Close
7 curiosidades que quizás no conocías sobre el Golden Gate Bridge

7 curiosidades que quizás no conocías sobre el Golden Gate Bridge

Para celebrar el aniversario del Golden Gate Bridge, Musement comparte 7 curiosidades que quizás no conocías sobre el famoso puente de San Francisco.

El Golden Gate Bridge se abrió al público por primera vez el 27 de mayo de 1937. Desde entonces, el puente que conecta la ciudad de San Francisco con el condado de Marin se ha convertido en uno de los lugares más emblemáticos de Estados Unidos. Cada año, más de 10 millones de personas lo cruzan a pie para disfrutar de las impresionantes vistas de la ciudad desde el puente.

Esta maravilla de la ingeniería fue el puente colgante más largo en el momento de su construcción, con una longitud de 2,7 km. Hoy en día, es uno de los lugares de interés más fotografiados e instagrameados de San Francisco.

Y ahora sí, sin más preámbulos, te contamos 7 datos curiosos que quizás no sabías sobre el Golden Gate Bridge.

1. Siempre hay una primera vez

Casi 200 000 personas asistieron a la inauguración del puente el 27 de mayo de 1937. Para la celebración, el puente se cerró al tráfico y solo se permitió el paso de peatones. Los asistentes tuvieron que pagar 50 céntimos para acceder al Golden Gate Bridge (lo que equivaldría a unos 10 dólares hoy en día). ¡Todo un dineral en la época de la Gran Depresión!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Broadcast Love (@broadcast.love)

2. De negro y gris a naranja internacional

Antes de su construcción, se debatió largo y tendido sobre el color del puente. Se barajaron dos alternativas: negro y gris o negro con rayas amarillas. Esta última opción fue la propuesta de la Marina de Guerra de los Estados Unidos, que quería que el puente tuviera el aspecto de una señal de precaución para advertir a los barcos que pasaban sobre la proximidad del puente.

Sin embargo, una vez que el acero llegó a San Francisco, el arquitecto del puente, Irving Morrow, decidió que el tono anaranjado que se suponía que iba a ser utilizado únicamente como imprimación para evitar la erosión durante el transporte, era la mejor opción. Así, se eligió el «naranja internacional» como el color final del puente, ya que además de ser muy visible, se complementaba a la perfección con el entorno natural.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Dennis (@velocitay)

3. Seguridad, ante todo

El ingeniero jefe Joseph Strauss se tomó muy en serio las medidas de seguridad durante la construcción del puente. Por eso, por primera vez en América, hizo que el uso del caso fuera obligatorio para todos los obreros. En los años 30, se estimaba que, aproximadamente, por cada millón de dólares gastados en un proyecto de ingeniería civil moría un trabajador. La construcción del Golden Gate Bridge costó 35 millones de dólares y “solo” hubo 11 víctimas mortales, gracias en buena parte a la red de seguridad de 130 000 dólares que Strauss mandó instalar bajo el puente, que acabaría salvando la vida a 19 obreros. Estos trabajadores formaron el «Half Way to Hell Club», que significa algo así como el club de los que se quedaron a medio camino del infierno.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ergodyne (@ergodyne_workday)

4. Un puente temporalmente aplastado

En mayo de 1987, para celebrar el 50º aniversario de su construcción, se cerró temporalmente el acceso a los automóviles. Se esperaba que en el evento participaran unas 80 000 personas, pero estas expectativas se superaron con creces. De hecho, alrededor de un millón de personas acudieron al Golden Gate Bridge para cruzarlo a pie. Debido a la falta de control, unos 300 000 asistentes entraron en el puente a la vez, lo que provocó que el este se balanceara ligeramente de un lado a otro, provocando que el arco se aplanara. El puente incluso llegó a hundirse unos dos metros en el centro debido a la sobrecarga de peso.

Las autoridades cerraron rápidamente el Golden Gate Bridge, impidiendo que los demás participantes lo cruzaran y poniendo así fin de forma abrupta a las celebraciones. Según el ingeniero del puente, en realidad nunca hubo peligro de derrumbe.

5. Treinta años removiendo pintura

Como comentábamos anteriormente, el acero «naranja internacional» que llegó a San Francisco fue recubierto con una imprimación para evitar la corrosión, que debía de servir de protección frente a cualquier tipo de desgaste natural. Lo que no se sabía por aquel entonces era el peligro que suponía para el medioambiente y la sociedad el uso de pintura con plomo. Para proteger a los ciudadanos, se ordenó remover la pintura, tarea que se prolongó desde 1965 hasta 1995. Hoy en día, se utiliza pintura a base de zinc, normalmente, aplicando una nueva capa cuando es necesario.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Hilary Noll (@hilarynoll)

6. El primer suicidio se produjo tres meses después de la finalización del puente

Harold Wobber, veterano de la Primera Guerra Mundial, fue la primera persona que se quitó la vida saltando desde el puente tres meses después de su finalización. Mientras caminaba con una desconocida con la que había coincidido en el autobús, se dirigió a ella y le dijo: «aquí es donde me bajo», y luego saltó. Desde entonces, más de 1600 personas han decidido quitarse la vida en el Golden Gate Bridge, lo que lo convierte en el segundo lugar donde se comenten más actos de este tipo. Actualmente, se está instalando una red de seguridad para ayudar a prevenir suicidios, la cual debería finalizarse en breve.

7. Un montón de cables

Los dos cables principales del Golden Gate Bridge constan de más de 128 000 km de cables hilados. Si los pusiéramos en una sola hebra, tendríamos suficiente cable para dar la vuelta al ecuador de la Tierra, ¡tres veces!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close