Close
Los países de Europa con más espíritu navideño

Los países de Europa con más espíritu navideño

¿En qué países de Europa se vive más intensamente la Navidad? Echa un vistazo a nuestra clasificación para descubrir cuáles son las naciones con más espíritu navideño del continente.

¡La Navidad en Europa es una época realmente mágica! El vino caliente, la nieve, los mercadillos navideños, los belenes, los dulces, los villancicos, las luces y los adornos son solo algunos de los muchos elementos que hacen que estos días sean tan especiales. Pero bien es cierto que el período festivo no se vive igual en todas partes. ¿Cuáles crees que son los países europeos con más espíritu navideño?

En Musement hemos querido averiguar en qué países europeos se vive la navidad más intensamente. Para descubrirlo, hemos analizado el promedio de búsquedas mensuales en Google de 10 términos navideños en 41 países diferentes*.

Echa un vistazo al mapa que hemos elaborado con los resultados para descubrir con qué intensidad se viven estas fechas en diferentes lugares de Europa.

A continuación, puedes ver la clasificación de los 10 países con más espíritu navideño de Europa, así como su puntuación en los 10 términos navideños analizados.

Sigue leyendo para descubrir cómo se celebran estas fechas en los 10 países con más espíritu navideño:

1. Noruega

Noruega lidera la clasificación de los países europeos con mayor espíritu navideño de Europa. En ciudades como Oslo o Tromsø, la época navideña se caracteriza por mañanas frías, paisajes cristalinos, luces, velas… y ¡muchos tipos de galletas!

La Navidad se celebra la noche del 24 de diciembre (Julaften), cuando toda la familia se junta para cenar e intercambiar los regalos. Olvídate de Papá Noel, en este país quien trae los regalos es Julenissen, el pequeño duende de la Navidad. Otra curiosidad es que, en Noruega, el árbol de Navidad suele ponerse el 23 de diciembre. Este día, las familias se reúnen para decorarlo y hornear las famosas galletas navideñas.

La tradición de hornear galletas en estas fechas está muy arraigada entre los noruegos. De hecho, en cada hogar se preparan al menos siete tipos diferentes. Aunque cada familia tiene sus preferencias, algunas de las galletas más populares son pepperkaker, krumkaker, fattigmann, kokosmakroner y berlinerkranser.

2. Alemania

Además de los regalos, adornos o platos típicos, en Alemania hay muchas otras tradiciones navideñas. Una de ellas es el calendario de Adviento, cuyo origen se remonta a mediados del siglo XIX, cuando las familias alemanas pintaban con tiza 24 rayas en la pared o en la puerta, para posteriormente ir borrando una al día hasta la llegada de la Navidad. Y hablando de calendarios de Adviento, ¿sabes dónde se encuentra el más grande del mundo? ¡Correcto, en Alemania!, concretamente en la fachada del ayuntamiento del pintoresco pueblo de Gengenbach. Las coronas de Adviento, hechas con ramas de pino o abeto, piñas, bayas de acebo y cuatro velas, que representan las 4 semanas de Adviento, son otro clásico de estas fechas.

La tradición culinaria navideña tampoco decepciona. En lo que a bebidas se refiere, no podemos dejar de mencionar el Glühwein, un vino caliente, dulce y especiado, ni el Feuerzangenbowle, una bebida festiva muy fuerte y escenográfica, ya que al vino caliente se le añade un terrón de azúcar empapado de ron al que se le da fuego. En cuanto a los postres, las famosas gallegas de frutos secos y especias, conocidas como Lebkuchen, son las protagonistas indiscutibles.

3. Austria

En Austria, el encargado de traer los regalos no es Papá Noel, sino el Niño Jesús y, para cerciorarse de que no se equivoque de casa, los niños queman sus cartas en la chimenea, esperando que así se cumplan sus deseos. Pero en Austria, existen otras dos figuras muy importantes en estas fechas: San Nicolás y el Krampus. Mientras que el primero es la figura afable que trae regalos y dulces a los niños buenos, el segundo es el malvado demonio de la Navidad que atemoriza a los que se hayan portado mal.

En algunas regiones del país existe una fuerte cultura belenista. Por ejemplo, en Salzburgo, durante estas fechas se muestran al público los belenes familiares, verdaderas obras de arte realizados con la ambientación regional característica.

Y en cuanto a la cena de Navidad, es muy probable que en cada hogar austríaco haya carpa (frita o asada) o ganso relleno.

4. Reino Unido

En Reino Unido hay una serie de tradiciones muy particulares durante este período del año, que incluyen un postre navideño propio y el mensaje de la reina el día de Navidad. En vísperas de la Navidad, otra tradición muy arraigada entre los británicos es ir al teatro a ver una pantomima. Las pantomimas suelen estar inspiradas en cuentos de hadas, y a menudo incluyen música, danza y comedia slapstick. En cuanto a la comida, los pasteles elaborados con frutos secos y especias invernales, llamados mince pies, son habituales durante todo el mes de diciembre. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos del emblemático Christmas pudding, un pudín hecho con frutos secos, pan rallado, azúcar moreno y brandy, que suele prepararse hasta 6 semanas antes del gran día.

