Close
Gian Lorenzo Bernini en seis esculturas

Gian Lorenzo Bernini en seis esculturas

Descubre las obras escultóricas más emblemáticas de Bernini, como Apolo y Dafne, El rapto de Proserpina o David.

Gian Lorenzo Bernini es uno de los grandes representantes del barroco italiano. El polifacético artista napolitano, considerado por muchos el digno sucesor del gran Miguel Ángel, destacó en los campos de la pintura, la arquitectura y la escultura.

Sus esculturas están entre las más admiradas del mundo, y hoy vamos a repasar algunas de sus obras escultóricas más representativas.

Apolo y Dafne

Este grupo escultórico realizado en mármol de Carrara destaca tanto por su dramatismo como por su dinamismo. La obra, basada en La metamorfosis de Ovidio, representa el momento exacto en el que Apolo alcanza a Dafne, que ya comenzaba a transformarse en laurel.
Para entender mejor la escultura, quizás valga la pena recordar brevemente el mito de Apolo y Dafne: Eros, para vengarse de Apolo, lanzó una flecha de oro a Apolo y una flecha de plomo a Dafne, provocando un amor intenso en el primero, y un fuerte rechazo en la segunda. Aterrorizada, Dafne huyó de su pretendiente y, para escapar de él, pidió a su padre que la ayudara a cambiar de forma. Cuando Apolo consiguió alcanzarla, la ninfa ya se estaba transformado en laurel.
Si te fijas bien en la escultura, podrás ver cómo los pies de Dafne se entrelazan con las raíces del suelo, mientras que el cuerpo comienza a llenarse de corteza y el cabello de hojas. Las expresiones faciales de ambos protagonistas muestran a la perfección el dramatismo del momento.

Dónde: Galería Borghese, Roma

Baldaquino de San Pedro

Esta obra, que mezcla elementos escultóricos y arquitectónicos, se encuentra en la Basílica de San Pedro. El impresionante baldaquino, compuesto por cuatro columnas salomónicas que sostienen un gran dosel, mide casi 29 metros, y fue comisionado por el papa Urbano VIII. Su rica decoración, en la que abundan los elementos de la naturaleza (como el laurel y los racimos), sirvió de inspiración para muchas obras barrocas posteriores. Como dato curioso, cabe mencionar que el bronce utilizado en el baldaquino proviene del Panteón de Agripa.

Dónde: Basílica de San Pedro, Roma

El rapto de Proserpina

Esta obra tallada en mármol de Carrara vuelve a poner de manifiesto la capacidad que tenía Bernini para capturar el dramatismo del momento. El conjunto escultórico, comisionado por el cardenal Scipione Borghese, se inspira en el mito de Plutón y Proserpina. Los amantes de la mitología recordarán que Proserpina (hija de Júpiter y Ceres) fue capturada por Plutón (dios del Infierno) a orillas del lago Pergusa, y llevada por la fuerza hasta el inframundo. Bernini capturó con gran realismo (¡y dramatismo!) este preciso momento. Uno de los detalles más llamativos, precisamente por su realismo, es la mano de Plutón agarrando con fuerza el muslo de Proserpina.

Dónde: Galería Borghese, Roma

Éxtasis de Santa Teresa

Este grupo escultórico situado en la capilla Cornaro de la iglesia de Santa María de la Victoria, es una de las obras más representativas del barroco.
En esta ocasión, Bernini no se inspiró en la mitología, sino en el Libro de la vida escrito por Santa Teresa de Ávila, para recrear la experiencia mística de la transverberación que la santa describe en su relato. El resultado es una obra con un fuerte componente teatral, en la que podemos ver la expresión de dolor y placer en el rostro de la santa mientras que el ángel saca la flecha de oro que le atravesará el corazón. En contraste con el color del mármol de las dos figuras principales, destacan los rayos de sol de bronce y la flecha de oro.

Dónde: Iglesia de Santa María de la Victoria, Roma

Eneas, Anquises y Ascanio

Eneas, Anquises y Ascanio es una de las primeras obras de Bernini, y muchos dicen que, en la composición en forma de torre, se “nota” la influencia de su padre. El grupo escultórico, realizado en mármol, mide 220 cm, y representa una escena descrita en el segundo libro de La Eneida de Virgilio: el joven Eneas huyendo de Troya con su anciano padre (Anquises) a hombros, mientras que su hijo (Ascanio) le sigue de cerca.

Dónde: Galería Borghese, Roma

David

Al igual que Donatello y Miguel Ángel, Bernini también tiene una escultura dedicada al héroe bíblico. En esta obra de 170 cm de altura, Bernini muestra justo el momento en el que el joven David está a punto de lanzar una piedra al gigante Goliat. La posición de David confiere dinamismo a la escultura, además de capturar la tensión del momento. Esta tensión se ve también acentuada por los gestos de la cara, como el ceño fruncido y la posición del labio inferior.

Dónde: Galería Borghese, Roma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close