escultóricas, son fácilmente reconocibles, y en ellas el volumen juega un papel fundamental. El artista trata una gran variedad de temas, desde la naturaleza y la vida cotidiana, hasta asuntos religiosos y políticos. Pero, independientemente de la temática, sus personajes son siempre figuras robustas y corpulentas. Entre sus esculturas más famosas no podemos dejar de mencionar Gato, que ya es todo un símbolo de Barcelona. En Oviedo podemos disfrutar de La maternidad, y en la Plaza de Colón de Madrid de La mujer con espejo.

View this post on Instagram

#barcelona#gatobotero

A post shared by Maria Pia (@mariapia2217) on

12. Jaume Plensa

Jaume Plensa es un artista polifacético, ya que además de escultor, también es grabador y ha realizado instalaciones acústicas o escenarios para ópera, por mencionar alguna de sus muchas facetas artísticas. Para sus creaciones utiliza un amplio abanico de materiales, como el acero, el hierro fundido, el vidrio, la resina, las luces y el sonido. Sus obras se encuentran repartidas en los principales museos del mundo, pero Plensa es también muy reconocido por sus asombrosas instalaciones en espacios públicos, muchas de ellas formadas por letras y números. Algunos ejemplos destacados son: Rui Rui, Awilda & Irma, Mirall o Julia.

13. Jeff Koons

Considerado uno de los principales artistas kitsch, el escultor y pintor estadounidense que antes de dedicarse al mundo artístico era corredor de bolsa, no deja indiferente a nadie. Siempre rodeado de polémica, sus obras suelen reproducir objetos cotidianos, juguetes hinchables o animales, y son fácilmente reconocibles. Balloon Dog, Puppy o Tulips, son algunas de sus creaciones más famosas.

14. Antony Gormley

En sus obras, el escultor británico explora el cuerpo humano, sus diferentes posiciones y su relación con el espacio y el tiempo. Para sus primeros trabajos, Gormley usó su propio cuerpo como molde. Dos de sus obras en espacios públicos más reconocidas se encuentran en Inglaterra: Ángel del Norte, un ángel gigantesco (20 metros de altura y 54 de ancho) situado en el Condado de Tyne y Wear; y Another place, 100 figuras de hierro mirando el mar en la playa Crosby Beach.

15. Joana Vasconcelos

La artista plástica portuguesa, conocida sobre todo por sus esculturas e instalaciones, fue la primera mujer en exponer sus obras en el Palacio de Versalles. Joana trata todo tipo de temas en sus creaciones, desde la feminismo hasta los derechos humanos, y es capaz de transformar objetos cotidianos (azulejos, tejidos, cubertería….) en auténticas obras de arte. Buena prueba de ello son Marilyn, los zapatos gigantes realizados con cazuelas, y La novia, una enorme lámpara creada con tampones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close