El día de Navidad, en cada puesto de la mesa, los comensales encontrarán los famosos crackers, un tubo de cartón decorado con papel de colores con un pequeño regalo dentro. Antes de empezar a comer, dos personas abrirán el cracker, tirando cada una de un extremo del mismo. Otro clásico de este día es el mensaje de la reina. Las familias suelen reunirse en torno al televisor para escuchar las reflexiones de la monarca sobre el año que termina y sus esperanzas para el año nuevo. Pero la diversión no termina aquí. El 26 de diciembre es el Boxing Day, un día festivo en el que las familias vuelven a reunirse para seguir festejando y terminar las sobras de la jornada anterior, mientras que los niños estrenan sus nuevos juguetes. Este día también comienzan las rebajas de Boxing Day, una cita imprescindible para los amantes de las compras en Londres, Manchester, Liverpool y otras muchas ciudades del país.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Refillogic (@refillogic)

5. Dinamarca

En Copenhague y el resto de Dinamarca, el período festivo queda «oficialmente» inaugurado el primer viernes de noviembre, el J-Dag (que se traduciría como el Día J), cuando sale al mercado la cerveza de Navidad de Tuborg (Julebrygg). Pero esta no es la única bebida protagonista de las fiestas… en ningún mercadillo o celebración que se precie puede faltar el gløgg, un vino caliente especiado ideal para combatir el frío invernal.

En lo que a decoración navideña se refiere, las velas son las protagonistas indiscutibles, lo cual no es de extrañar, ya que son una parte importantísima del famoso «hygge danés». Además de usarlas para decorar el árbol de Navidad, las kalenderlys son muy populares en Dinamarca. Se trata de una vela marcada con 24 números, y cada día, desde el 1 de diciembre, se quema la parte correspondiente de la vela, hasta llegar al día de Navidad.

La gran cena de Navidad, como en muchos otros países de Europa, se celebra el 24 de diciembre, y es todo un evento. Además de comer un montón de platos deliciosos, en ningún hogar puede faltar el risalamande, un arroz con leche con salsa de cereza en el que se esconde una almendra. La tradición dice que la persona que la encuentre recibirá un regalo o un premio extra. Los regalos también se abren esta noche, pero antes de hacerlo, es costumbre agarrarse de las manos y bailar alrededor del árbol cantando villancicos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Nordhjem (@nordhjem)

6. Países Bajos

En la noche del 5 de diciembre, conocida como la «Noche de los Paquetes», Sinterklaas (San Nicolás), trae regalos a los niños que se hayan portado bien. Pero, además, también viene cargado de dulces, como kruidnoten o letras de chocolate.

En muchos hogares es tradición poner el árbol cuando Sinterklaas abandona el país, alrededor del 6 de diciembre, aunque muchas familias no pueden esperar tanto y lo ponen a principios de mes. En los Países Bajos son muy populares los adornos rústicos, como ramas de pino, piñas o velas grandes. También verás muchas decoraciones navideñas colgadas en las puertas.

Los neerlandeses celebran tanto el 25 de diciembre («primer día de Navidad») como el 26 («segundo día de Navidad»). Ambas fechas son para disfrutar en familia y comer deliciosamente bien. Las cenas son muy elaboradas y el kerststol, un dulce típico de las Navidades, no puede faltar en el desayuno del día 25.

7. Irlanda

Aunque las celebraciones navideñas en Irlanda son similares a las de Reino Unido, el país tiene algunas tradiciones y costumbres propias. Por ejemplo, en Nochebuena, es una tradición muy extendida colocar una vela en la ventana. Esta vela, que representa la bienvenida a la Virgen María y José, es también un gesto simbólico para los que buscan cobijo. Y mientras que los estadounidenses dejan leche y galletas a Papá Noel, en Irlanda esta tradición es un poco diferente, ¡los irlandeses prefieren dejarle una pinta de Guinness!

Otra costumbre histórica irlandesa es el desfile de los Wren Boys, que sigue teniendo lugar el día de San Esteban en diferentes localidades, como en Sandymount, un distrito del sur de Dublín. La tradición, que se remonta a la antigüedad, consiste en cazar un reyezuelo (en la actualidad uno falso) y colocarlo en lo alto de un poste decorado. Los participantes, disfrazados con trajes de paja, rinden homenaje al reyezuelo y desfilan por la ciudad mientras bailan y cantan al ritmo de la música irlandesa.

8. Bélgica

La apertura de los mercados navideños, los adornos de Navidad por doquier y la colocación del árbol marcan el inicio de las fiestas en Bélgica. Y así, como quien no quiere la cosa, el país se sumerge de lleno en los placeres de la Navidad. Las tiendas se afanan en envolver regalos, las cerveceras ponen a la venta sus cervezas especiales, los supermercados llenan las estanterías con pan de jengibre y en las panaderías comienzan a preparar el cougnou, un pan de brioche con azúcar típico de estas fechas.

