Close
La mejor comida típica de Mallorca

La mejor comida típica de Mallorca

Desde las famosas ensaimadas hasta el pa amb oli o el frito mallorquín, descubre las especialidades más sabrosas de la cocina mallorquina.

Mallorca tiene mucho que ofrecer: playas fantásticas, pueblos encantadores, montañas impresionantes y por supuesto, una gastronomía deliciosa. La cocina mallorquina es rica y variada, y está profundamente arraigada en las tradiciones locales. Además, los platos típicos de las Islas Baleares también tienen influencias de las diferentes culturas que han pasado por la isla a lo largo de su historia.

Descubre la comida típica de Mallorca con esta selección de especialidades y platos recopilados por Musement.

Pa amb oli

El pa amb oli (pan con aceite) es uno de los platos más característicos de las Baleares. Los ingredientes básicos son pan moreno (tostado o no, dependiendo del gusto de cada uno), tomates de ramillete, buen aceite de oliva y una pizca de sal. En cuanto a la elaboración, hay quien restriega primero el tomate en el pan y quien prefiere echar primero el aceite, ambas opciones son igualmente sabrosas. El pa amb oli es el acompañamiento ideal para disfrutar con una buena selección de embutidos.

Coca de trampó

La coca de trampó es muy típica de Baleares y se puede encontrar en cualquier panadería tradicional de la isla. Aunque existen diferentes variedades, la versión más clásica es con cebolla, pimiento y tomate.

Llonguet

Se trata de un panecillo blanco con un corte en la parte de arriba y una miga muy esponjosa, perfecto para rellenar con casi cualquier cosa. Desde el clásico bocadillo de jamón y queso hasta los calamares fritos o el pollo asado, pongas lo que pongas entre las rebanadas del llonguet, el resultado siempre es delicioso.

Sobrasada

Es un embutido crudo curado para untar, cuyo color característico se debe al pimentón (está totalmente prohibido usar colorantes). Los ingredientes básicos de la sobrasada son: carne de cerdo, sal, pimentón y pimienta negra.

Frito mallorquín

La receta de este plato se remonta al siglo XIV. El frito mallorquín se prepara tradicionalmente con carne, asadura, sangre hervida, patatas, cebollas, tomates y pimientos, condimentados con sal, guindilla, pimienta, ajo, hinojo y laurel.

Tumbet

Tumbet es el epítome de la cocina mediterránea y la elección perfecta para los vegetarianos que quieran probar un plato típico mallorquín. Las patatas, berenjenas, calabacines y pimientos se cortan en rodajas, se fríen individualmente y se colocan uno encima del otro. Después se cubren con salsa de tomate, se meten al horno, ¡y listo!

Arròs brut

Arròs brut o Arroz brut significa literalmente «arroz sucio». El nombre de este plato contundente se debe al color que aportan las especias utilizadas, que crean un caldo turbio y bastante oscuro. Los ingredientes básicos del arròs brut son el arroz, la carne, las verduras y diversas especias, como la canela y el azafrán.

Sopa mallorquina

La sopa mallorquina se prepara en una cazuela de barro. Tras cocinar las verduras y hortalizas, se añaden unas rebanadas de pan payés en el recipiente, que absorbe la mayor parte del líquido, por eso esta sopa se puede comer con tenedor.

Ensaimada

Este dulce es una de las especialidades mallorquinas más populares, tanto entre la población local como entre los turistas. En la actualidad existen ensaimadas con rellenos muy variados, como nata o crema, pero la ensaimada de Mallorca es lisa, es decir, sin relleno alguno. Esta especialidad cuenta con la Indicación Geográfica Protegida.

Coca de patata

Quienes visiten Valldemosa, el romántico pueblo de montaña en la Sierra de Tramontana, no pueden irse sin probar la famosa coca de patata. Disfruta de este dulce a base de patata, huevo y azúcar con un buen café con leche o chocolate caliente.

Gató mallorquín / Pastel de almendras mallorquín

Cuando la cocina francesa y la mallorquina se encuentran surgen platos tan deliciosos como este esponjoso bizcocho de almendras. Su nombre proviene de la palabra francesa «gâteau» (pastel) y su origen se remonta al siglo XVII. Este pastel de almendras mallorquín se suele servir con una bola de helado de almendras en verano o una taza de chocolate caliente en invierno.

¿Todavía tienes hambre? ¡Echa un vistazo a los platos típicos de Canarias y Cataluña!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close