Close
Los pintores del cubismo más destacados y sus obras imperdibles

Los pintores del cubismo más destacados y sus obras imperdibles

Descubre algunos de los pintores más representativos del cubismo y sus obras más destacadas.

Pablo Picasso y Georges Braque son los padres del cubismo, el movimiento artístico de vanguardia, desarrollado entre 1907 y 1924, que supuso una ruptura total con la pintura tradicional. Una de las características más destacadas de este movimiento es la representación de la realidad y la naturaleza a través de formas geométricas. Además, los artistas de esta corriente también dejaron de lado el concepto de perspectiva renacentista, representando todos los puntos de vista de un mismo objeto en un único plano.

A continuación, repasamos algunos de los artistas cubistas más destacados:

1. Pablo Picasso

El escultor y pintor malagueño es, junto con George Braque, uno de los fundadores del cubismo. De hecho, se dice que el movimiento comenzó en 1907 con una de sus obras: Las señoritas de Aviñón. Este cuadro pertenece al período conocido como «protocubismo», durante el cual Picasso descubrió el arte africano y profundizó en el trabajo de Cézanne. Un año más tarde, tomando esta obra como punto de partida, ambos artistas continuaron desarrollando las bases del movimiento que hoy en día conocemos como cubismo.

Guernica (Museo Reina Sofía), Los tres músicos (MoMa) y La mujer que llora (Galería Tate) son algunas de las creaciones más famosas del célebre artista español.

2. George Braque

George Braque, pintor y escultor francés, se unió al movimiento fauvista tras quedar profundamente impresionado por las obras expuestas en una exhibición dedicada a este movimiento pictórico celebrada en 1905. Pero, dos años más tarde, su amistad con Picasso y una exposición retrospectiva dedicada a Cézanne marcaron un antes y un después en su producción artística. Buena prueba de ello es su obra Casas de l´Estaque, en la que Braque utiliza por primera vez el concepto de cubos, así como una reducida tonalidad cromática.

Violín y jarra (Museo de Arte Moderno de San Francisco), El portugués (Museo de Bellas Artes de Basilea) y Violín y paleta (Museo Solomon R. Guggenheim) son algunas de las obras cubistas más representativas de Braque.

3. Juan Gris

Aunque nació en Madrid, desarrolló buena parte de su carrera artística en París, ciudad en la que frecuentó a Picasso y Braques. Poco a poco, dejó a un lado la creación de ilustraciones y se adentró en el movimiento cubista, utilizando sobre todo la técnica del collage, una de sus aportaciones principales al cubismo. A diferencia de otros pintores cubistas, sus obras también destacan por el uso del color.

Algunos de sus cuadros más destacados son: Retrato de Pablo Picasso (Instituto de Arte de Chicago), La botella de anís (Museo Reina Sofía) y El fumador (Museo Nacional Thyssen-Bornemisza).

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de _Pierre_ (@prof.desmet)

4. Fernand Léger

Fernand Léger es uno de los pintores cubistas más destacados de Francia. En un primer momento, sus obras estuvieron muy influenciadas por la corriente impresionista, como muchos otros artistas de la época. La retrospectiva dedicada a Cézanne en 1907 también tuvo un profundo impacto en Léger y, tras comenzar a relacionarse con otros artistas cubistas, su obra cambió. Comenzó a desarrollar un estilo muy propio, cuya temática giró principalmente en torno a la iconografía de la máquina, representando artefactos y robots a partir de conos y figuras geométricas. Además de cuadros, Léger también realizó pinturas murales y vidrieras, e hizo algunas incursiones en el mundo del cine o del teatro.

Algunos de sus trabajos más famosos son Mujer con un gato, Tres Mujeres y Fábricas.

5. Albert Gleizes

Albert Gleizes destacó no solo por su faceta artística, sino también por ser uno de los principales teóricos del movimiento. En 1912 publicó, junto con Jean Metzinger, el libro Du Cubisme, en dónde explicaban las bases de la nueva corriente artística. Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial se mudó a Nueva York y más tarde a Barcelona, dedicando parte de su tiempo a la escritura e incluso a la enseñanza, a través de conferencias, seminarios, etc. A su regreso a Francia, en medio de una crisis personal, llegó a crear una colonia de artistas. Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando sus creencias religiosas se hicieron más fuertes, retomó la temática religiosa en sus creaciones y, según muchos, estableció las claves para la renovación de este tipo de arte.

Mujer con animales (Museo Guggenheim de Venecia), Composition for «Jazz» (Museo Solomon R. Guggenheim) y Retrato de Jacques Nayral (Tate Modern) son algunos de sus cuadros más famosos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Cats in art (@ameowzing_art)

6. Jean Metzinger

Aunque en sus inicios sus obras se acercaron más al neoimpresionismo y al fauvismo, Metzinger fue uno de los artistas que más contribuyó a la difusión del movimiento cubista, no solo por sus obras, sino también por sus escritos. Durante esta etapa, sus trabajos muestran su amor por las matemáticas (y la importancia de ésta en el arte), así como el deseo de mostrar todas las caras de un objeto en un mismo plano. Pero, tras la Primera Guerra Mundial, al igual que otros artistas de la época, en su trabajo se percibe una cierta vuelta al clasicismo.

Algunas de sus obras más destacadas del período cubista son: Dance in a café (Museo Albright-Knox), Nature morte y Le goûter (Museo de Arte de Filadelfia).

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Lau (@velvetdreams_ig)

Echa un vistazo también a nuestra selección de pintores más destacados del surrealismo, del Barroco y del Renaciminento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close