En Bélgica, además de Papá Noel, el 6 de diciembre se rinde homenaje a San Nicolás. Esta fecha es tan importante como la Navidad, sobre todo para los pequeños de la casa. En la víspera del día de San Nicolás, justo antes de acostarse, los niños ponen sus zapatos delante de la chimenea, y dejan un vaso con leche y galletas para San Nicolás, y una zanahoria para su asno o caballo. Si se han portado bien durante el año, cuando se despierten al día siguiente, encontrarán juguetes y dulces. Entre los dulces nunca faltan los spéculoos, unas galletas preparadas con diferentes especias que deleitan a grandes y pequeños.

Los belgas suelen pasar la Nochebuena y la Navidad en familia, y el menú tradicional consta de tres platos festivos. En el sur, es típico comer tripes à l’djotte, mientras que en Lieja es costumbre comer boukète, una tortita rellena de uvas y manzana. En lo que a postres se refiere, el buche de Noel o tronco de Navidad, es el protagonista indiscutible. Después de la gran comilona, alrededor de la medianoche del 24 de diciembre, es la hora de intercambiar los regalos, aunque en muchos hogares, siguiendo la tradición americana, prefieren esperar al 25.

9. Suiza

Al igual que en los Países Bajos y Bélgica, varios cantones suizos celebran el día de San Nicolás el 6 de diciembre. Mientras San Nicolás premia el buen comportamiento de los niños con dulces y naranjas, su acompañante, Père Fouettard, se encarga de castigar a los que se hayan portado mal.

Cuatro semanas antes de la Navidad, a los suizos les gusta celebrar el Adviento. Los calendarios de Adviento de chocolate son muy populares, sobre todo entre los más pequeños, que adoran ir abriendo una ventana cada día para descubrir qué sorpresa se esconde tras ella. Como en otros países europeos, también es tradicional quemar una vela de la corona de Adviento cada domingo de diciembre antes de Navidad.

En cuanto a la comida, en Suiza no hay un menú tradicional. Aunque el salmón, el pavo y el fuagrás siguen siendo platos populares, en muchos hogares se come fondue chinoise. Y ya por último, los niños suelen abrir los regalos la noche del 24 o la mañana del 25.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Amy B (@toptastytrips)

10. Suecia

El último país del top 10 también es escandinavo, y no es de extrañar, ya que a sus habitantes les gusta todo lo relacionado con la Navidad. En Suecia hay muchas tradiciones navideñas, la primera de las cuales comienza el primer domingo de Adviento, cuanto se enciende la primera de las cuatro velas de la corona de Adviento. Así comienza la cuenta atrás para la Navidad, o Jul en sueco. Además, la mayoría de los niños (y no tan niños), tiene su propio calendario de Adviento, y va abriendo una ventana cada día.

La próxima gran celebración tiene lugar el 13 de diciembre. Durante las celebraciones de Santa Lucía, las jóvenes se visten con túnicas blancas y velas (falsas) en la cabeza, y recitan canciones en las escuelas, iglesias, residencias de ancianos, etc.

En Suecia, la decoración navideña suele ser sutil y rústica, y las familias dedican mucho tiempo a decorar el árbol. Una vez preparado todo, la cena de Navidad se celebra el 24 de diciembre. En estas cenas es tradicional preparar un Julbord, es decir, un bufé con varios platos fríos y calientes, donde cada comensal puede elegir lo que prefiera. La mayoría de los Julbords cuentan con patatas, ensalada, albóndigas suecas, salmón ahumado, arenques y pan de sultanas, entre otras delicias.

*Metodología: para realizar el estudio se utilizaron los datos del volumen de búsqueda en Google de 10 términos navideños en los respectivos idiomas de los 41 países analizados (promedio de búsquedas mensuales en octubre, noviembre y diciembre de 2020**). Los términos de búsqueda utilizados fueron: árboles de Navidad, decoración navideña, villancicos, calendario de Adviento, películas de Navidad, luces de Navidad, regalos de Navidad, portal de belén, mercadillos navideños y galletas de Navidad. Para afinar los resultados, se dividió el promedio de búsquedas mensuales por el número de habitantes de cada país y posteriormente se calculó el volumen de búsqueda por cada 100 000 habitantes. Por último, para estandarizar los resultados, a cada país se le otorgó una puntuación de 0 a 100 para cada uno de los términos de búsqueda, utilizando la fórmula de normalización:

Puntuación = (x-min(x))/(max(x)-min(x))*100

**Para el término «mercadillos navideños» se analizó el promedio de búsquedas mensuales de octubre, noviembre y diciembre de 2019, ya que muchos eventos fueron cancelados en 2020 debido a la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close